Artículo

¡Europa!, el Montakit Fuenlabrada está de vuelta
La última vez que pisamos canchas europeas vestidos de corto fue en la temporada 2011/12, ¿la primera? en la 99/00. Ahora, tras una campaña "mágica" en Liga Endesa, el Montakit Fuenlabrada se prepara para su regreso baloncestístico a nivel continental

Saer Sené encara el camino hacia el aro (Foto Fran Martínez)

Fuenlabrada, 23 Jul. 2016.- La invitación del Montakit Fuenlabrada para competir en la EuroCup 2016/17 ha provocado tal ola de euforia como de asombro tras su inesperada noticia. No es para menos, ya que, aunque contadas, los fuenlabreños han vivido grandes experiencias allende nuestras fronteras.

Todo empezó el pasado siglo hará por octubre del 99 cuando el Jabones Pardo Fuenlabrada recibía y ganaba (71-66) en el Fernando Martín al primer equipo de la Copa Korac, el belga WATCO Antwerpen. En esa competición en la que se escuchaban nombres como Lokomotiv, Panathinaikos, Unics Kazan, Besiktas, Galatasaray…, y entre los españoles bien hallados: Unicaja (subcampeón), Estudiantes o Girona. El rito de iniciación continental del club fuenlabreño duró lo justo, seis partidos de la ronda preliminar, con tres triunfos, en los que Perasovic, Kornegay y López se llevaron un promedio de más de treinta puntos por partido.

Por suerte, la reválida llegó pronto. Exactamente menos de dos años después del bautizo europeo, el Jabones Pardo volvía a renovar los pasaportes para inaugurar, de nuevo contra un club belga, la Copa Korac 2001-02. Ganamos a domicilio, nos la devuelve en casa, pasamos a la fase de clasificación primeros del grupo A. Le metemos de veintisiete al Telindus Mons, y en esa línea nos salvamos para octavos de final con las victorias en casa, ya que fuera no sumamos. Empatamos (sí señor, un empate) 85 a 85 con el Oporto, para luego sentenciar con treinta puntos por encima en el Fernando Martín nuestra presencia en cuartos. ¡Cuartos de final de Copa Korac ni más ni menos! Un sueño, que ya se encargaría un griego de desmoronar, el Amaroussi concretamente. No le fue fácil conseguir su billete a semifinales, donde el Lokomotiv les cortó las alas definitivamente, había decidido llevarse la Copa a casa. De nuevo Perasovic, junto a David Wood, se encargó de sumar por encima de la treintena en cada partido.

La antesala de la EuroCup en la que la próxima temporada militará el Montakit Fuenlabrada, se daba en llamar ULEB Cup siete meses y nueve días después al final de la segunda misión europea del conjunto madrileño. Primeros del grupo A que compartían con el Joventut, el Jabones Pardo Fuenlabrada arrancaba el tercer asalto ultrapeninsular, aunque jugando en casa, y ganando, por cierto, al Snaidero Udine, ya se encargarían los italianos de devolvérnosla. Ellos y los otros cuatro equipos. Sólo conseguimos el aprobado en tres de los diez partidos y a mediados de enero de 2003 ya estábamos centrados en exclusiva en la segunda vuelta de la Liga Endesa.

Tras tanto subir llegó el momento de bajar al barro, consumado el descenso a LEB Oro y el posterior ascenso a primera categoría, ahora tocaba esperar para volver a vivir festivales continentales.

Esperar y esperar, hasta que en 2011 se presentó el “reto” EuroChallenge, valga la redundancia, como premio a la séptima plaza conseguida en la Liga Endesa10-11. Un premio que saboreamos largo y tendido hasta finales de marzo, arrancando con un balance 4-2 en la fase regular para llegar holgados a un Last 16 que arrasamos con un seis de seis en victorias ante Besiktas, Nizhny Novgorod y Pardubice. El pase a cuartos quedaba así firmado y visto para sentencia. De frente se colocó el innombrable ruso Triumph Lyubertsy que consiguió alargar su sueño hasta semifinales a costa del nuestro, que cayó en el Fernando Martín en un forzado y luchado tercer partido. Los abanderados del conjunto fuenlabreño en este último asalto europeo lucían Mainoldi y Sene a sus espaldas, que anotaron más allá de la veintena y rebotearon 4 y 6 respectivamente de promedio en trece partidos del italo-argentino y seis del senegalés.

Cuatro aventuras europeas, de las que en dos hemos volado hasta cuartos de final, colocando alto el nombre de Fuenlabrada por tierras del viejo occidente.

La espera esta vez ha sido más corta, aunque igualmente sufrida, con un descenso deportivo de por medio, no consumado, compensado con una temporada mágica que nos abre un nuevo cielo para volar. La próxima temporada tenemos todo por ganar, aquí y en Europa. ¡Aúpa Fuenla!
Montakit Fuenlabrada


Últimos artículos relacionados con B. Fuenlabrada S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-