Artículo

España no entiende de imposibles (64-62)
La selección femenina ha superado a Turquía y se ha clasificado para semifinales de los Juegos Olímpicos por primera vez en su historia. La mejor generación del baloncesto superó un partido tosco, donde se vio ocho puntos abajo a tres minutos del final, pero donde Cruz anotó sobre la bocina una canasta que ya es historia... y de la buena

Redacción, 16 Ago. 2016.- ¡Histórico! La Selección Femenina ha logrado clasificarse para su primera semifinal olímpica tras ganar a Turquía por 64 a 62 gracias a una canasta sobre la bocina de Anna Cruz.

Fue un partido agónico que se vio perdido cuando, a falta de tres minutos y medio, España perdía por ocho puntos. Entonces, y cuando ni el tiro ni la defensa podían dar réditos, se apeló a la épica para lograr una gran hazaña frente al rival más correoso de los posibles.

De Turquía se sabía que sería un equipo duro y rocoso, tremendamente táctico y no mintió. Dibujó por momentos una defensa que desactivó la ofensiva española y negó que Alba Torrens anotase su primera canasta hasta mediado el segundo cuarto.

Por entonces, España se había visto en un par de ocasiones cinco puntos abajo, pero la rotación de banquillo demostró la mayor calidad de las españolas dio la vuelta al encuentro. Quizá no era el mejor inicio para Laia Palau o Alba, pero entonces surgieron Sílvia Domínguez (10 puntos) y Marta Xargay.

Al equipo le costó cogerse a la farragosa estrategia otomana y cuando lo hizo sólo le permitió adquirir una exigua diferencia que fue netrualizada por Turquía en un pésimo tercer cuarto (13-22). Sin tiro exterior amenazante, Turquía confía que su defensa cerrara pudiera cortar las siempre eficientes penetraciones de Xargay y Torrens y, de paso, cerrar el aro. España cayó en esa tela de araña mientras que Lara Sanders comenzó a crecer y adueñarse del encuentro.

La pívot (22 puntos y 10 rebotes), junto a Nevriye Yilmaz (13 puntos) evidenció su dominio en el encuentro con fiabilidad en el lanzamiento desde la personal y seguridad en el rebote. Sin embargo, la estocada final pareció llegó con los triples que sus compañeras metieron y que nunca llegaron en una España que se ahogó en el embudo turco. El sueño de Rio perecía a tres minutos del final pero entonces surgió lo imposible.

Puede ser cuestión de karma, el ying y el yang o simplemente que a corazón nadie gana a este equipo, pero la realidad es que Rio de Janeiro no olvidará lo que aconteció en los últimos tres minutos y medio finales. Con un parcial 12-2 España hizo historia.

No importó que los triples nunca entrasen, España dio un paso adelante y si no podía meter de seis metros las metió de cinco y vaya si las metió. Sin capa ni superpoderes pero metida a héroe nacional Anna Cruz logró dos suspensiones magníficas: una para meter el miedo a Turquía y otra, sobre la bocina, para hacer historia. El futuro de España es brillante, pero el presente, en Rio, quiere que sea de metal. Las puertas al sueño olímpico ya se han abierto de par en par.

(Foto FIBA)

Inicio progresivo

Turquía no engañó a nadie y su tan previsible como efectivo juego basado en sus interiores comenzó haciendo daño a las españolas. Muchos bloqueos para Vardarli y Alben y el eterno pop de Nevriye Yilmaz para castigar con tiros abiertos para dar el primer aviso a España (2-7).

Las otomanas sabían que debían de neutralizar a Alba Torrens y Astou Ndour por más que eso supusiera algún que otro tiro de otros jugadoras. No importaba con tal que los referentes no entraran en acción. Así salió con Torrens (0/3 en tiros de campo en el primer cuarto), pero la actividad de Ndour no pudo ser contenida y pudo responder con dos acciones interiores con las que España volteó el marcador con un parcial 6-0.

En cualquier caso, el partido era de Turquía pues España se sentía incomoda en ataque (32% en tiros de campo). Sin la circulación del balón propia de otros encuentros el ataque era dejado de lo que se pudiera hacer en acciones individuales y, además, las otomanas se olvidaron de los problemas de antaño para anotar responder el parcial español. Frente a lo sucedido otros días, cuatro titulares turcas sumaban puntos y sólo Sanders no estaba al superior nivel de su equipo (12-17).

Esa era la mejor noticia para una selección española que, a estas alturas de encuentro, sólo podía presumir de dominar el rebote. Empero, y lejos de preocuparse por el adverso escenario, siguió su plan de trabajo y de rotaciones. La paciencia como virtud sirvió para que, con un par de buenas acciones ofensivas, Xargay y Sílvia Domínguez dieran la vuelta al resultado.

La diferencia en el encuentro ya era una cuestión de equipos. Turquía se atascó más de cinco minutos sin sumar y con suplentes desconectadas en pista, mientras que España vino desde atrás evidenciando que el banquillo es tan fiable como su cinco titular. De este impasse turco se aprovechó el equipo español con un parcial 9-0 que obligó al técnico otomano a devolver a toda su artillería sin que apenas eso se notara en el marcado después de la reacción española (29-25).

(Foto FIBA)

¡Vaya Cruz!... para Turquía

Como si de un calco se tratase, la reanudación fue igual que el inicio de partido y un triple de Alben inicio un parcial de 2-11 con el que Turquía retomó el control del marcador y trasladó dudas a una España que sufría la falta de puntos de Ndour y Torrens. Por contra, Sanders ya llevaba minutos haciendo daño y haciendo tan palpable como imparable la supremacía del binomio Sanders-Yilmaz.

Como en la primera parte, a España le tocó remar a contracorriente. Nuevamente se vio cinco abajo, con problemas para cerrar el rebote defensivo y, lo peor de todo, con problemas para conectar a sus principales fuentes de anotación.

Mondelo espetó a Ndour (10 puntos y nueve rebotes) para activarla y de paso despertó el espíritu competitivo de un equipo que, de la mano de Sílvia Domínguez se agarró al parque para arañar cada milímetro del mismo y dejar en sólo cinco puntos (42-47) la desventaja después de un muy adverso tercer cuarto.

La estrategia de cerrar el aro había cortocircuitado a España y Turquía confiaba que el tiro exterior de las españolas siguiera siendo inexistente (3/12 y solo seis puntos). Lo único que a ocho minutos del final fallaba en el plan turco era la velocidad española. Dos acciones de defensa y transición permitieron sumar cuatro puntos tras penetraciones. La tela de araña de Turquía tenía espacios para entrar... pero pocos.

Ekrem Memnun no tardó en parar ese momento de desliz defensivo de las suyas y Turquía volvió a poner las cosas en su sitio con un nuevo triple. Cada vez era más sangrante la diferencia de acierto exterior para mayor goce de una Turquía cuya estrategia retroalimentaba su juego sobre el parqué y canasta imposibles como una de Vardarli se clavaban en el corazón español (48-56).

Sólo quedó la heroica a cinco minutos del final. Sin oxigeno, sin fuerzas y sin acierto anotador. España estaba contra las cuerdas con ocho puntos abajo y tres minutos por jugarse... pero el corazón de estas jugadoras es más grande que ninguno otro de los presentes en Rio y, como pidió Mondelo en un tiempo muerto, si había que hacer el boca a boca se haría luego, primero había que ganar.

Tres destellos penetradores pusieron a España a dos a dos minutos del final. De repente entró el miedo en Turquía y no sus tiros. Hasta la infalible Sanders falló y Laura Nicholls (impagable su trabajo con 12 puntos y 10 rebotes) empató a 60 con 1:10 para el final.

En la siguiente jugada Turquía siguió porfiando su estrategia en el bloqueo directo de cabecera con el que logró la eliminación de Xargay y meter a España en el bonus. Sin embargo; en el saque de banda posterior, Laura Gil recuperó y Anna Cruz (14 puntos y seis asistencias) castigó todos los males de Turquía con una soberbia suspensión desde el codo del tiro libre para obrar lo imposible y conseguir un parcial 10-0.

Pero lo mejor estaba por llegar en un final de partido que ya es historia. Turquía que se había escapado con triples erró el más importante y España se vio ganadora a pocos segundos del final. Pero como a España le va la marcha un error de Alba propició que Sanders empatara a cuatro segundos. No hay problema, Cruz cogió la moto, emuló a Curry y metió una de esas canastas que merece una portada de periódico, abrir un telediario y, ahora sí, ¡una medalla olímpica!

ESPAÑA64
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
2L, Romero00---0000000000
4*L, Nicholls38125/110/02/2104610303214
6S, Dominguez21102/61/13/43302010099
7*A, Torrens3163/90/30/01111002202-18
9*L, Palau(C)1521/30/10/111030102-171
10M, Xargay1384/60/30/000010105113
11L, Rodriguez00---0000000000
13L, Pascua421/10/00/01010000053
15*A, Cruz37147/160/00/033060101213
19L, Quevedo00---0000000000
24L, Gil1000/10/00/02110100262
45*A, Ndour27104/60/02/296301024-720
Total6427/591/87/941291213492191073


TURQUÍA62
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
4O, Cakir1000/20/00/011010003-80
5T, Canitez00---0000000000
7*B, Vardarli Demirmen3063/50/20/02203130445
8E, Ural00---0000000000
9*B, Caglar2293/60/03/4431101211211
10*I, Alben3991/72/61/25506000109
11*N, Yilmaz(C)37135/101/40/011021103-38
12*L, Sanders39225/90/012/12107314323332
13A, Cora00---0000000000
14S, Ivegin Üner00---0000000000
15T, Senyürek200/10/00/000000001-4-1
33S, Kimyacioglu1930/01/20/022010001-145
Total6217/404/1416/18312651568417-1069

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-