Artículo

Fenerbahçe – Nadezhda: La ilusión del anfitrión contra la del debutante
El anfitrión Fenerbahçe persigue el sueño de la Euroliga frente a un novato atípico como Nadezhda. El equipo ruso es una de las potencias emergentes en la Euroliga y llega a su primera Final Four de la mano del técnico Roberto Íñiguez y la jugadora Anna Cruz

Redacción, 13 Abr. 2016.- A la disparidad que se podría presuponer de enfrentar al un anfitrión curtido en mil batallas contra un debutante en una Final Four hay que ponerle todas las comillas que se quiera porque el duelo entre Fenerbahçe y Nadezhda aparece como un duelo abierto y de pronóstico muy incierto.

El motivo de ello es que el equipo ruso tiene poco de inexperto o nobel; más bien es uno de los más potentes clubes europeos que, año tras año, ha ido dando pasos para confirmar su importancia en el escenario continental.

(Foto FIBA Europa/Elio Castoria)

Bajo el mando técnico del español Roberto Íñiguez, Nadezhda está en el penúltimo partido de la Euroliga. Todo un logro que, empero, no es suficiente para el ambicioso proyecto que incluye en sus filas a jugadoras como Dewanna Bonner, Angelica Robinson, Kayla McBride, Natalia Anoikina y la española Anna Cruz.

La escolta catalana sigue en estado de gracia y, tras ganar medalla este verano con la selección y el anillo de campeona en la WNBA con Minnesota Lynx, quiere ampliar su curriculum ganador con la Euroliga. Anna Cruz sabe lo difícil que resulta la misión pero asegura antes de la gran cita el equipo respira optimismo. “El equipo llega con ganas. Primero tenemos que jugar los cuartos de la Liga Rusa, que es en lo que estamos centradas ahora mismo, pero todas tenemos en mente la Final Four”, dice.

Cruz es uno de los ejes vertebradores del equipo y figura clave para entender el crecimiento del equipo. Quizá la otra referencia esté, curiosamente, en el banquillo contrario. George Dikeoulakos ha sido en las últimas temporadas el entrenador de Nadezhda pero este viernes mantendrá un bello duelo táctico frente a Roberto Íñiguez (quien a su vez fue el anterior entrenador de Fenerbahçe). Para Anna Cruz “ambos se conocen y cada uno tiene su estilo. Ambos son buenos entrenadores y seguro que será un buen partido de baloncesto”. El cambio de banquillos vivido por ambos técnicos es, sin duda el punto morboso de la semifinal.

En lo que es meramente parqué, el duelo también se llena de alicientes como será enfrentar a los dos poderosos juego interiores o ver la capacidad que tiene Nadezhda de frenar la anotación de las triplistas Alexandria Quigley (14,6 puntos y 35,6% en triples) y Birsel Vardarli (41,4%).

A todo ello hay que añadir la experiencia del equipo y el factor ambiental para entender la verdadera dimensión del difícil objetivo que tiene por delante el equipo de Orenburg. “Está claro que no va a ser nada fácil ganar a Fenerbahçe. Juegan en casa, en su pista y con sus fans, pero la presión la tienen ellas como equipo anfitrión”, afirma la jugadora. Pese a ello, Cruz tiene claro que “Nosotras vamos a salir a por todas y a disfrutar, sin ningún tipo de presión porque aunque somos ambiciosas y queremos ganar, para el club es un éxito estar entre los 4 mejores equipos de Europa. Poca gente confiaba en que Orenburg pudiera estar en esta Final Four, pero nosotras hemos creído en ello desde el principio de temporada y nada nos gustaría más que seguir dando sorpresas y meternos en la final”.

Para conseguirlo, Anna Cruz sabe que el factor ambiental será un elemento a controlar en lo emocional, pero deportivamente Nadezhda también tiene su propia hoja de ruta. “En partidos así no hay un elemento que te asegure la victoria. Nosotras tenemos que ser nosotras mismas, jugar nuestro juego y hacer que ellas estén lo más incómodas posible los 40 minutos de partido”, señala.

No será nada fácil pues la propia jugadora sabe que uno de los puntos fuertes de su rival del viernes es la experiencia en este tipo de partidos. “Fenerbahçe es un equipo experto en este tipo de competiciones. Es un equipo veterano que controla muy bien el ritmo de partido. Tiene grandes jugadoras tanto exteriores como interiores. En definitiva, un equipo bastante compensado”, comenta.

Por último, Anna Cruz nos señala que para soñar con una histórica final “será importante no dejar que se vengan arriba, ni que se distancien en el marcador. Debemos estar en partido siempre y llegar con opciones de ganar en el último cuarto, donde puede que la presión les pueda jugar una mala pasada”. Para ello, Nadezhda se encomienda a la versatilidad de jugadoras como Bonner o la propia Cruz, talentos y físicos que no encuentran respuesta en el equipo turco y por donde el sueño de Anna Cruz puede comenzar a hacerse realidad.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-