Nota de agencia

El Barcelona busca una victoria vital en el Palau ante un Khimki peligroso
El que no estará en condiciones de jugar es el base azulgrana Carlos Arroyo, que estará de baja entre tres y cuatro semanas por una rotura muscular en el sóleo.

Redacción, 6 Ene. 2016 (EFE).- Tras encadenar cuatro derrotas consecutivas en la Euroliga, la última de ellas en el debut del 'Top-16' ante el Olympiakos griego, el Barcelona Lassa buscará mañana (20:45 horas) una victoria vital para en sus aspiraciones europeas ante el Khimki ruso.

Conscientes de que en el 'Top-16' es casi obligatorio ganar todos los choques como local, el plantel azulgrana asume la importancia del duelo contra el equipo de Rimas Kurtinaitis, un rival que llega con la moral por los aires después de estrenarse con victoria ante el CSKA de Moscú (81-79).

Los rusos se han ganado a pulso en este inicio de temporada el apelativo de 'matagigantes', pero son mucho más que eso. Además de la última victoria ante el CSKA, ya superaron al Real Madrid, vigente campeón de Europa, en los dos enfrentamientos que jugaron en la primera fase.

Quizá por ello, Xavi Pascual avisaba en la previa de que, si bien es un equipo que se crece contra rivales de renombre, tiene nivel para disputar la Final Four de Berlín.

El Khimki se mueve al son de Tyrise Rice, MVP de la final de la Euroliga del 2014 con el Macabbi de Tel Aviv y máximo estandarte de su equipo en la Eurocup que conquistaron el año pasado.

El director de juego estadounidense con pasaporte montenegrino es el faro de los rusos con una media de 12,7 puntos y 4 asistencias por partido, unas cifras que le han erigido en la piedra angular de un equipo que cuenta, además, con un cañonero desde la línea de 6,75 metros como Alexey Schved.

El escolta ruso es el máximo anotador del Khimki con 16,8 puntos por encuentro y, junto a Kopponen, Dragic y Vyaltsev, completa una línea exterior temible y muy intensa defensivamente.

Por ello será fundamental que la concentración defensiva de hombres como Pau Ribas, Stratos Perperoglou y Brad Oleson -duda con molestias en un dedo de un pie- aparezca para frenar tanto a Rice como a sus escuderos.

En la pintura se prevé una batalla en la que el Barcelona empieza, aparentemente, con algo de ventaja. Contar con Ante Tomic (14,1 puntos y 6 rebotes por partido) siempre es un comodín, si bien enfrente tendrá a interiores intensos como el estadounidense James Agustine (2,08 metros). También estarán Paul Davis y el exazulgrana Marko Todorovic, que llegan a Barcelona sin estar al 100 %.

El que no estará en condiciones de jugar es el base azulgrana Carlos Arroyo, que estará de baja entre tres y cuatro semanas por una rotura muscular en el sóleo.

El jugador puertorriqueño se perderá el próximo mes de competición, en el que el Barcelona jugará cuatro partidos decisivos en un grupo del 'Top-16' muy competido.

Mañana ante el Khimki tienen la primera oportunidad para reencontrarse con la victoria y afrontar los duelos contra el CSKA, Real Madrid y Laboral Kutxa con algo más de tranquilidad.

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona



© ACB.COM, 2001-