Artículo

El Baskonia-Herbalife Gran Canaria, en 5 apuntes
El regreso de Planinic, el factor de las lesiones, la batalla de puntos, la maldición del anfitrión y la espina clavada en semifinales marca para la primera semifinal de la Supercopa Endesa entre Baskonia y Herbalife Gran Canaria

El regreso de Planinic

Debut en cancha conocida. Cuando se celebró el sorteo de semifinales, todos querían preguntarle. Jugar contra tu ex siempre es especial. Hacerlo en el primer partido de la temporada y en el estreno con tu nuevo equipo en la última cancha que pisaste, tiene ya su morbo. El croata, uno de los hombres que más nivel han dado en esta pretemporada, parece multiplicar su rol baskonista y llega radiante al Buesa Arena: "Es genial estar de vuelta en Vitoria. Es la ciudad donde viví la temporada pasada y por eso me siento bien al regresar".
ACB Photo

A vueltas con las lesiones

Un juego de ajedrez. "Nosotros no podemos contar seguro con Andrea Bargnani ni con Rodrigue Beaubois. Y no somos muy optimistas con Larkin", afirmó Sito Alonso en la previa. "Espero a todos los jugadores del rival", comentó Luis Casimiro, recordando que su equipo también tuvo un viaje largo. El partido más complicado de preparar en todo el año, por ser el primero y estar ausente de referencias, con más incógnitas por los problemas físicos. ACB Photo/

Una batalla de puntos

Espectáculo asegurado. El Herbalife Gran Canaria ha enamorado a todos los que han podido verlo en esta pretemporada, con un baloncesto ofensivo, tan atractivo como efectivo, con 5 de sus 6 partidos por encima de los 90 puntos. El hándicap del Baskonia es la ausencia, según confirmó su técnico, de un Beaubois que se mostró como una metralleta durante la pretemporada, siendo el segundo máximo anotador de todos los jugadores de Liga Endesa. El resto tendrá que asumir responsabilidades para que la balanza no se decante del lado amarillo. ACB Photo

El reto del anfitrión

12 ediciones, 12 decepciones. Unicaja (3 veces), CB Granada, Dominion Bilbao Basket (2), CAI Zaragoza (2), Herbalife Gran Canaria y el propio Baskonia, en 3 ocasiones, han sufrido ya lo que es la maldición del anfitrión. Nunca, jamás un equipo ganó la Supercopa Endesa delante de su afición, con más derrotas incluso en semifinales (7) que en la propia final. Los baskonistas desean sacarse es espina y ganar al intento número 13. Va de supersticiones la cosa. ACB Photo

Una espina clavada en semifinales

Ganas de reivindicarse. Y un punto relacionado con el anterior. Las semifinales parecen malditas para ambos equipos, cada cual con su motivo. El Baskonia, porque las únicas tres veces que jugó en casa en una Supercopa Endesa cayó delante de su público a las primeras de cambio, una vez por la mínima y otras dos de forma muy abultada. El cuadro canario, por su parte, porque también cuenta su número de veces en semifinales por derrotas muy severas, con dos decepciones por más de 20 puntos contra el Barça en 2009 y 2015. Uno de ellos romperá su racha. El otro la convertirá en maldición. ACB Photo

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-