Artículo

MOMENTOS MEMORABLES: Jordan también jugó en la ACB
El legendario escolta dio un recital anotador en su primera visita a España, en 1990, cuando participó en un partido de presentación de la Liga junto a las estrellas del basket nacional. Coincidiendo con su segundo retorno a la NBA rememoramos aquella jornada histórica


Jordan vistiendo la camiseta del Equipo Azul de la ACB

Nueve mil personas abarrotaban el vetusto Palacio de los Deportes de Barcelona, en la calle Lleida, aquel 30 de agosto de 1990. Público sentado en las escaleras, gente de pie en los pasillos, colas en las puertas, ambiente cargadísimo. Había hambre de basket tras unos meses sin competición pero sobre todo expectación alrededor de la gran estrella de la NBA que iba a actuar en directo en el partido de presentación de la Liga 90-91. Michael Jordan estaba en el recinto y nadie quería perdérselo.



Moncho Monsalve, el encargado de las presentaciones a pie de pista, fue introduciendo una a una a las estrellas de la Liga y dejó para el final el anuncio de la gran figura de la NBA que, por primera vez, actuaría en España.



- Y con el número 23, formado en la Universidad de Carolina del Norte y procedente de los Chicago Bulls, el incomparable, el inigualable... ¡¡¡MICHAEL JORDAN!!!



La figura inconfundible de la estrella de los Bulls, con su cabeza afeitada, apareció con la camiseta naranja de ACB a la cancha en medio de una lluvia de ´flash´ y saludó a sus compañeros y rivales que, en muchos casos, no dudaron en traerse desde casa las cámaras fotográficas para tener un recuerdo histórico.
"Yo no lo hice pero me regalaron una foto con él y todavía la tengo colgada en una habitación de casa", recuerda Jordi Villacampa, una de las estrellas del combinado azul. "En aquel entonces, para nosotros, ver en acción a Jordan en acción era lo máximo que podíamos pedir. Era la primera vez que le vi en directo y aluciné".



Tras seis temporadas en la NBA Michael Jordan se había convertido entonces en la principal estrella del basket mundial. Esa misma temporada había anotado su récord personal de puntos en un partido, 69, ante los Cleveland Cavaliers, y tan sólo habría que esperar unos pocos meses para verle ganar su primer anillo de campeón. Estábamos, pues, ante la gran estrella mundial en su mayor momento de esplendor. Se le consideraba el jugador más espectacular y con mejores condiciones físicas para dominar el juego. Lo que confirmó en Barcelona, además, es que también tenía dotes de gran tirador: anotó siete triples para un total de 37 puntos jugando una mitad en cada bando.



"La principal diferencia que noté era de tipo físico. Lo que me impresionó es que era igual de alto que yo pero más rápido, jugaba con mayor intensidad y saltaba mucho más", recuerda Villacampa, el encargado de defenderle durante los primeros minutos del partido. "Me lo empecé tomando muy en serio porque para nosotros era algo importante jugar contra él. Se extrañó. Pensábamos todos que él iba a venir de paseo pero, en vista de la intensidad y las ganas que pusimos, fue entrando en el partido".



La actuación de Jordan en Barcelona, pues, no defraudó en absoluto. Demostró su dominio del juego y acabó siendo el máximo anotador en los dos bandos a pesar de haber jugado menos de 20 minutos en cada uno. Brindó canastas de todas las facturas: penetraciones hasta debajo del aro y bandejas con oposición, triples desde siete metros, mates... Jordan ofreció a los aficionados que fueron a verle más incluso de lo que podría esperarse.



El partido lo ganó el combinado azul, en el que se alineó Jordan en el segundo tiempo. Ya en el primero había tenido este equipo la iniciativa pero una reacción del astro de los Bulls dejó las cosas muy igualadas antes del descanso (43-40). Con su incorporación los azules no tuvieron problemas para llevarse el encuentro en una segunda parte igualmente marcada por el espectáculo, al que también se unieron algunos de los mejores ´matadores´ de la historia de la Liga, presentes también ese día, como Ricky Winslow, Mike Smith, Audie Norris, Walter Berry o Kenny Simpson.



Fue como el sueño de todos hecho realidad




LOS DATOS DEL PARTIDO


Barcelona, 30 de agosto de 1990



Azules-Naranjas 100-87


AZULES (43+57): Antunez (2), Villacampa (4), Wislow (16), Magee (20), Thompson (12) - cinco inicial -, Creus (5), Smith (4), Bingenheimer (12), Davis (4) y Jordan (21).


NARANJAS (40+47): Llorente (4), Simpson (9), A. Martín (6), Norris (10), Jordan (16) - cinco inicial -, Montero (8), Jackson (4), Rivas (2), Herrera (15) y Berry (13).


Árbitros: Sanchis y Mas.

Julián Felipo
Zona131.com



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-