Artículo

José María Fernández Villagrán: Pura pasión por el basket desde Lebrija
"Y sigo jugando a baloncesto con grandes amigos y jugadores. Matamos el gusanillo en la liga de Jerez, aunque después de cada partido duele hasta el alma", comenta hoy en día

José María Fernández, machacando con el Caja San Fernando

Redacción, 29 Dic. 2016.- José María Fernández Villagrán echó una mano como junior al Caja San Fernando que consiguió el ascenso en 1989 y, dos temporadas después (90-91), llegó a debutar en la máxima categoría (44 minutos en 5 partidos). Un cuarto de siglo después continúa siendo un apasionado del baloncesto, tal como nos narra él mismo.

“Empecé a practicar deporte gracias a la figura de esa gran persona que es mi padre. Él fue el que me inculcó el amor por el deporte. Empecé, como no, a jugar a fútbol por un corto periodo de tiempo. Después jugué a balonmano y no se me daba nada mal. Tras perder dos años seguidos la final de Sevilla con mi pueblo, Lebrija, fue cuando apareció mi entrenador. Manolo Delgado fue el que me reclutó y con mucha paciencia me enseñó a jugar. Yo ya era infantil. Ganamos con Lebrija a todos en la provincia de Sevilla y arrasamos en el campeonato de Andalucía. Recuerdo que no solo éramos niños de 12 años. Una piña, éramos amigos, éramos un equipo. Ahí fue cuando empecé a jugar a baloncesto. Un gran comienzo con un gran padre, un gran entrenador y con grandes amigos".

Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Endesa Basket Lover



© ACB.COM, 2001-