Artículo

10 años del Oro de Japón: Éxtasis
Tal día como hoy, hace diez años, la selección española lograba su mayor éxito de la historia en una increíble final ante Grecia. La del 'Pau sí juega'. La que nunca olvidaremos.

Sentido abrazo entre los hermanos Gasol y Garbajosa (ACB Photo)

Galería de fotos

Redacción, 3 Sep. 2016 - Pau Gasol volvía a rodear con sus brazos a Jorge Garbajosa y su hermano Marc. Pero esta vez no porque necesitara ayuda para salir del campo, como había sucedido dos días antes, sino para agradecerse mutuamente lo que habían hecho. El que unos minutos después sería designado MVP del Campeonato del Mundo, con unas medias de 21,2 puntos y 9,4 rebotes, había visto cómo sus compañeros alcazaban la perfeccción sobre una cancha de baloncesto. Sin él, pero, indudablemente, por él y gracias a él.

El partido de nuestras vidas arrancó en el mediodía (12:30) del domingo 3 de septiembre de 2006. Con la congoja de ver a Gasol entrando en la cancha con muletas, pero reconfortados por el espíritu de un equipo único que declaró a los cuatro vientos aquello de 'Pau también juega'. Con eso no contaba Grecia, que dos días antes había celebrado doblemente su histórico triunfo contra Estados Unidos. Como si lo más difícil estuviera hecho. Craso error de cálculo.

En los primeros minutos ya quedó claro que el espesor de la semifinal contra Argentina había quedado atrás. Esa batalla a brazo partido contra la albiceleste transformó a la selección. Sabían que nunca, probablemente, volverían a estar en la misma situación. Y que los griegos estaban crecidos. Había que preparar la trampa del oso.



La defensa de ayudas ordenada por Pepu Hernández acogotó al conjunto heleno, atolondrado; anonadado. El mismo equipo que le había endosado 101 puntos sin prórrogas a Estados Unidos tenía problemas para anotar un punto por minuto. Marc Gasol, que no había jugado demasiado, fue el factor X para poner un candado a la zona, donde Schortsanitis había campado a sus anchas en todo el campeonato. En ataque, el balón volaba de compañero a compañero y entraba en el aro con la facilidad de un entrenamiento con público.

Hubo que frotarse los ojos para creer lo que estaba pasando. Que en la primera final de un Mundobasket para la selección española se fueron al descanso veinte arriba (43-23). Que se estaban empleando como profesionales contra juniors. 20 puntos de Garbajosa, otros 20 de Juan Carlos Navarro, 10 de Felipe Reyes. El otro bando, un erial.

Carlos Jiménez mira a Pepu, cuyo padre había fallecido recientemente (ACB Photo)

Incomprensiblemente nos regalaron 20 minutos para disfrutar y asimilar lo que iban a conseguir hasta el 47-70 final. La 'Generación del 80' y aledaños la lió y nos situó en lo más alto. Luego, el desmadre. Una partida de pocha improvisada en mitad de la pista, bailes, 'El hombre despechado', mil fotos... Fue entonces cuando Juan Carlos Navarro dijo aquello de "ahora somos Campeones del Mundo total", porque todos los epítetos que se te ocurrieran eran válidos para definir aquella victoria.

Luego, la emoción. La de Pepu Hernández, que había perdido a su padre horas antes. La de Pau Gasol, al que hicieron levantar el trofeo James Naismith por equivocación. La de todos los que tuvieron algo que ver en el éxito. Y la de los que aún lo saboreamos y nos resistimos a despertar del sueño.

  • El Oro de Japón: Semifinales

  • El Oro de Japón: Cuartos de final

  • El Oro de Japón: Octavos de final
  • Fernando Martín
    @fmartinbasket
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-