Artículo

Andrés Nocioni: Ver la oportunidad
Como si el ADN lo predestinase para brillar en las grandes citas, Nocioni volvió a mostrar lo mejor de su catálogo baloncestístico cuando más se complicó la eliminatoria frente a Valencia Basket. Ahora, antes de la final, se conjura para volver terminar la temporada triunfando

Redacción, 12 Jun. 2016.- A veces la diferencia entre el éxito y el fracaso está en la calma. En saber esperar el momento oportuno sin impacientarse ni tomar malas decisiones. Tan malo es llegar tarde como, en el baloncesto, anticiparse. Puede tratarse de fracciones de segundo que eviten estar, por exceso o defecto, en el lugar exacto en el momento preciso.

Esa es la virtud de Andrés Nocioni, un tipo que ha cincelado con los años sus apariciones para conseguir que las más notables coincidan en el tiempo con las citas más relevantes de su equipo.

(Foto Euroleague/Getty)

Así lo vimos el año pasado cuando, en mitad de una temporada ajena a la rimbombancia individual de su pasado, se proclamó MVP de la Final Four de la Euroliga. En medio de una pella de estrellas y dentro de un organismo baloncestístico estructurado para el lucimiento ofensivo, el Txapu Nocioni sacó genio, casta y carácter para encontrar un hábitat natural dentro del Real Madrid.

Ese espacio fue el más rudimental, el de lanzarse a por cada balón, el de alentar a sus compañeros persistentemente y desquiciar a rivales con una energía que conecta a su público y acalambra al rival. “Yo trato de ser honesto con la gente. Si un equipo apuesta por mí y sinceramente me da la satisfacción de meterme en una situación como esta, yo le dejo todo y lo hago...”, confesaba en una entrevista hace un año.

13 meses después de la cita histórica, Txapu lo está volviendo a hacer. Tras un final de temporada irregular y poca presencia en la eliminatoria de cuartos frente a UCAM Murcia, el ala pívot del Real Madrid se ha mostrado como un jugador clave en las semifinales frente a Valencia Basket.

Los números dicen que el argentino cerró la temporada en un momento irregular con 6,4 puntos y dos rebotes de media en las últimas 10 jornadas. Cifras que empeoraron contra los murcianos (tres puntos y tres rebotes promedió en 12 minutos de media), pero que se han reactivado en semifinales. El jugador ha ido calentándose progresivamente y creciendo en relevancia hasta ser decisivo en los minutos finales de los partidos disputados en Valencia. Cuando más apretó el rival, Nocioni salió en respuesta de su equipo: 8,25 puntos y cuatro rebotes de media en 18,7 minutos, contestaron al pundonor valenciano.

Pero hay mucho Nocioni más allá de la realidad cuantitativa. Para empezar, el tipo de juego y el carácter de la persona que es Nocioni nunca se entenderán del todo a partir de las cifras. Lo mejor del argentino siempre está en aquello que no se ve en un dígito, sino en lo que se mira en sus ojos y se escucha en sus palabras… lo mejor de Nocioni es cómo es. “Hay una cosa en baloncesto que no es tirar a canasta, defender, robar balones... Aquí dentro tiene que haber algo y el corazón del Chapu tiene que ser muy grande”, elogiaba Pablo Laso en tras la consecución de la Euroliga. Ante la adversidad, Nocioni siempre se mantiene sereno y avanza con seguridad. Mientras otros ven miedo, él ve la oportunidad de ser importante.

(ACB Photo/V. Carretero)

Frente a Valencia Basket volvió a suceder y cuando la eliminatoria se llevó al terreno del barro, cuando exigió carácter y el rival taronja apeló al orgullo y la casta por encima de la adversidad, Txapu Nocioni volvió a surgir como un líder silencioso.

Silencioso porque quizá sus números no son altisonantes (atención a su 45,5% en triples), pero, ya lo dijimos, nunca un número va a revelar lo importante que es este tipo. Sonora fue su entrega en defensa durante el tercer partido (cinco rebotes y dos tapones concentrados en la segunda parte), y enfático el fervor con el que se entregó en los minutos finales del cuarto partido en Valencia. Tras su constante ¡vamos! con el que empujó a sus compañeros a la victoria, había una pequeña intrahistoria personal.

“Lamentablemente el partido anterior no cerré bien el partido, o no como yo quería o como el equipo necesitaba, y uno se queda con esas ganas de poder tener esos minutos otra vez. Y, bueno, llegó la revancha y creo que jugué minutos importantes, creo que al equipo le serví, y por eso estoy orgulloso y tranquilo”, reveló el guerrero tras la cuarta batalla en Valencia, la que abre el cielo a una nueva final madridista.

“La verdad es que fue un partido duro, competitivo. Realmente Valencia hizo las cosas muy bien para ganar y volver a Madrid”, resalta un argentino capaz de enojar al contrincante y acto seguido elogiarlo hasta provocar siempre el respeto a su figura. El Txapu sabe que, llegado el Playoff, nada es sencillo y cualquier pequeño detalle fue, es y será decisivo. “Esto es así: a veces se decanta de un lado y por suerte se decantó por nuestro lado. Creo que hicimos un partido serio, creo que hicimos un partido duro para hacerlo y estoy orgulloso de estar en otra final de competir y de seguir para adelante”, dice.

Así es la vida del deportista. Aún con el aliento por recuperar y las heridas por cicatrizar hay que pensar en el siguiente reto. Ese es el espíritu de Nocioni y el que sale a relucir cuando se le pregunta por su estado físico tras el duro golpe en el ojo que se llevó y las migrañas que le ocasionaron. “Eso es totalmente irrelevante, es un golpecito y ya está”, señala. El FC Barcelona Lassa espera en la final.

(ACB Photo)

En el ideario de Nocioni no hay lugar para la autocomplacencia por el logro de sumar una nueva final, la quinta seguida para el Real Madrid, y sí muchas ganas por afrontar un reto al que llega el equipo en un momento óptimo. “Creo que se llega bien; obviamente que tenemos nuestras cosas, que es una temporada larga y todos los cuerpos están cansados, pero yo pienso que estamos bien, estamos en un buen momento y esperamos que lo podamos plasmar en la cancha”, afirma.

Sin espacio para esa recreación en el elogio por lo conseguido, lo que sí deja el Playoff a Nocioni es un par de lecciones que el equipo debe asimilar para corregir fallos y ser más fuerte en lo que será un mayor desafío. “Tenemos que tratar de estar más tranquilos, tratar de cerrar mejor los partidos. Creo que no los estamos cerrando de la mejor manera, pero bueno creo que hay que jugar con tranquilidad y confianza en lo que sabemos hacer”, cuenta.

Y lo que mejor sabe hacer este Real Madrid es competir. Lo demostró en el pasado y en este Playoff Final lo intentará volver a hacer. Para conseguirlo, Nocioni cree que es indispensable “tratar de mantener el nivel defensivo, tratar de jugar mejor la defensa y tratar de manejar nuestro ritmo dentro de la ofensiva”.

Andrés Nocioni sabe el camino y es el mejor para mostrarlo a sus compañeros. Su actitud en la pista, siendo generoso en el esfuerzo y loable en el apoyo al compañero, le convierte en un líder perfecto para los momentos decisivos donde carácter y generosidad se dan la mano. De eso, Nocioni tiene bastante.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-