Artículo

Campazzo y Nocioni esculpen una obra de arte (111-107)
Argentina y Brasil regalan una obra de arte, el mejor partido de estos Juegos Olímpicos, que mete a la albiceleste en cuartos de final y deja a los anfitriones al borde de la eliminación. Campazzo (33 puntos, 11 asistencias) y Nocioni (37 puntos, 8 triples, 11 rebotes) fueron los grandes artífices del triunfo argentino, que logró tras dos prórrogas de intensidad desbordante y belleza sin igual

Redacción, 13 Ago. 2016.- Una obra de arte. En eso transformaron el baloncesto Brasil y Argentina. En un duelo de dos prórrogas, de actuaciones individuales descollantes, de intensidad desbordante, de Historia arrastrada y en curso, de trasvase constante de sensaciones... y de victoria de Argentina. Que lo tuvo perdido, y luego ganado, y luego de nuevo perdido. Como Brasil. En una locura final que desembocó en un partido de 50 minutos que terminaron esculpiendo Andrés Nocioni y Facundo Campazzo por encima del resto. El ala-pívot del Real Madrid terminó en 37 puntos (¡8 triples!) y 11 rebotes; el base del UCAM Murcia, en 33 puntos y 11 asistencias.

Todo ello en el clásico sudamericano por excelencia, de una rivalidad enconada que se había dejado ver ya en otros deportes en Rio 2016. En un partido que deja a Brasil al borde del precipicio en Rio 2016 y a Argentina en cuartos de final, pero, sobre todo, las sensaciones de contemplar la magia de la Historia en directo.

Campazzo, héroe argentino (Foto FIBA)

El encuentro fue de derroche desde el inicio. De despliegue emocional. Un trasvase de sensaciones, que empezó con ritmo brasileño y un Nene Hilario que se recuperaba tras su frustrante partido ante Croacia. Pero apareció entonces ese despilfarro de sensaciones, esa montaña rusa de lo emocional que es Andrés Nocioni, para apoderarse de todo sentimiento que existiera en el Carioca Arena, marcándose un cuarto de antología. Sus triples (empezó con un 4/4) desarmaban el ritmo brasileño. El acierto de la albiceleste desde el 6,75 (6/10 en el primer periodo) era un golpe constante para Brasil, que llegó a ver a su rival a 10 puntos (24-14, minuto 8).

El robo de Patricio Garino y posterior mate para terminar el primer cuarto escribían un 28-19 que era fiel reflejo de una superioridad argentina que cambiaría por completo en el segundo periodo. En uno de sus particulares fogonazos ofensivos, Brasil le daba la vuelta al marcador, al partido y a las sensaciones. Con la segunda unidad brasileña arrollando, Argentina sufría a cada pieza titular que emprendía camino del banquillo. Vitor Benite y Guilherme Giovannoni fueron los encargados del cambio de signo del encuentro, escribiéndolo también desde el 6,75.

Pese a que Sergio Hernández colocaba de nuevo en pista a Ginóbili y Scola, prosiguió el vendaval brasileño, que por momentos vapuleaba físicamente a sus vecinos, de, teóricamente, menor derroche físico y una gasolina más limitada: 44-52 para Brasil al descanso, con neto trasvase de sensaciones con respecto al primer acto.

Cuando Nene Hilario parecía volver a marcar la pauta merced a su potencia en la pintura (53-63, minuto 25), apareció Nocioni para devolverle las sensaciones a Argentina. Ahora con menos brillantez y más garra, para superar ya en el tercer periodo su récord anotador con la albiceleste (estaba en 25 puntos), que recuperaba la ventaja en el marcador gracias a un parcial de 11-0, con la inestimable colaboración de un Campazzo en modo revolución. Brasil vivía otro de sus habituales momentos de descomposición, con esa dificultad para mantener una mínima consistencia defensiva y orden ofensivo que le cuiden sus ventajas.

Pero lo superaría. Se rearmaba para terminar el tercer cuarto con ventaja (67-72) y ser consistente también en el inicio último. Y, cuando parecía estar superando esa prueba de competitividad, volvió a desfallecer, regresó el suspenso. Volvió a resurgir El Alma argentina. La que había habitado durante todo el partido en Nocioni y Campazzo.

El base acercó el milagro, y el ala-pívot lo obró. Cinco puntos consecutivos de Campazzo ponían a Brasil a uno. Marcelinho Huertas anotó desde el tiro libre el 82-85 (los únicos puntos de los anfitriones en los últimos 2:30) que alejaba a los argentinos, que tendrían balón para forzar la prórroga. En el triple de Ginóbili sobrevolaron todos los fantasmas brasileños, los mismos a los que parecieron ahuyentar con la victoria en el duelo de la Copa del Mundo 2014. Erró, pero los fantasmas se hicieron realidad con el rebote ofensivo y el triple de Nocioni. Que rebotó en el aro, voló y acabó entrando para forzar la prórroga.

Cinco minutos más para un duelo que se situaría al nivel de la Historia que arrastra: por el impulso de Alex Garcia e Hilario, por el torbellino Campazzo, por el triple de Nocioni para el 93-94, por la canasta de Campazzo para empatar a 95, por el triple fallado de Neto (desacertadísimo durante todo el partido, terminó en 3 puntos, 3 pérdidas y 0/4 en tiros de campo) y por el posterior fallo de Ginóbili que regalaba otra prórroga, donde Argentina, donde Campazzo, terminarían por esculpir la obra de arte. Todo ello a una intensidad desbordante, a una belleza sin par.

Dos triples de Campazzo y un rebote ofensivo y canasta de Garino –qué fiesta de graduación, con un triple imprescindible a 1:51 del final– lanzaban a El Alma (103-95). Pero ahí estaba Leandrinho Barbosa, cuando todo parecía ya albiceleste. Nueve puntos prácticamente consecutivos volvían a poner a Brasil en órbita (106-105) y convertían al partido –ya sin miedo– en el mejor de estos Juegos Olímpicos.

Porque, entre toda la locura, la instalada por Barbosa y por el desacierto en la recta final de Ginóbili (se quedó en 0/8 en triples y 5/10 en tiros libres), Brasil tendría opciones. Se pondría a dos puntos, llevaría a Delfino al tiro libre... y este fallaría los dos. Pero, ahí sí, aparecería Manu, para agarrar el rebote ofensivo y poner la firma definitiva al partido en el museo baloncestístico: Argentina (111-107).

ARGENTINA111
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
4*L, Scola(C)33144/52/40/2108210305317
5*M, Ginobili38134/60/85/103214102278
7*F, Campazzo42334/125/1010/124311143041734
8N, Laprovittola700/00/00/010110103-131
9N, Brussino00---0000000000
10C, Delfino1600/10/30/211001200-8-6
12M, Delia1221/10/00/032111101-76
13*A, Nocioni47373/78/127/811110013051137
14G, Deck621/20/00/0000002021-1
19L, Mainoldi100/00/10/000000000-4-1
29*P, Garino43102/32/40/0422130031315
35R, Acuña00---0000000000
Total11119/3717/4222/344334919111522520110


BRASIL107
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
5R, Neto2630/00/43/41104130401
6C, Felicio121/10/00/01010000013
8V, Benite15132/43/60/00000000078
9*M, Huertas(C)21145/100/14/411030105-211
10A, Garcia33143/72/42/287130104418
12G, Giovannoni29101/32/22/365110002-114
13*N, Hilario382411/170/02/4117422404-827
14*M, Marquinhos3292/50/65/655031204-106
19*L, Barbosa20113/61/22/254101305-810
23A, Lima1220/00/02/23210011345
30*R, Hettsheimeir1451/41/10/032101210-55
55R, Luz200/00/00/000000100-2-1
Total10729/579/2622/2749381116619231-20107

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-