Artículo

Kenny Miller: Una bestia que se hizo dueña de Ciudad Jardín
Las tres campañas de su primera etapa malacitana se saldaron con una impresionante regularidad: 10,7, 11,6 y 11,0 puntos y 7,9, 7,5 y 7,8 rebotes


Kenny Miller, con el Unicaja


Redacción, 20 Abr. 2016.- Imprescindible para entender al Unicaja subcampeón en 1995 la tremenda mole de músculos que era Kenny Miller. Era aquella una plantilla en la que Javier Imbroda supo mezclar perfectamente a los violinistas (Sergei Babkov, Mike Ansley, Gaby Ruiz) con los estibadores (Alfonso Reyes, Dani Romero). Entre estos últimos estaba sin duda Miller, un ‘5’ de los de toda la vida que raramente se alejaba de cualquiera de las dos zonas. Ni falta que hacía.

Seguramente nadie esperaba que diese tan buen rendimiento y se convirtiese en un jugador tan querido. Baste el dato de que regresaría dos veces a Málaga para jugar. Cuando llegó en la temporada 94-95 con la etiqueta de haber jugado un par de años en ligas comerciales americanas como la CBA y la USBL, un añito en Italia (Sassari) y otro en Turquía (Fenerbahce). Había estado bien en los dos sitios, haciendo gala de una fortaleza enorme, y tenía el aval extra de haber sido, pese a sus problemas de ‘reclutamiento’, el máximo reboteador de la NCAA con Loyola. Pero en Unicaja y en aquel Ciudad Jardín encajó de forma sensacional.

Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Endesa Basket Lover



© ACB.COM, 2001-