Nota de agencia

Harden: "Hemos logrado más que una clasificación, recuperamos la confianza"
"Es el mayor impulso que puedes tener a tu confianza, ganar un partido como éste y completar una remontada que sólo muy pocos equipos han logrado en la historia", comentó

Redacción, 18 May. 2015 (EFE).- El escolta James Harden, que volvió a ser la gran figura de los Rockets de Houston en el séptimo partido de las semifinales de la Conferencia Oeste, que ganaron por 113-100 a Los Ángeles Clippers, dijo que no sólo habían conseguido la clasificación a las finales sino que recuperaron la confianza como equipo.

"Es el mayor impulso que puedes tener a tu confianza, ganar un partido como éste y completar una remontada que sólo muy pocos equipos han logrado en la historia", declaró Harden al concluir un partido en el que aportó 31 puntos, ocho asistencias y siete rebotes.

"Luchamos por mantenernos en la competición en tres partidos muy difíciles y conseguimos el objetivo". Harden reconoció que superar una desventaja de 1-3 en la serie y hacer que los Rockets, 18 años después, volviese a unas finales de conferencia, les debe servir de fuerza moral de cara al duelo que van a mantener con los Warriors de Golden State.

"Cuando estás 19 puntos abajo en un partido fuera de tu campo, que además te juegas la eliminación, lo fácil es comenzar a pensar en la próxima temporada", señaló Harden. "Pero creo que todas las lesiones que nos afectaron durante la temporada regular nos ayudaron a superar la adversidad, sin importar lo negativo que fuese y aprendimos nuevos caminos a la hora de luchar, como lo hicimos con el 1-3".

Junto a Harden, el pívot Dwight Howard también brilló con un doble-doble de 16 tantos y 15 rebotes que fueron decisivos en el juego interior de los Rockets y cuando los Clippers trataron de conseguir la remontada.

"Mi objetivo era mantener centrados a todos en el campo, por eso cuando los Clippers hicieron el último intento por darle la vuelta al marcador, les dije a los compañeros que era el momento de no hacer ningún tipo de concesión ni permitir que nos dejasen fuera de la competición después de todo el esfuerzo realizado". Harden y Howard reconocieron que ahora llegan a las finales de la Conferencia Oeste sin ser los favoritos, esa condición le corresponde a los Warriors de Golden State, que concluyeron la temporada regular con la mejor marca de la liga, y además tienen la ventaja de campo, pero estarán más dispuestos que nunca a luchar y además hacerlo con la moral de equipo ganador.

Los Rockets, que jugaran las sextas finales de la Conferencia Oeste en su historia, se convirtieron en el noveno equipo en la historia de la NBA que remontó una desventaja de 1-3 en una serie de playoffs al mejor de siete, y el primero desde que lo lograron los Suns de Phoenix ante Los Ángeles Lakers, en 2006.

Por su parte, los jugadores de los Clippers, que siguen sin haber alcanzado unas finales de la Conferencia Oeste en toda su historia, admitieron sentirse "decepcionados" por la manera como quedaron eliminados después de haber tenido todo a su favor.

El ala-pívot Blake Griffin, que volvió a ser el líder de los Clippers con un doble-doble de 27 puntos, 11 rebotes y seis asistencias, reconoció que les faltó saber sentenciar la eliminatoria.

"Es decepcionante como quedamos eliminados", declaró Griffin. "Estuvimos cerca de pasar, pero estar cerca no cuenta, no te permite conseguir nada".

Griffin reconoció que dentro del vestuario no entendían lo que había pasado a partir del quinto partido que perdieron en Houston y permitieron a los Rockets que entrasen de nuevo en la eliminatoria, que hasta entonces tenían perdida al estar ellos arriba 3-1, sin que ellos pudiesen aprovechar las tres oportunidades que tuvieron de clasificar.

"Estuvimos 3-1 arriba y no fuimos capaces de eliminarlos", admitió Griffin. "No tenemos que mirar a ningún lado a la hora de buscar responsables, esos fuimos nosotros mismos que no supimos completar el trabajo ni aprovechar las oportunidades claras que tuvimos de alcanzar las finales".

Por su parte, el base Chris Paul, que también logró un doble-doble de 26 puntos y 10 asistencias, pero sufrió 4 perdidas de balón, reconoció que eso no tenía que haber sucedido y más al tener como verdugo al veterano base argentino Pablo Prigioni al que conoce muy bien.

"Me he enfrentado a Pablo (Prigioni) tanto en la NBA como en los Juegos Olímpicos y sé lo bien que juega y la facilidad que posee a la hora de robar balones", admitió Paul. "Lo irónico de todo es que había dicho a mis compañeros que tuviesen cuidado con las perdidas y resulta que luego el que no estuvo atento fui yo".

Paul señaló que no sabía exactamente que era lo que realmente sucedió en los últimos tres partidos que perdieron, pero lo único que podían pensar es que tendrían que mejorar de cara al futuro, comenzando por él mismo.




© ACB.COM, 2001-