Artículo

Los recuerdos del Oro de Japón
Berni Rodríguez recuerda 10 años después la hazaña del oro de Japón 2006. El exjugador asegura que "el legado que dejamos fue la manera de competir". También hablan sobre ese día Victor Claver, Fernando San Emeterio y Guillem Vives, que poco a poco se incorporarían a ese grupo

Berni Rodríguez salva la defensa (ACB Photo)

Redacción, 5 Sep. 2016.- Este sábado 3 de septiembre se cumplió una década del mayor éxito del baloncesto español: el oro en el Mundial de Japón 2006. 10 años después de ese hito, uno de los integrantes de esa histórica selección vivió esta efeméride inmerso completamente en el arranque de la pretemporada. El ahora director deportivo del Real Betis Energía Plus, Berni Rodríguez, estuvo en Sant Julià de Vilatorta para ver los primeros pasos de vida del nuevo proyecto hispalense en el Circuito de Pretemporada Movistar by Liga Endesa.

Berni no solo pensó en la pretemporada, también tuvo tiempo para recordar la hazaña de hace 10 años. "Tengo un recuerdo increíble de ese día. Todo ese verano con la selección fue una experiencia maravillosa y, en concreto, el día de la final fue alucinante", recuerda. El exjugador malagueño explica que "empezamos ganando de muchos puntos y todo el partido salió a la perfección. Y, al final, conseguimos ser campeones del mundo".

De ese día en concreto, Rodríguez asegura que el equipo no estaba especialmente nervioso ni con la presión encima. Las sensaciones eran "como cualquier previa a un partido importante. Estábamos acostumbrados a jugar partidos importantes y ese día lo era". Berni apunta que "era una final y había ese puntito de querer ganarla, por supuesto, pero también de disfrutar ese momento y estar ahí. No recuerdo tener especial nervios, más que nada esa concentración lógica previa a una final".

Ese equipo hizo historia. Esa fue la inauguración, el pistoletazo de salida de los años más gloriosos del baloncesto español a nivel de selecciones. "No quiero olvidar tampoco a todas las generaciones anteriores a ese 2006 pero es cierto que a partir de Japón se ha marcado un camino durante estos 10 años de éxito casi continuo", explica Berni.

Aún así, Rodríguez asegura que, en ese momento, la selección no era del todo consciente de lo que se había iniciado. "No creo que nadie pudiese pensar en una posibilidad tan buena como la que hemos tenido de esos resultados que hemos tenido durante cada verano. Teníamos la base, cada verano hemos trabajado duro y ha dado resultados", reconoce el exjugador.

El oro de Japón marcó el camino a seguir y motivó a las siguientes generaciones a hacer las cosas bien. A seguir los valores de esa selección y a luchar por estar con ellos. "El legado que dejamos fue la manera de competir, de conseguirlo", explica Berni.

Para concluir, el actual director deportivo del Real Betis Energía Plus asegura que "jugar en la selección es diferente a jugar en un club. Es muy importante la química, la unión, todo lo extra baloncestístico. Nosotros lo hacíamos muy bien en ese aspecto y tener jugadores de talento evidentemente ayudaba mucho".

"Aprender de ese grupo es más importante que cualquier título"

Japón 2006 no solo marcó el inicio de una década gloriosa para la selección, sino que lo visto en ese equipo inspiró a muchos jugadores. Los valores de esa plantilla son el verdadero legado que dejó España tras el oro del Mundial más que los títulos que se irían añadiendo al palmarés en los siguientes años.

Así lo creen Victor Claver, Fernando San Emeterio y Guillem Vives, tres hombres que se incorporaron a la selección en 2009, 2010 y 2015 respectivamente y han compartido alegrías y éxitos con el grupo de Japón. Estos tres jugadores también estuvieron presentes en el Circuito de Pretemporada Movistar by Liga Endesa y no desaprovecharon la oportunidad para recordar la hazaña de 2006.

Claver recuerda ese 3 de septiembre de 2006 con claridad y explica que vio el partido "en casa con la familia. Esperábamos que se pudiese ganar la final al ser más asequible que jugar contra Estados Unidos. Hicieron un partidazo, disfrutamos todos los que lo seguimos desde el primer minuto".

Claver, con la selección en Rio 2016 (Foto EFE)

Por su parte, San Emeterio estaba en Girona empezando la pretemporada con su nuevo equipo, el Akasvayu. El alero cántabro recuerda esa final como "un partido soñado. La lesión de Pau Gasol les hizo unirse más entre ellos, es para poner en vídeo cómo defendieron en ese partido contra Grecia y luego, a través de la defensa, todo el mundo se sumó, todo el mundo las metía. Recuerdo también a Marc Gasol parando a Sofoklis Schortsanitis muy bien. Fue un partido redondo y soñado".

Vives, con tan solo 13 años, también tiene bien guardadas las memorias de ese partido. "Recuerdo que mi familia nos reunimos con unos amigos, fuimos a su casa y vimos el partido allí. Disfrutamos más la semifinal que la final pero sí que fue una noticia impactante, sobre todo para el baloncesto español".

Para Claver, el legado que ese equipo dejó a los futuros jugadores de baloncesto fue "sobre todo la confianza general que hubo de que se podían conseguir grandes cosas y que se podía competir cada año contra cualquiera". Pero el valenciano no solo se queda ahí, sino que añade que "los valores de ese equipo también fue algo que llamó mucho la atención, de lo que se habló mucho, y que hasta el día de hoy sigue. La unión que hay, el compañerismo, es como una familia muy grande, y eso también ayuda a conseguir éxitos".

San Emeterio también lo tiene claro. "Aprender de ese grupo es más importante que cualquier título, que también han llegado", asegura. El alero cántabro recuerda de 2006 que "veía desde fuera ese grupo y daba la sensación de que era un grupo muy unido, que se muere por el compañero, que se sacrifica cualquier ego por el colectivo. Creo que eso es lo más importante que ha dejado ese grupo". Cuatro años después, San Emeterio se estrenó con la selección y "desde dentro es exactamente a cómo se ve desde fuera".

Uno de los últimos jugadores en sumarse a este grupo en la selección, Vives, destaca que "para los que llegamos nuevos es muy fácil entrar porque las relaciones humanas que hay ahí son increíbles". Sobre el legado de ese oro, el base del Valencia Basket añade que "han demostrado lo que son, excelentes jugadores de baloncesto y que se han conjuntado muy bien como familia. En 10 años que llevan siguen ganando y compitiendo con una forma alegre".

Pau Rodríguez Tubau
@paurodritu
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-