Artículo

El Iberostar Tenerife traslada a Europa su nuevo Desafío
El CB Canarias vuelve a Europa. Y lo hace en una cancha mítica, la de la Cibona de Zagreb, liderada por un juego interior en el que brillan Zeljko Sakic y Ante Zizic

La Laguna, 17 Oct. 2016.- Una fecha para recordar. El Iberostar Tenerife se estrenará este martes en la Basketball Champions League (BCL), máxima competición de clubes de FIBA Europa, en la pista de la histórica Cibona de Zagreb (Gol TV, 17:30 hora canaria). El grupo que dirige Txus Vidorreta visitará el Drazen Petrovic Sport Center con la consabida baja por lesión de Nico Richotti y un nuevo desafío por delante, el de trasladar al torneo continental su inmaculado inicio en la Liga Endesa (4/0).

El KK Cibona, otrora campeón de Europa, cuando el genio de Sibenik que da nombre precisamente a su pabellón militaba en sus filas mediada la década de los años 80, aguarda a los tinerfeños con un balance de dos triunfos y una derrota en su liga doméstica; y terceros en la exigente Liga Adriática (ABA), donde acumulan cuatro alegrías y un solo partido perdido, ante el Partizán de Belgrado.

Acostumbrados a compaginar varias competiciones, la Cibona viene de ganar con holgura el pasado jueves al Gorica (90-65) en la liga croata y de hacer lo propio el sábado ante los macedonios del Karpos Sokoli (102-79) en la ABA, aunque la saturación de compromisos en su calendario tiene un matiz importante. El tecnico Damir Mulaomerovic, ex jugador entre equipos del Real Madrid, maneja una plantilla amplísima y pilares como Ante Zizic o Zeljko Sakic, solo han disputado hasta ahora partidos en la Liga Adriática.

Los dos lideran precisamente el ranking de jugadores más valiosos de la citada liga, con 31 y 27,4 puntos de valoración media por encuentro. El primero, una joya de solo 19 años, drafteado por los Boston Celtics este verano, se fue hace apenas nueve días hasta los 56 de nota en un partido contra el campeón macedenio (37 puntos y 20 rebotes); mientras que el segundo, ex del Manresa, es otro de los pilares anotadores de su equipo, junto con el base estadounidense Elijah Johnson.

Otro Desafío de nivel para los canaristas, que afrontan el reto con toda la ilusión del mundo, en una oportunidad única para seguir creciendo y pasear el nombre de la Isla y el Archipiélago por el Viejo Continente, en una competición que sirve de gran escaparate internacional.




'La Fiebre' vuelve a Europa

El Iberostar Tenerife regresa este martes a una competición continental, coincidiendo con su debut en la Basketball Champions League (BCL) de la FIBA, casi 30 años después. La de este curso no será la primera experiencia de la familia canarista en Europa. Los antecedentes hablan de dos participaciones anteriores repartidas en tres eliminatorias en la extinta Copa Korac.

La primera, en la temporada 77-78, con el conjunto insular siendo aún equipo de la Segunda División de antaño (actual LEB I) y con el SSV Hagen alemán como rival; y otras dos rondas, ya en la campaña 88-89, contra el Birmingham Bullets inglés y el Malinas belga. La hemeroteca guarda múltiples anécdotas de aquellos primeros duelos europeos de la Fiebre Amarilla.

Fernando Esquivel defiende a un rival, durante el SSV Hagen-Caja Rural Canarias de la Copa Korac 77-78

El debut. El bautizo continental del equipo aurinegro se produjo casi de manera casual, cuando el entonces denominado Canarias Caja Rural aceptó una invitación para competir en la Korac ante la renuncia de la mayoría de equipos de la División de Honor española. Sólo el Joventut jugó aquel torneo en lo que a los clubes de élite españoles se refería. El resto de plazas las ocuparon el citado Canarias, el Helios Zaragoza y el Askatuak de Essie Hollis, entonces inquilinos de la segunda categoría en importancia del baloncesto español.

Un impulso. El Padre Adán ejercía de presidente del conjunto canarista, con Pepe Cabrera al frente del primer equipo. Artífice una década antes de los años gloriosos del RC Náutico en la División de Honor, el técnico palmero intentaba ascender a los aurinegros a la élite por primera vez en su historia. Tras varias promociones fallidas, el Canarias Caja Rural, instalado en el Colegio Luther King desde hacía apenas un par de años, aceptó el reto de la Korac para darle un espaldarazo a su proyecto.

El primer rival. Corría el mes de noviembre del 77 y el adversario de turno fue el SSV Hagen, un equipo alemán de media tabla que tres años antes había ganado la Bundesliga. Originario de una ciudad industrial, en pleno corazón del valle del Rurh, el Hagen contaba con varios internacionales alemanes en sus filas, así como con el pívot yugoslavo Zarko Knezevic, campeón de Europa con su selección en el Eurobasket de Barcelona 73 y plata en el Mundial del 74; y el estadounidense Frank DiLeo, actual scout de los 76ers de la NBA y hermano del que fuera también entrenador y manager general de la franquicia de Filadelfia, Tony DiLeo.

Los partidos. Formado íntegramente por jugadores nacionales, todos canarios menos uno, el Canarias cayó en la ida (88-67) celebrada en el Ischelandhalle, pabellón luego reformado y convertido en el Enervie Arena, actual cancha de los Phoenik Hagen. La vuelta, disputada en la Isla, fue el primer partido televisado en directo por RTVE en Canarias desde el Colegio Luther King. Los pupilos de Pepe Cabrera perdieron por 92-110, siendo Ventura de la Rosa (24 puntos), De las Casas (19) y Eduardo Aciego (16), los mejores anotadores de un equipo, el aurinegro, donde también militaban Díaz, Barrera, Fajardo, Esquivel, Camacho, José Manuel y Javier Hernández.

El reencuentro. Hubo que esperar un lustro para que el Canarias jugara por fin en División de Honor y más de una década para que la familia aurinegra volviera a disfrutar de la Copa Korac. Ocurrió en la temporada 88-89, fruto del sexto puesto conseguido el curso anterior, y el grupo que entonces dirigía José Carlos Hernández Rizo, pasó incluso a la segunda ronda, tras eliminar al Birmingham Bullets en la primera: 84-96 en la ida y 96-72, en el Ríos Tejera, con Salva Díez (23 puntos), Bingenheimer (17), Matías Marrero (12) y Nimphius (11), entre los destacados.

El último cruce. El entonces llamado CajaCanarias caería luego en la siguiente eliminatoria ante el Malinas belga, tras ganar por 81-72 en la ida celebrada en el Juan Ríos Tejera y perder en la vuelta por 97-84, en un partido rocambolesco, donde los aurinegros concluyeron jugando con solo tres hombres en pista, por acumulación de eliminados. Amén de los ya citados, también formaban parte del plantel tinerfeño José Carlos Cabrera, Germán González, Pepón Artiles y Antonio Campoamor; mientras que en el Malinas militaba un joven Eric Struelens, años más tarde jugador del Real Madrid.
Iberostar Tenerife


Últimos artículos relacionados con CB 1939 Canarias
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-