Artículo

Eurobasket Femenino 2015: Las amigas se vuelven a reunir
Más que un equipo, la selección española ha demostrado ser un grupo de amigas que trasladan a la pista de baloncesto la alegría que destilan. Horas antes del inicio del Eurobasket hablamos con Marta Xargay quien nos habla de los secretos del buen ambiente y las expectativas de cara al nuevo campeonato

Redacción, 10 jun. 2015.- Como cada verano, ha llegado el momento de competir para la Selección Española femenina. Por delante un Eurobasket que tiene el valor añadido de esconder un billete para los Juego Olímpicos de Río de Janeiro.

Esta es la gran ambición de un equipo que hace cuatro años tropezó y que por ello, pese a ser la actual campeona de Europa, mantiene un discurso prudente. Talento sobra para aspirar a medalla e incluso soñar con repetir levantar la copa de campeonas, pero nadie quiere caer en errores del pasado.

Eso bien lo sabe Marta Xargay quien, a sus 24 años, ha vivido la montaña rusa del deporte. En Polonia 2011 ella simbolizó el infortunio del equipo con una lesión de tobillo y un golpe en el rostro que le obligó a llevar máscara protectora. Entonces el equipo no cumplió los objetivos y el dolor físico de sus problemas fueron incluso menores que los emocionales. Por suerte el deporte acaba siendo justo con quien se lo merece y, de caer eliminada en 2011, Marta ha pasado a ser uno de los nombres más destacados de un equipo que ha hecho historia en el deporte femenino español.

(Foto FEB)

Prudencia sin dejar de soñar

Horas antes del estreno competitivo, la jugadora de Girona confiesa estar “muy contenta y con muchas ganas de que llegue después de estar un mes concentrada pero, sobre todo, con mucha ilusión”

En este tiempo preparatorio, Xargay cree que “hemos ido de menos a más y está claro que, aunque nos conozcamos, estamos todo el año con nuestros equipos y la forma de jugar es diferente, pero el equipo ha ido creciendo día a día y hemos mejorado el trabajo de equipo” aunque también confía en que “el equipo va ir creciendo a medida que avance el campeonato”

La jugadora destaca que en la fase de preparación para el Eurobasket “creo que no hemos hecho un entrenamiento malo, creo que todos han sido entrenamientos de calidad y eso es algo muy positivo porque al final son muchos días, muchos entrenos y el equipo siempre ha estado a la altura de todos los entrenos”. Xargay, además, señala que “el equipo ha sido fuerte mentalmente”.

Preguntada por si el equipo llega en plenitud de condiciones, la base señala que “siempre se pueden mejorar muchas cosas”, aunque destaca el trabajo realizado, sobre todo en defensa. “Es verdad que nuestra fuerza está en nuestra defensa donde hay pocas selecciones que nos superan, pero en ataque siempre se pueden mejorar cosas”. En este sentido Xargay espera que durante el torneo se alcance “un plus en ataque porque a veces nos atascamos” aunque, en cualquier caso, asegura que “el nivel en el que estamos, tanto en defensa como en ataque, es impresionante”

La unión como equipo y el trabajo realizado durante los últimos años otorga a España un valor añadido como grupo con respecto a otros muchos rivales que le hace ser temible. Para Marta Xargay “creo tanto jóvenes como veteranas estamos bien compensadas, llevamos mucho tiempo trabajando juntas y el cambio de generación se ha hecho de la mejor manera. El nivel está súper compensado, todas aportan cosas buenas al equipo y esa es una de nuestras fuerzas”.

Una fortaleza que, empero, en esta edición tendrá un ligero trastoque con la ausencia de Sancho Lyttle. En opinión de Xargay “todos sabemos el trabajo que hace Sancho en el equipo y se le echará de menos” y reconoce que esa baja hará que “cada una deba dar un plus y entre todas evitar que su ausencia se note”.

Así deberá serlo porque por delante está el doble reto de lograr una de las cinco plazas para jugar la olimpiada (una directa y cuatro vía Preolímpico). “Todo da un poco de respeto”, señala Xargay. La internacional, pese a todo, señala que dentro del equipo “se piensa más en el hecho de pasar la primera fase y tener los pies en el suelo e ir partido a partido”.

“Somos realistas y todas somos ambiciosas, y queremos estar en Río”, comenta. Para ello, Xargay asegura que las jugadoras “vamos a luchar todos los partidos, pero creo que la preocupación de todo el equipo es empezar bien el campeonato y pasar la primera fase”.

Un mensaje de prudencia que ha calado dentro del vestuario español pero que no evita que también sean conscientes de que, de cara al exterior, son una de las grandes favoritas a medalla. “Eso también no lo hemos ganado nosotras gracias al trabajo que se ha realizado en los últimos años”, señala. Para Xargay “al ser las actuales campeonas de Europa y subcampeonas del mundo te ganas el respeto y ser el rival a batir”. Circunstancia ésta que asegura que “lo llevamos bien… lo mejor que lo podemos llevar porque tenemos que ser humildes y no creérnoslo”.

(FEB)

Una jugadora multiusos

Si en los últimos años ha destacado por algo Marta Xargay es por la polivalencia dentro de la Selección Española. Tan pronto puede subir el balón como postear o defender a las ‘cuatro’ del equipo rival. Una amalgama de posiciones y tareas que, aunque ella renuncie de la simpática comparativa, la convierte en la LeBron James del equipo.

“Esa comparación es un poco excesiva, no creo que esté a su altura, pero gracias”, responde entre risas por la comparación. Sin embargo, es cierto que Marta tiene ante sí el difícil reto de compaginar sus tradicionales funciones de base y alero con la ayuda puntual como falsa pívot.

Ardua labor a la que, empero, sea acostumbrado en los últimos años. “Sí que es verdad que, sobre todo con Lucas, he jugado en varias posiciones y estoy acostumbrada. Siempre lo he dicho: voy hacer lo que haga falta para ayudar al equipo; si me tengo que pegar lo haré, si tengo que hacer a cualquier cosa lo haré por el bien del equipo”.

Pese a la voluntariosa actitud de Xargay y su plena predisposición al grupo, sabe que jugar por dentro implica una tarea compleja por físico y, sobre todo, por la falta de costumbre. Para la base lo más complejo de esa metamorfosis es “saber estar en los espacios a ocupar”. Marta señala que “del base al alero no noto tanto las diferencias, pero sí al jugar de cuatro aunque sea abierta. A veces doy mil pasos para moverme a un sitio, pero bueno… todo es adaptarse, todo tiene un proceso de adaptación y trato de hacerlo lo mejor y lo más rápido posible”

Y es que Marta Xargay lo tiene claro: “Es un orgullo poder representar esta camiseta y también tener un papel importante”. Ella lo es en los últimos años donde ha tenido un papel preponderante dentro de un grupo donde reconoce que “todas somos importantes y me siento halagada y orgullosa de ser una pieza importante del equipo”.

Quizá su juego no sea tan espectacular como el de Alba Torrens ni sus números tan llamativos como los de Sancho Lyttle, pero el trabajo de Marta Xargay se ha hecho imprescindible en los últimos torneos. “Hago el trabajo sucio, quizá no se ve en estadística pero para ayudar al equipo y para que mis compañeras estén bien y jueguen a gusto hago lo que sea”, asegura. Ella confiesa que “lo importante es el equipo y si eso no se ve en las estadísticas pues la estadística me importa un poco menos porque lo importante es ganar y jugar bien”

Eso mismo es lo que ha hecho España en los últimos torneos. Junto al hecho de ganar medallas, este equipo de jugadoras ha conseguido algo que tiene igual o incluso más mérito: trasladar a la pista el buen ambiente que hay dentro del grupo. “Es lo más importante, el buen rollo”, dice.

“Las ganas de estar aquí, no lo decimos por decir, es una realidad”, nos asegura. Xargay nos asegura que “estamos como si estuviéramos con las amigas de toda y el buen rollo que hay hace que el mes y medio fuera de casa sea más llevadero”. Este sentimiento de pertenencia a una familia deportiva, además, “hace que la gente nos vea y vea a un equipo que se lo pasa bien y está disfrutando. Eso hace que los niños quieran estar en un equipo así, donde el buen rollo es lo que destaca”.

Un verano más, Marta Xargay y el resto de compañeras intentarán que el buenrollismo se traduzca en un nuevo éxito para el deporte femenino que logre atrapar a nuevo adeptos. Ese sin duda es el otro reto al que se enfrenta cada año un equipo tan brillante en la pista como especial fuera de ella.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-