Artículo

10 momentos de épica baskonista: de Vitoria a Berlín
Desde la primera victoria, ante Olympiacos, a la gesta en el infierno de Atenas. Laboral Kutxa Baskonia ha escrito con épica sus páginas europeas: con triunfos ante el CSKA, un triple de Bertans sobre la bocina para derrotar al Real Madrid, un Buesa Arena inexpugnable, victorias con tres titulares lesionados...

Olympiacos: el primer BOOM

Nadie contaba con el Laboral Kutxa Baskonia. Era difícil hacerlo. Y, menos, para Berlín. Tras perder en la jornada inaugural ante el EA7 Emporio Armani en Milán, la temporada baskonista parecía colocarse en lugares lógicos: los de pelear la clasificación para el Top16. Pero el segundo partido de la fase regular, ante Olympiacos, en el Buesa Arena, fue el primer –deslumbrante– haz de luz.

Y lo fue por partida doble: los baskonistas se impusieron al Olympiacos (96-89), el teórico coco del grupo (que terminaría primero), un equipo de naturaleza rocosa, y lo hicieron en la prórroga. Era, por entonces, solo un partido, el segundo de la temporada. Pero el tiempo lo convertiría en la primera esperanza latente del baskonismo, que disfrutó de la exhibición de Ioannis Bourousis. Ya entonces se empezaba a atisbar el nivel que era capaz de ofrecer el griego, que venía de un 17-13 (y 32 de valoración) en Liga Endesa. Ante Olympiacos, bárbaro: 28 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias, 4 robos y 44 de valoración. Su primer MVP de la Jornada en Euroliga.

Foto EFE

El Top16, un hecho a falta de dos jornadas

El Laboral Kutxa encarriló rápido su pase al Top16, el primer punto marcado en el camino de una temporada que los ha ido añadiendo a toda velocidad. El 4-2 de inicio les dejaba ya prácticamente en la siguiente fase, algo que se materializaría en casa, ante el Limoges.

Victoria sin paliativos: 36 puntos de diferencia (92-56), con participación de todo el equipo y hasta ocho jugadores en dobles dígitos en valoración: James, Causeur, Shengelia, Hanga, Bourousis, Blazic, Ilimane Diop y Adams.

Foto Euroleague/Getty

Los baskonistas terminarían la primera fase invictos en el Buesa Arena. La solvencia con que se superaba esta ronda permitía soñar para la siguiente; el temible grupo del Top16 encarecía ese sueño.


CSKA, victoria, baloncesto y wrestling

El 1-2 del inicio del Top16 dejaba la tarea en lo que se preveía: compleja. Primera derrota de la temporada europea como local (ante Olympiacos) y derrota en la cancha del Khimki justo antes de recibir al CSKA Moscú. El que terminaría siendo calificado como el Top16 más difícil de la historia excluía al Laboral Kutxa Baskonia de la ecuación.

Pero el partido ante el CSKA Moscú supondría un cambio. Un “por qué no” clamado desde el Buesa Arena de un equipo que dejaba claro que, a dureza mental y competitividad dentro del partido, pocos podían igualarle. Con 19 de Bourousis (30 de valoración), 15 de Causeur, 13 de Adams, 11 de Shengelia y 10 de Hanga, el Laboral Kutxa derrotó al poderoso CSKA Moscú, que terminaría el Top16 como líder.

Foto Euroleague/Getty

Y las palabras de Dimitris Itoudis se harían célebres: “This, today, was not a basketball game. That was wrestling”. “If this is the basketball that Euroleague wants, there we will go also like that: wrestling, hacking, elbowing, pushing and playing not physical, the other word”. La respuesta de Velimir Perasovic, acto seguido: “Sobre la lucha, que hemos oído que ha dicho el entrenador, que es un tío muy majo y gran comunicador, yo creo que nosotros tenemos también derecho de estar enfadados con arbitraje. (...) Si se quejan hoy de arbitraje, ¿cómo tiene que ser? ¿a qué están acostumbrados?”.


El asalto al Palau Blaugrana

Tras la victoria ante el CSKA, el Laboral Kutxa cerraría un majestuoso final de enero e inicio de febrero. Llegaba el doble duelo ACB lejos de Vitoria.

Y Baskonia se acostumbró a la épica. En Barcelona vendría una prórroga. Forzó una prórroga. Caía de tres, Bourousis falló el triple de desde la esquina, pero Shengelia capturó el rebote ofensivo y Adams no falló: 70-70. En la prórroga, el Laboral Kutxa acabaría imponiéndose, con Adams y Bourousis asegurando los puntos en los instantes decisivos (78-81).

Foto EFE

El asalto al Barclaycard Center

Las victorias consecutivas se convirtieron en tres, completando el ciclo más difícil del Top16: victoria en casa ante el CSKA Moscú, en Barcelona ante el Barça Lassa... y en Madrid ante el Real Madrid.

Venían de ganar en el Palau y redoblaron la locura en el Barclaycard Center. Los baskonistas llegaban con problemas por la reducción de su rotación. Tornike Shengelia había caído lesionado en el último partido de Liga Endesa, ante UCAM Murcia. Debería pasar por el quirófano para sanar una lesión de menisco. Davis Bertans había entrado en el equipo la jornada anterior, y su inclusión se convertiría en necesaria, alternando las posiciones de tres y cuatro.

Foto Euroleague/Getty

Darius Adams lideraría al equipo en los momentos de la verdad y los baskonistas acabarían sumando la cuarta del grupo. Eran colíderes, junto a CSKA y Khimki. Tanto el Barça Lassa como el Real Madrid estaban en esos momentos fuera de los puestos de Playoff.


De 15 ante el Khimki

El CSKA Moscú había quedado líder en solitario tras la derrota vitoriana en la cancha del Olympiacos, mas el Khimki llegaba al País Vasco para volver a colocar al Laboral Kutxa en el liderato.

Los moscovitas cayeron en el Palau Blaugrana con el milagro de Doellman y los de Perasovic vencieron al Khimki mientras sacaban músculo: 15 puntos de ventaja (98-83). Festival ofensivo, con Ioannis Bourousis llevándose su tercer MVP de la jornada (29 de valoración), Adams enseñando una vez más sus dotes de anotador (17 puntos), Causeur a gran nivel (17), Hanga reconfirmado como una incontrolable fuerza de la naturaleza y Bertans superando su mejor registro anotador hasta el momento (13).

Foto Euroleague/Getty

Lo inexpugnable del Buesa Arena

El Buesa Arena, cancha inexpugnable: nadie ganó en la primera fase y solo el Olympiacos lo hizo en el complicadísimo Top16. Un 6-1 como locales que les acabaría catapultando al Playoff.

Llegaban el Barça Lassa y el Real Madrid. De nuevo de forma consecutiva. Y los dos cayeron. Y los dos con épica baskonista. Los catalanes aterrizaban en el Buesa Arena con necesidad de victorias, pero no la lograrían, pese a que parecían tenerlo cerca cuando remontaron los 10 puntos de ventaja baskonista, con un gran Tomas Satoransky. Épica por lo ajustado del final y épica porque la rotación se había reducido: Fabien Causeur ya no estaba.

Foto EFE

El escolta francés sufría molestias en la espalda y la rotación de Perasovic se quedaría en nueve hombres ante el Barça Lassa. Bourousis (22 puntos y 23 de valoración) y Hanga (11 y 20) responderían como líderes.

El Buesa Arena sería el pabellón con mayor asistencia media del Top16: 11.622 espectadores por noche.

Y, tras los azulgranas...


¡Davis Bertans! y al Top16

Llegaba el Real Madrid. Fabien Causeur seguía siendo duda –terminaría por no jugar– y a los blancos les apremiaba la necesidad de victoria. Pero la épica volvió a funcionar.

27 puntos de un increíble Mike James (6/6 en triples), 25, con 10 rebotes y 35 de valoración de Ioannis Bourousis (otra vez MVP), sí, pero Davis Bertans.

Sergio Rodríguez había puesto el 87-88 a falta de 4,7 segundos para el final. Y el tiempo muerto de Perasovic y el alero letón obraron el milagro. Saque de banda, Bertans recibe en el lateral y clava un triple cayendo que desata la locura.

Los resultados del día anterior ya habían colocado a los baskonistas en el Top16. Bertans, simplemente, había instaurado el estado de locura en Vitoria.

Foto Euroleague/Getty

Panathinaikos (Game 2): ganando con cinco

El primer partido de la serie estaba en el bolsillo. Pero el segundo amanecía algo más oscuro. A las bajas de Shengelia y Causeur se unía la de Adam Hanga. El alero húngaro había caído en el choque inaugural. El problema muscular no era grave, pero le inactivaba para una serie en la que los partidos se agolpan.

Y los de Perasovic lo aprovecharon para dar la (enésima) prueba de su dureza. Por las bajas (y la escasez de recursos que eso deja en la rotación vasca), por los minutos acumulados en sus jugadores y por ir ganando de 6 (73-67) a falta de 28 segundos y ver como el rival remonta. Dimitris Diamantidis anotaría un estratosférico triple para llevar el partido a la prórroga.

Foto Euroleague/Getty

Pero el Laboral Kutxa, especialista en prórrogas, acabó desarmando a los atenienses, para colocarse a un solo paso de Berlín. Mike James terminó en 34 minutos, Bourousis en 36, Tillie en 38, Adams en 38 y Bertans en 39. Ellos cinco serían los únicos que pisarían la cancha en la prórroga.


Game 3: Panathinaikos

Que si la ausencia de tres titulares, que si la dificultad de ganar tres partidos consecutivos, que si los minutos acumulados, que si el infierno verde. Nada. Todas las excusas legítimamente argüibles fueron nada ante un Laboral Kutxa Baskonia para cuya temporada europea se agotaron los calificativos.

Foto Euroleague/Getty

Nadie contaba con él en el Playoff, pero se metieron tras quedar segundos en el Top16 más difícil de la historia. Nadie contaba con ellos en Berlín a principios de temporada, pero acabaron barriendo al Panathinaikos en Playoff.

Maravillosa actuación del loco dúo Adams-James (44 puntos y 50 de valoración entre ambos), gesta en Atenas, despido de Sasha Djordjevic.

Berlín esperan más momentos. El Laboral Kutxa Baskonia, al Fenerbahçe.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-