Artículo

Lluís Guirao alcanza los 600 encuentros en la Liga Endesa
Tras 20 temporadas en la Liga Endesa, Lluís Guirao alcanzará este fin de semana los 600 encuentros dirigidos, una cifra que invita a repasar su carrera y a comprobar su actual plenitud.

Redacción, 15 Abr. 2016 - El colegiado catalán Lluís Guirao cumplirá este fin de semana durante el Unicaja-MoraBanc Andorra su encuentro 600 en la Liga Endesa, una larga trayectoria que acumula tras 20 temporadas al máximo nivel.

Guirao, en un encuentro de la pasada temporada (ACB Photo/J. Marqués)


Antes de fraile, sin embargo, fue monaguillo. Su pasión por el baloncesto le llevó a jugar en una de las escuelas más reconocidas de nuestro deporte: el Sant Josep de Badalona. No obstante, como relata el propio Lluís Guirao, cambió su rol en la pista por dos motivos: "Era pívot con 14 años, pero cuando vi que César Sanmartín era jugador senior con mi misma altura, supe que no llegaría muy arriba. Además, como todo chaval de esa edad, quería cierta independencia económica para comprar lo que quisiera. La apuesta de arbitrar o hacer mesas era sencilla, más aún en las ligas de Badalona, donde había muchos partidos en una zona muy controlada".

El paso de las denominadas ligas Lleure a las competiciones federadas se produjo por cierta casualidad: "En unos sectores, vinieron unos ojeadores de la Federación Catalana a ver a mi compañero, pero se llevaron buena impresión también de mi actuación y me invitaron a pitar partidos de categoría preferente. Ahí me di cuenta de lo divertido que era arbitrar infantiles o cadete de club de alto nivel. Por cierto, uno de aquellos ojeadores era José Antonio Martín Bertrán", recuerda Guirao.

Su crecimiento como colegiado le llevó a la máxima categoría de la FEB, la entonces potente EBA, para acto seguido acceder a ACB. Guirao rememora aquellos inicios: "Entonces, solo conocía a mis compañeros en la ACB por la televisión. Eso ya fue un choque importante, porque eran personas que tenía idealizadas". Lo mismo le ocurrió con entrenadores o jugadores como Villacampa o Epi. El tiempo y la experiencia ha cambiado su percepción sobre la competición: "Ahora, tras 20 años de arbitraje, mi visión es más tranquila y pausada. Además, he visto como juniors que estaban en el banquillo a jugadores que marcan actualmente la diferencia".

No obstante, en un momento de su carrera, Lluís Guirao tuvo que tomar una decisión trascendental: dejar de arbitrar en Euroliga. "Decidí no dedicarme en exclusividad al arbitraje para tener más recorrido en la Liga Endesa", nos descubre. "Cada semana, en ACB, tenemos que elaborar informes detallados de nuestro partido, tenemos que responder a una serie de ejercicios, además de dedicarle tiempo a nuestra preparación física y a ver encuentros de la Euroliga. Si a eso le añadiera pitar en Euroliga, no podría combinarlo", comenta Lluís Guirao, que actualmente es jefe de Rehabilitación de un hospital barcelonés.

Por otro lado, el colegiado reflexiona sobre la evolución general del arbitraje a lo largo de sus 20 años en la Liga Endesa: "Evoluciona el juego, por lo que evoluciona el arbitraje. Y seguirá cambiando. Hemos aprendido a ubicarnos mejor en la pista para poder analizar y decidir mejor lo que ha sucedido. Además, el instant replay nos ha ayudado mucho, por que se valoran las situaciones más objetivamente y eso hace que las personas implicadas confíen en tu trabajo".

Tantos años también dan para profundizar en las relaciones personales entre árbitros, como se demostró en la reciente presentación del libro de Anna Cardús ("Metáfora de un sueño"), al que acudieron la práctica totalidad de los árbitros catalanes. "Hay muchos partidos oficiales, más las pretemporadas. Podemos compartir un tren durante seis horas, y luego la vuelta. Aparte, está la comida conjunta antes de cada partido, y más horas adicionales. Aunque estemos en un trabajo, compartes muchas cosas y acabas manteniendo el contacto incluso con compañeros retirados", relata el colegiado.

Los 600 encuentros no suponen una meta concreta en su carrera. Lluís Guirao prioriza seguir "como estoy en este momento: ilusionado y contento". "Si algún día dejara de tener el gusanillo antes de un partido, me preocuparía mucho por que eso podría perjudicar a alguien", finaliza.

Comunicación ACB

Últimos artículos relacionados con Lluis Guirao
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-