Artículo

Anna Cruz: "Es la recompensa a toda una vida dedicada al baloncesto"
Anna Cruz ha hecho historia en el baloncesto español al convertirse en la segunda jugadora que logra vencer la WNBA. Emocionada por el éxito, Cruz reconoce que el triunfo "ha sido durísimo. No solo la final, sino todo el camino" y que supone "una recompensa a todos estos años de entrenamiento, sudor y lágrimas"

(Foto Anna Cruz)

Redacción, 16 Oct. 2015.- La badalonesa Anna Cruz ha completado un sueño y se ha convertido en la segunda española en lograr el título de la WNBA al vencer con Minnesota Lynx a las Indiana Fever en una serie final que se decidió en el quinto y definitivo partido.

Para la jugadora nacida en Badalona éste ha sido un triunfo especial por todo el simbolismo que le rodea y el valor que tanto en Estados Unidos como en Europa se le otorga. Horas después de levantar el título de campeona, Anna Cruz reconoce haber vivido el momento con “mucha emoción”.

“La verdad es que aún no lo he asimilado, no he tenido tiempo. Supongo que cuanto tenga un momento de relax seré consciente de lo que esto significa”, reconoce una jugadora que ha sido pieza clave en el triunfo de las Lynx siendo la sexta jugadora del equipo y promediando 8 puntos, 3,6 rebotes y 3 asistencias.

Además, del valor deportivo del título de WNBA, Anna Cruz asegura que el campeonato es especial por toda la dureza vivida en las últimas semanas y que tuvieron su punto culminante en una final que se decidió en el quinto partido y tras remontar la derrota inicial en casa. “Ha sido durísimo. No solo la final, sino todo el camino. No te puedes hacer una idea de lo mucho que nos ha costado, de los baches que hemos tenido que superar durante toda la temporada. Por eso sabe mejor, porque al final todo el esfuerzo ha tenido su recompensa”, señala en referencia a las complicaciones vividas por el equipo a modo de lesiones en jugadoras clave y resultados.

Unas complicaciones que también se reflejan en la persona de Anna Cruz, una jugadora con una carrera que no ha sido fácil y que no ha estado exenta de baches hasta alcanzar el reconocimiento internacional y el éxito colectivo. Quizá por ello, este triunfo sea tan especial para la jugadora. “Para mí supone una recompensa a todos estos años de entrenamiento, sudor y lágrimas. A lo largo de mi carrera me he perdido muchos momentos bonitos, por lesiones, por mala suerte... Esto para mi supone un reconocimiento a mucho esfuerzo y constancia, y, en definitiva, a toda una vida dedicada al baloncesto”, se sincera.

Comparada en la selección española con la correcaminos por su facilidad a la hora de correr al contraataque y sus infatigables carreras hacia el aro, ahora Anna deberá demostrar que, además, de rápida, tiene resistencia porque su cuentakilómetros no va a parar. Y es que el mismo día que cerraba temporada en América, en Europa su equipo, el Nadezhda ruso, comenzaba a jugar la Euroliga Femenina.

Un estrés competitivo que le va a impedir descansar lo que mente y cuerpo le piden. “La verdad es que necesito unos días (por no decir unos meses) para desconectar, pero mucho me temo que no voy a tener demasiado tiempo para estar con los míos”, señala. A pocos días de cumplir los 29 años (lo hará el 27 de octubre) seguro que este regalo de cumpleaños a modo de anillo, así como el reconocimiento de todos será la mejor vitamina para continuar con su exitosa carrera.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-