Artículo

A Coruña, océano de sensaciones
A Coruña es un océano de sensaciones. Volcada al Atkántico, omnipresente en todos los rincones, es una ciudad para vivirla, tocarla, mirarla, saborearla, disfrutarla, curiosearla, sentirla. Ahora llega el momento de disfrutarla junto a la Copa del Rey 2016

Panorámica de las playas coruñesas (Foto Stéphane Lutier)

16 Feb. 2016.- A Coruña es un océano de sensaciones que sólo quienes se acercan hasta la ciudad son capaces de disfrutar. Las olas del Atlántico, el latir de sus calles, la exquisitez de su inigualable gastronomía, el sabor marinero de la ciudad en sí… A Coruña está hecha para vivirla, tocarla, mirarla, saborearla, disfrutarla, curiosearla, sentirla.

Se trata de una ciudad absolutamente volcada en el Atlántico. Todo en ella, desde su luz especial, ya sea invierno o verano, hasta el latir de su día a día está marcado por la intensidad del océano, omnipresente en todos los rincones.

La Iglesia de Santiago, en A Coruña (Foto Stéphane Lutier)

Además de estar volcada al Atlántico, A Coruña vive inmersa en una intensa actividad cultural durante todos los meses del año. Museos, cines, fundaciones que albergan importantes colecciones tanto permanentes como temporales, galerías de arte, y centros culturales constituyen una amplia red que conforman la columna vertebral de la vida cultural de la ciudad.

Mirar es fundamental en A Coruña. La vista es uno de los sentidos que es recomendable tener siempre alerta en la ciudad. La Avenida de la Marina es el mayor conjunto acristalado del mundo e imagen simbólica de la urbe. En el siglo pasado el mar llegaba hasta estas antiguas casas de pescadores y hoy envidiables viviendas que constituyen una foto fija de la belleza coruñesa.

Camino hacia la Torre de Hércules (Foto Stéphane Lutier)

Visitar A Coruña es una cita obligada con la gastronomía gallega. La ciudad se caracteriza por una variada oferta gastronómica. Mariscos, carnes y pescados; quesos y vinos de la tierra; exquisitos productos al alcance de todos los bolsillos. Las Plazas de Abastos, son una visita ineludible donde la exhibición de los productos del mar resulta un espectáculo inigualable.

Además, es una ciudad ideal para ir de compras. El pequeño y mediano comercio es fundamental en el tejido económico de la ciudad. Ir de tiendas por los diferentes barrios de la ciudad forma parte de la idiosincrasia coruñesa. Mirar escaparates o entrar a “echar un vistazo” en los locales es otro de los placeres que se cuentan en el día a día de la ciudad.

Paseo Marítimo de A Coruña, mar y verde (Foto Stéphane Lutier)



© ACB.COM, 2001-