Artículo

Thomas Jordan: Rarísimo, pero buenísimo
Salido de las calles de Baltimore. Por no tener las notas mínimas no pudo jugar en su primer año de universidad en Oklahoma State, que abandonó tras el segundo para ser profesional

Thomas Jordan, con el Granollers 92-93

Redacción, 10 Sep. 2015.- Uno de los mejores americanos llegados a España en la década de los 90… y también uno de los más problemáticos. Thomas Jordan fue sembrando canastones y tensiones quizás a partes iguales en los cinco clubs en los que jugó: Granollers (92-93), Zaragoza (93-94), Baskonia (96-97), Cantabria (97-98) y Valladolid (99-2000). En total, 112 encuentros con 15,3 puntos y 7,5 rebotes en 33 minutos en pista.

Las estadísticas, aunque buenas, no terminan de hacer justicia a su calidad sobre a la cancha. Con un físico tremendo (2,08, fibroso pero fuerte), era también rápido y lucía muy buenos fundamentos. Allá donde estuvo cumplió sobre la pista… y fue un ‘bicho raro’ fuera de ella. No es casualidad que en 15 años apenas repitiese temporada en alguno de ellos. Era muy bueno, sí, pero, aseguran, también insoportable.

Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Espacio Liga Endesa



© ACB.COM, 2001-