Artículo

Tomas Satoransky: brillar en el ecosistema Barça
Máximo anotador y jugador más valorado del Barça en Playoff, Satoransky es la nueva imagen del despliegue azulgrana, asentado ya en las distintas marchas. "En el Barça es muy importante jugar en el juego estático, leer bien el juego". Y Tomas lo hace, creciendo globalmente como jugador, hasta la élite europea

ACB Photo/V. Salgado

Redacción. 9 Jun. 2015.- Cuando Tomas Satoransky se había convertido en el líder de un resplandeciente Cajasol, su nombre se había escrito en la élite española. Ahora, tras una temporada en la que su adaptación al Barça ha transcurrido a la misma velocidad que su cabalgar en la pista, el Playoff de la Liga Endesa le traslada a la élite europea.

Los números del checo encuentran escasa comparación en las eliminatorias por el título español. En 1996, Michael Anderson disputó 10 partidos de Playoff con el Caja San Fernando promediando la salvaje cifra de 28,2 de valoración. Desde entonces, nadie ha terminado con una media como la que actualmente luce Satoransky: 22,25 por partido. Anteriormente, solo Joan Creus le supera, aunque con solo dos partidos disputados, que facilitan su 28,5. Curiosamente, su rival más cercano está esta misma temporada. Se llama Sergio Llull y 22,75 de valoración media.

Grandes actuaciones de bases en Playoff
JugadorTemporadaPartidosPuntosRebotesAsistenciasValoración
Michael Anderson1995-961020,35,46,628,2
Andre Turner1993-94620,243,220
Joan Creus1992-93217,54,55,528,5
Andre Turner1992-93425,53,25521,75
José Ángel Arcega1991-92516,22,85,821,8
Drazen Petrovic1988-891127,43,23,220,1
Sergio Llull2014-15419,753,254,7522,75
Tomas Satoransky2014-15413,345,822,3


En un FC Barcelona que cuenta sus partidos por victorias y sus victorias por dominios, Satoransky está siendo no solo el mejor hombre, sino el mejor representante. Liderando al equipo en anotación (13,3), en asistencias (5,8) y en valoración (22,25) y cuarto en rebotes (4), Tomas reluce en ese ecosistema que siempre acaba construyendo el FC Barcelona en los finales de temporada. Y lo hace por imposición y por adaptación.

Porque la naturaleza del Barça habla más en estático, en elaboración ofensiva, en múltiples opciones y contraopciones, en la mecanización de las decisiones por repetición. O, al menos, mucho más que en ese Cajasol 2013-15 en el que Satoransky había alcanzado el que era su cenit hasta el momento. El cenit de su baloncesto más atlético y desenfrenado. El que le convierte en un jugador temible a campo abierto, en un jinete capaz de cabalgar toda transición que se precie, en aquel que hace de toda carrera y salto elemento básico de su juego.

Pero el desembarco en el FC Barcelona implicaba minimizar ese juego y abrazar el cinco contra cinco. Y, ahí, Satoransky ha evolucionado en lectura, en combinación, en ejecución. La temporada ha ido dejando muestras de esa comodidad también en el juego estático, hasta este Playoff, donde su excelencia no tiene comparación con su carrera precedente. “Es verdad que me siento mejor en el campo abierto, por mis condiciones. Pero sí, para ser buen jugador tienes que mejorar todo, y aquí en el Barça es muy importante jugar en el juego estático, entenderse bien con los compañeros, leer bien el juego”, explicaba el checo en el vestuario, después de colocar el 2-0 ante el Unicaja en semifinales. “Gracias a este juego estoy mejorando como jugador y es la clave para ser un buen jugador completo”, comenta.

El ingente caudal táctico que debe absorber un recién llegado al FC Barcelona acostumbra a ser un peaje excesivo para algunos jugadores. No fue inmediato el brillo de Satoransky, pero su adaptación ha acabado luciendo por encima de la media de un novato en terreno azulgrana. “No, yo creo que no”, preguntado por la supuesta dificultad de adaptación a un juego más estático. “Ya he jugado cinco años en esta liga y tuve diferentes entrenadores, como Joan Plaza, con quien intentábamos correr, pero no tanto, y yo creo que me he adaptado bastante rápido a este juego. Lo bueno es que ahora mismo tenemos jugadores jóvenes con los que podemos también correr. Con los cuatros que tenemos también se puede correr bien. Así que lo importante es que cambiamos este ritmo de los partidos”, completa. Como pocos jugadores en el reciente Barça Satoransky es capaz de jugar a dos velocidades. Con compañeros de vuelo como Mario Hezonja, el equipo se desviste por instantes para lanzarse a carreras de mate seguro. Para un juego aéreo que llega, ahora, desde el exterior.



En este Barça que ha hecho de los finales de temporada un máster en planificación y de los distintos baloncestos un juego de adaptación, Satoransky es la ejemplificación de todo. De lo primoroso que luce su bote en la pista iniciado junio y del poder que rezuma el equipo en su camino hacia el Playoff Final. De la posibilidad para reventar el contraataque y de servirse del estático para explorar otros recodos del baloncesto.

Algunos de ellos, creados por Ante Tomic. “Ante es muy especial como un jugador de posición cinco”. Satoransky es meridiano refiriéndose a su compañero. En el tercer cuarto del partido ante Unicaja, dos balones del croata en el poste medio acabaron con canasta del checo, que venía de trabajar sin balón en línea de fondo. “Sabe pasar muy bien el balón y yo creo que no solamente me ve a mí, sino que ve a todo el mundo. Y tenemos esto practicado en los entrenos, los cortes, y se juega muy sencillo con él”. Ante Tomic ve el juego ofensivo con mayor claridad de la que lo ve Satoransky. Quizá por eso el base está más cómodo que nunca en estático, donde su tamaño puede ser explotado moviéndose sin balón en cortes por línea de fondo, o esperando balones en el triple, donde está mostrando –con diferencia– los mejores porcentajes de su carrera. Quizá por eso la sociedad checo-croata que forman Tomic y Satoransky parece definir mejor que ninguna otra la idiosincrasia actual de un FC Barcelona que aspira a la Liga Endesa, y lo hace como único título al que aspirar ya este curso.



Con un 48% de acierto en triples, vivió el mejor porcentaje de su carrera en liga regular. Con el 56% que acumula en Playoff, se sale del mapa. Su estabilidad en el lanzamiento exterior le convierte en un jugador tan útil una vez el contraataque era inviable, la transición se abortó y la primera cuchillada era innecesaria. Una vez el balón circula y los sistemas se suceden, Satoransky abierto en el 6,75 es una opción viable de finalización. Y, ahí, su juego en estático, adquiere, claro, una dimensión mayor.

Triples en Liga Regular
TemporadaTriplesPorcentaje
2009-103/1127,3%
2010-1135/8640,7%
2011-1212/4427,3%
2012-1325/7334,2%
2013-1429/7936,7%
2014-1524/5048%


Aunque antes que la prueba del estático, este mismo curso ya se vio en otra, y con el miedo como temblorosa añadidura. A finales de octubre, una alteración del ritmo cardíaco le obligaba a parar, a ser sometido a un estudio electro-fisiológico, a guardar reposo y a perderse el inicio de competición. A estar aparte de un grupo conformándose, con las dificultades que eso acarrea para un base en una estructura compleja como la azulgrana. Pero todo ha cambiando desde entonces: “Todavía no es nada, porque no hemos ganado nada. Pero sí, me siento bien, sí, claramente me siento bien. Además, estoy jugando con la confianza de mis compañeros y esto siempre te ayuda a rendir bien. Me alegro mucho de poder ayudar al equipo con estos números y de que además nos salgan las cosas bien como equipo”.

Porque sus números en Playoff hablan de un crecimiento superior incluso al que ha ofrecido durante la temporada, cuando su evolución ya era patente. El salto de la primera vuelta a la segunda y de esta al Playoff de la Liga Endesa guarda tantas similitudes con la evolución de regular season, Top16 y Playoff de Euroliga que solo se puede afirmar que la temporada de Tomas Satoransky ha ido de menos a más y, de ahí, a mucho más.

Evolución en la Liga Endesa 2014-15
FasePuntosRebotesAsistenciasValoración
1ª vuelta6,92,42,210
2ª vuelta8,53,33,612,9
Playoff13,345,822,3

Evolución en la Euroliga 2014-15
FasePuntosRebotesAsistenciasValoración
Fase regular5.62,33,38
Top167,42,73,611,5
Playoff10,35,32,314,8


Su espectacular solvencia en el Playoff de la Liga Endesa guarda especial relación con unos minutos controlados (23 por partido) ante la recuperación del nivel de un Marcelinho Huertas gris en muchas fases del curso. Para la pareja que se ha convertido en renovada identidad azulgrana en esta eliminatoria por el título, Xavi Pascual solo guarda elogios: “Desde que ha empezado el Playoff están los dos a gran nivel. Nos ayudan muchísimo. Seguro que la parte más visible es la anotación, pero no solo la anotación, en dirección, seguridad... todo. Eso nos hace tener un plus importante en nuestro juego, cuando ambos juegan bien”. Las combinaciones sonríen a Pascual, que ve como Marcelinho es el segundo máximo anotador de su equipo en Playoff (10 tantos), solo por detrás de su compañero de posición.

“Marcelinho está en muy buen momento también”. Los elogios salen ahora de Satoransky. “Está metiendo los triples, está haciendo jugar al equipo, y yo creo que nos viene bien este cambio de los bases, porque podemos cambiar un poco la dinámica del juego y es importante que nosotros dos rindamos bien para que el equipo se sienta cómodo”. Tan cómodo que la planilla estadística actual del FC Barcelona se ha vuelto atípica. La anotación proviene de los bases más que de las alas. De hecho, en el segundo partido de semifinales, los 34 primeros puntos de los de Pascual llegaron de un base o un interior. En el global del Playoff, los bases (Huertas y Satoransky) promedian 23,25 puntos; los aleros (Thomas, Navarro, Hezonja, Abrines y Oleson), 29,75. En liga regular, esta misma combinación –excluyendo incluso a Edwin Jackson– daba prácticamente el doble de puntos a los aleros.

Este nuevo Barça de los bases anotadores continúa encontrando fórmulas hacia la victoria. En este caso, hacia el dominio.

ACB Photo/V. Salgado

Y si esta temporada ha superado el tramo del estático, antes en su carrera tuvo que vencer incertidumbres todavía mayores. Tomas Satoransky no es un base. O, peor. Tomas Satoransky no puede ser un base.

Cuando llegó a Sevilla a punto de cumplir los 18 años, era un base de dos metros, con condiciones atléticas poco comunes para un jugador de esa posición, pero si en las otras del perímetro. Pese a que Petr Jachan, su padre deportivo en el USK Praha, ya trabajaba con él para formar un base, lo cierto es que estaba lejos ser uno fiable en la élite. Llegaba a sufrir en el bote cuando le presionaban, su manejo de balón en los espacios cortos no era el propio de un base de ese nivel y su lectura y conocimiento del juego era mejorable. El campo abierto, claro. Ahí era un ciclón.

Preguntado en la rueda de prensa posterior al segundo partido, el ahora técnico de Unicaja, Joan Plaza, hablaba sobre su expupilo, y reclamaba la cuota de responsabilidad en el futuro del checo. Del base checo. “Cuando lo veas le preguntas a ver quién le dijo que jugara de base. No quiero echarme ninguna flor. No hay flor que me interese. Cuando vino a Sevilla vino como alero alto, como tres. Él pensaba que iba a jugar de tres, el director técnico pensaba que iba a jugar de tres, mis ayudantes también, y yo decidí que jugara de uno”, no podía ser más directo. “Aquí tampoco hay una varita mágica, mi úlcera todavía sufre cuando tenía que coger el balón y le robaban balones. Y luego, hay un gran trabajo de Ocampo –el ayudante de las largas sesiones individuales– y de Aíto después y ahora de Pascual y sus ayudantes. Pero hay una apuesta muy firme, esa apuesta ha valido la pena. (...) Está demostrando ser un jugador de élite española, europea y quizá hasta mundial”, declara el técnico de Unicaja, que le tuvo a sus órdenes durante tres años en Sevilla.

En el proceso de asentamiento de Satoransky como base en ACB, el número de pérdidas se ha ido reduciendo. De las 1,88 por partido de su primera temporada completa a las 1,41 de la segunda. Con la llegada de Aíto García Reneses, una nueva etapa en su responsabilidad (o el tiempo con el balón en sus manos) y el juego más rápido propiciaron que sus pérdidas crecieran hasta las 3,06, para reducirse a las 2,66 de su último año en Sevilla. Este curso, la temporada regular ha terminado con 1,06. Apenas 0,05 pérdidas por minuto jugado, el registro más bajo de toda su carrera.

Las pérdidas de Tomas Satoransky
TemporadaPérdidasPérdidas por partidoPérdidas por minuto
2010-11641,880,09
2011-12481,410,08
2012-131013,060,1
2013-14852,660,08
2014-15331,060,05


El notable con el que ha ido superando las distintas fases de su expansión como base le colocan, ya, entre la élite. "La verdad es que me costó, porque aquí había muchos jugadores muy pequeños que me presionaban a toda la pista, no sabía botar tan bien o pasar, y tenía que mejorarlo mucho, así que hice muchos entrenamientos individuales y esperaba poder jugar un día como un base y ayudar al equipo. Y el trabajo valió la pena”.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con T. Satoransky
Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-