Artículo

Bud Eley: El miedo que transmitía un adicto a las alitas de pollo
Llegó a Europa sin un gran cartel: había pasado cuatro temporadas en la universidad de Southeast Missouri State y había sido ignorado en el Draft para el que se presentó, el de 1999


Bud Eley controla el balón, presionado por Lamont Barnes (Foto EFE)


Redacción, 5 Oct. 2016.- Daba miedo Bud Eley, ¿no? Un miedo de esos bien visible, y no por razones precisamente ocultas, intangibles. No. Eley era el miedo personificado con esos 2,09 de estatura, un cuerpo ancho y musculoso y ningún miramiento cuando saltaba a la cancha. Con esos ingredientes se ganó bien la vida como pívot especialista durante unos años en España.

De él nos cuenta unas cuantas curiosidades Álvaro Vaquero, que era preparador físico y técnico ayudante del Menorca: "Era un tío muy peculiar, un niño grande, buen chico, pero muy introvertido. Con el tiempo que pasó aquí solo aprendió a decir en español ‘pollo alitas y patatas’, que era lo que pedía para comer en un garito que se lo llevaba a casa. En la primera pretemporada, cuando llevábamos 20 días concentrados fuera de casa, cuando terminaba de comer se giraba la silla y se ponía a mirar a la pared. Decía que estaba cansado de ver a los mismos. Era un gran pasador desde poste bajo, además de anotar y rebotear por lo grande que era".

Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Endesa Basket Lover
Últimos artículos relacionados con Bud Eley



© ACB.COM, 2001-