Artículo

Los tiros libres ahogan el sueño de la final canaria (94-81)
Herbalife Gran Canaria lo tuvo, a siete segundos del final había remontado la eliminatoria pero Micov forzó la prórroga y en ella McCollum se convirtió en verdugo del sueño canario. Oliver tuvo un último tiro para alcanzar la final... pero no entró

Redacción, 06 Abr. 2016.- ¡Qué pena! Herbalife Gran Canaria se quedó a una canasta del sueño de la final pero su victoria frente a Galatasaray (94-81) se convirtió en un doloroso y estéril triunfo.

Fue un partido épico, con prórroga incluida y donde los pequeños detalles convertidos en fallos desde la personal decidieron. Errick McCollum falló menos y fue el verdugo de un Herbalife Gran Canaria que tuvo en su mano el balón de la final... pero la penetración de Albert Oliver encontró el tapón como cruel final.

Nada fue fácil para Herbalife Gran Canaria en su intento de remontada y desde el principio se encontró a un rival muy cómodo en ataque. Galatasaray, como ya sucediera en la ida, se agarró a su juego abierto y móvil a partir del triple para hacer daño con el bloqueo directo de Stephane Lasme y los tiros abiertos de Vladimir Micov.

En lugar de un ritmo pausado y donde las defensas se impusiera, Herbalife Gran Canaria se vio persiguiendo a su rival en un marcador demasiado elevado para sus aspiraciones. Sólo el acierto exterior de Kevin Pangos y DJ Seeley apareció como contrapunto a un Galatasaray que fue creciendo en confianza durante el primer cuarto.

Por suerte para Herbalife Gran Canaria, DJ Seeley estaba con la muñeca caliente y sus 14 puntos (5/5 en tiros de campo) fueron la mejor noticia de una primera parte en la que los canarios fueron de menos a más. Apoyados en su acierto triplista (7/11 en los dos primeros cuartos), los locales dejaron de ir por detrás en el marcador para tomar ligeras ventajas que, pese a todo, no aligeraron la sensación de control otomano.

Lo del tercer cuarto fue extraño. El encuentro entró en un vaivén anímico y anotador pasándose de la rápida efervescencia anotadora de Pangos al frío estancamiento ofensiva (56-53) para volver a meter en ebullición un partido que se revolucionó con un parcial 10-1 con el que Herbalife Gran Canaria comenzó a soñar con fuerza gracias a un favorable 66-54.

Seguramente todos en la isla hubieran soñado con alcanzar lo últimos 10 minutos con sólo cuatro puntos para culminar la remontada. Era un escenario factible contando con las sinergias del momento y el apoyo de su afición por lo que era un final abierto a la esperanza.

Fue una esperanza viajera. Durante los primeros cinco minutos de período parecía que se difuminaba con el frío inicio canario. Pero entonces aparecieron Albert Oliver y Seeley para poner inteligencia y puntos con los que dar la vuelta a la eliminatoria. El sueño canario estuvo a siete segundos de hacerse realidad. Ese fue el tiempo que separó el triple de Pablo Aguilar del final del partido (96-74), pero la lástima fue que en medio Micov apareció para anotar y forzar la prórroga.

En el tiempo añadido los nervios aparecieron y cada punto pesó enormemente. Galatasaray se atascó y casi le costó la final. Su suerte fue que en los segundos finales apareció McCollum (16 puntos) para sumar desde la personal lo que sus compañeros y rivales no pudieron hacer. Herbalife Gran Canaria que tantas veces tuvo en su mano la final al final vio como los tiros libres (16/27) le condenaron en un final dramático donde Oliver no pudo ser el héroe que otras noches sí lo fue.

(Foto cbgrancanaria.net)

Galatasaray impone su ritmo

Sabedor que la movilidad de sus interiores fue una de las calves para vencer en la ida, Galatasaray arrancó el encuentro controlando mucho sus ataques y jugándolos a partir de situaciones de mano a mano y bloqueos centrales donde Stephane Lasme recordó errores canarios del pasado. Aíto no dio concesiones y puso en pista desde el inicio a Alen Omic, pero éste sufría para defender fuera de la pintura.

El contrapunto lo puso en el inicio Kevin Pangos quien aceleró el ritmo ofensivo y encadenó aciertos triplistas para animar los primeros minutos y contrarrestar el soporífero inicio de encuentro que quiso imponer Galatasaray (6-8).

Herbalife Gran Canaria se agarró al triple (llegó a sumar cinco de sus seis primeros lanzamientos) como solución ante los puntos que seguían llegando de los pequeños hombres grandes de Galatasaray. Tras las canastas de Lasme llegaron las de Vladimir Micov y entre los dos sumaron nueve de los primeros 11 puntos de su equipo.

Mediado el primer cuarto estaba claro que no estaba cómodo el equipo canario en defensa y sufría en exceso con el juego abierto de un Galatasaray que, de la mano de Sinan Güler, cogió una mínima ventaja (13-16). La alta anotación, por más que respondiera en ataque, era claramente un problema ya no sólo si se quería soñar con la remontada... sencillamente costaba no ir a remolque de los otomanos.

Ni siquiera una afortunada acción de DJ Seeley de triple más adicional cambió la imagen del encuentro. El 25-24 fue una efímera primera ventaja para los canarios que no evitó que Galatasaray cerrara el primer cuarto con una mínima ventaja (27-29).

(Foto cbgrancanaria.net)

Seeley alimenta la esperanza

El segundo cuarto comenzó con los mismos biorritmos y con DJ Seeley siendo el hombre más entonado del equipo. En un momento de gran dificultad anímica, los triples del americano actuaron de bálsamo hasta que Omic apareció con cinco puntos seguidos que dieron a Herbalife Gran Canaria su primera ventaja significativa. Sin previo aviso, el equipo canario logró un parcial 8-0 y esbozó la primera sonrisa del partido (35-31).

Fue también una sonrisa breve, pero en este caso porque el partido entro en la dimensión de la lucha y la bronca. La defensa claramente había dado un paso adelante como ya ocurrió también en Estambul y Galatasaray quiso poner freno a ese primer mal momento tirando de oficio y algo más que baloncesto.

Lo que no podía cambiar era el momento de calentura anotadora de DJ Seeley quien siguió marcando máximas diferencias para un Herbalife Gran Canaria que daba gracias por los fallos exteriores de los turcos (1/6 en triples mediado el segundo cuarto). Sin embargo, con el segundo acierto, Galatasaray empató a 39 y Aíto García Reneses pidió un tiempo muerto para reorganizar ideas.

No es que el escenario del encuentro cambiase, pero al menos el equipo canario logró cerrar la primera parte con una última alegría en triple final de Newley (48-44). Ese triple ejemplificó lo mejor del partido para unos canarios que podían encarar la segunda parte con esperanzas de mejoría en el juego... y de victoria.


(Foto EFE)

Un parcial para soñar

Ambas crecieron con el triple inicial de un Pangos que empezó el tercer cuarto como el primero y lanzó a un Herbalife Gran Canaria que tuvo hasta dos ataque para incluso irse 10 arriba. No lo hizo pero un dos más uno de Pangos elevó la renta a ocho puntos de diferencia (54-46).

Quizá presos de la ansiedad por verse cerca del objetivo, los jugadores amarillos cayeron en varios errores de precipitación ofensiva que cortaron la proyección ofensiva durante varios minutos en los que el talento ofensivo de Galatasaray mantuvo el marcador controlado para sus intereses.

De ese guión que hábilmente dibujaba Ergin Ataman solo se salió una incomprensible antideportiva de Chuck Davis que Herbalife Gran Canaria no supo rentabilizar. Fue un duro golpe anímico el ver que nuevamente la barrera de los 10 puntos seguía estando lejos (56-53).

Por un momento se instaló un ligero desánimo al ver como las oportunidades se escapaba, pero por suerte para los canarios, un triple en contraataque de Salin alentó a las gargantas locales para creer que ¡sí se podía! Y más que lo haría con un nuevo parcial de 10-0 con el que, por primera vez en el partido, Herbalife Gran Canaria se vio con 12 puntos de ventaja (66-54). Podía ser un punto de inflexión, pero en Galatasaray apareció Chuck Davis para recortar la ventaja y reducir la animosidad del momento (67-57).

(Foto EFE)

A siete segundos de la final

A los locales mal les sentó el entre tiempo y el ritmo anotador que había cogido en los instantes previos se frenó viendo como su rival recortaba diferencias acogiéndose a la calidad en el uno contra uno de sus americanos. Un punto en tres minutos era un exiguo bagaje para un Herbalife Gran Canaria que movía piezas en su banquillo para encontrar ese quinteto que reactivara su juego y diera fluidez a la anotación.

Así regresaron Pangos y Seeley, pero su acierto no les acompaño. Por contra, Davis seguía creciendo en el partido para estrechar el marcador (68-62) ante el desánimo de una afición que vio como la difícil misión comenzó a ser imposible.

Los fallos alimentaron las dudas en ataque y a falta de cinco minutos para el final Aíto García Reneses reclamó a los suyos valor y arrojo para romper la sequía (1-5). Para ello volvió a mover el banco y entraron Oliver y Rabaseda quien sería protagonista inmediato pues cinco puntos seguidos dinamitaron el mal momento previo para dar una nueva vida a los de amarillo (73-62).

Ya no había más que esconder y una trampa zonal sirvió de antesala al triple con el que Oliver empató la eliminatoria. En un visto y no visto se pasó de la decepción a la real creencia del sueño. Un parcial de 8-0 lo había conseguido y por delante restaron cuatro minutos para alcanzar una final que un minuto antes ni se vislumbraba.

Galatasaray se salió del encuentro en el momento más oportuno para los intereses canarios y Oliver ejecutó a la perfección un nuevo ataque para darle el baloncito al hombre grande bajo canasta. Omic ponía a Herbalife Gran Canaria en la final por unos breves segundos (80-64).

Errick McCollum y Vladimir Micov asumieron entonces la responsabilidad que les da su caché y calidad y se alcanzó el último minuto con el despertar de Seeley (23 puntos, cuatro rebotes y cinco asistencias). Tras una gran primera parte había desaparecido hasta ese momento.

Por unos segundos McColum, Micov y Seeley se subieron a sus equipos, sus clubes y sus ciudades a las espaldas para dar golpes de anotación en los que la final viajó de Gran Canaria a Estambul. Fueron segundos eternos que se ralentizaron en el momento en el que Pablo Aguilar lanzó el triple ganador.

Fueron décimas de segundos que se eternizaron, el balón voló y con el miles de sueños y esperanzas color amarillo y cuando entró... ay cuando entró. Todo pabellón, toda una isla y algo más saltó de alegría (90-74). El sueño estaba a seis segundos y una defensa para hacerse realidad.

Tocaba defender y pese a que todos sabían que habían dos hombres sobre los que recaería la responsabilidad, nadie pudo frenar a Micov. El serbio (acabó con 21 puntos y siete rebotes) empató la eliminatoria a dos segundos para el final.

Aíto diseño entonces una pizarra donde el balón debía caer en manos de Oliver. Era honesto con lo visto y si bien el base fue determinante (sólo tres puntos y cuatro asistencias, pero un +19 con él en pista) para alcanzar este final, era justo que él pudiera llevarse la gloria del último lanzamiento. Por desgracia su desequilibrado tiro no entró y el partido se fue al tiempo extra.


McCollum, verdugo desde la personal

La cuestión ya no iba de táctica o físico, simplemente los estados emocionales iban a decidir el resultado del partido y la eliminatoria. Los puntos cotizaban al alza y si bien cinco ataques de Galatasaray se tradujeron en sólo dos puntos, en Herbalife Gran Canaria un tapón y una pérdida de balón no dibujó un escenario diferente. Sabedores que cualquier error podía suponer dar un paso atrás sin posibilidad de rectificación, pasaron más de tres minutos de prorroga con un triste parcial de 2-2.

Cada canasta valía oro y por eso cuando Báez se colgó del aro tras un fondo su acción se celebró como una pequeña victoria... más viendo como la falta previa eliminó a Davis, hombre resolutivo en la segunda parte.



En el siguiente ataque Galatasaray encadenó su sexto ataque sin producción ofensiva, pero respiró cuando Seeley falló el cuarto lanzamiento libre consecutivo (antes falló dos Omic) para Herbalife Gran Canaria. McCollum no perdonó desde la personal en el siguiente ataque y empató la eliminatoria a 45 segundos del final (94-80)

Un fallo en el siguiente ataque permitió que McCollum hiciera grande su figura con un nuevo ataque donde sacar tiros libres. Esta vez no corrió tanta suerte, pero meter uno sirvió para que a 17 segundos del final Galatasaray tuviera una mínima ventaja.

Ahora sí era todo o nada para Herbalife Gran Canaria y había que anotar en este último ataque. Éste se lo jugó nuevamente Oliver y de primeras rozó la falta, pero también los pasos. Al final se pitó lucha y ésta dio una última oportunidad a los canarios.

El balón cayó en manos de Oliver que con valor y decisión se fue directo a la canasta. Hubiera sido un bello epílogo a su partido, pero la defensa de Galatasaray se cerró sobre él y hasta tres defensores fueron un muro infranqueable para Oliver y Herbalife Gran Canaria. El sueño se escapó en el último suspiro, el momento más cruel del deporte y la vida.

HERBALIFE GRAN CANARIA94
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
3PANGOS, KEVIN25:36142/43/51/133 1 1 4312
4OLIVER, ALBERT19:4130/41/6-4314 24 -4
7SAVANE, SITAPHA16:2721/2-0/2422 2 111
8NEWLEY, BRAD30:2061/31/31/26421 1326
9SALIN, SASU19:3351/21/4-11 12 -1
11SEELEY, D.J.27:17234/74/53/744 512 11728
13BAEZ, EULIS23:1472/41/1-2115 3 119
14PASECNIKS, ANZEJSDNP---------------
21PAULI, ORIOLDNP---------------
22RABASEDA, XAVI12:3391/11/14/411 1 528
23OMIC, ALEN28:29165/10-6/9752 13 3717
34AGUILAR, PABLO21:5091/12/41/244 2 1213
Total9418/3814/2916/27372891651105252590


GALATASARAY ODEABANK ISTAMBUL81
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
1SCHILB, BLAKE43:2073/50/41/122 212 224
3McCOLLUM, ERRICK33:01164/7-8/1055 1 31 31123
5MICOV, VLADIMIR42:23214/62/97/877 1 11 1422
8EDGE, SAFAKDNP---------------
11ARAR, EGEDNP---------------
13LASME, STEPHANE20:29115/7-1/2532 11 5210
16CANTEKIN, DUSANDNP---------------
30GREEN, CALEB12:283-1/2-33 1 4
32GULER, SINAN33:1794/60/21/333 2 1 339
55JERRELLS, CURTIS12:5951/11/1-211 2 5
61KOKSAL, GOKSENIN01:21 0/1-- -1
63DAVIS, CHUCK25:4294/80/11/133 1 1 537
Total8125/414/1919/253128371950252579

Árbitros: Belosevic (Serbia), Jasevicius (Lituania) y Fritz (Alemania). Eliminaron por faltas personales al local Rabaseda (min. 36) y a los visitantes Lasme (min. 36) y Davis (min. 44).

Incidencias: partido de vuelta de la eliminatoria de semifinales de la Eurocup de baloncesto disputado en el Gran Canaria Arena ante 7.908 espectadores

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-