Artículo

Road to March Madness (II): Grayson Allen y Duke, en el punto de mira
Finalizó la primera fase y, con ella, los partidos cómodos. Ya inmersos en un durísimo calendario de conferencia, la figura de Grayson Allen y su universidad, Duke, han tomado un papel protagonista a nivel mediático en una competición cada vez más salvaje en la que la carrera por el nº1 del Draft sigue muy viva, con tres nombres por encima de los demás: Lonzo Ball, Dennis Smith y Markelle Fultz. Y con un final de auténtica locura en el duelo entre New Mexico y Nevada que no debéis perderos...


Redacción, 11 de enero del 2017.- La NCAA ha alcanzado uno de sus momentos más salvajes. Un calendario durísimo, sin concesiones para nadie y de un altísimo nivel competitivo en las principales conferencias del país. Semana tras semana, el ranking Top25 cambia de forma radical. Y la próxima semana, un nuevo número uno será coronado. Baylor consiguió por primera vez en su historia estar en lo más alto, pero en tan sólo dos días perdió la oportunidad de mantener esa primera posición cayendo de forma holgada en West Virginia. Las espadas empiezan a afilarse. Los ejércitos están cada vez más preparados en cada batalla. No hay respiro para nadie. Bienvenidos a la jungla universitaria.

La carrera por el número uno del Draft: ¿cuestión de tres?

A estas alturas de competición, el primer puesto del próximo Draft de la NBA parece estar entre tres únicas posibilidades. Tres bases de distintos matices pero una misma realidad: ya son estrellas de este deporte pese a vivir su primer (y último) año en la NCAA. Dennis Smith Jr, Markelle Fultz o Lonzo Ball. ¿Cuál de ellos será el elegido?

Si nos ciñamos al rendimiento colectivo, Lonzo Ball es el mejor valorado de los tres. Es el gran líder de una UCLA que vuelve a brillar a nivel nacional (tan sólo una derrota) y aspira a todo en el March Madness. Para juzgar al base de los Bruins, hay que ir mucho más allí de sus buenos números. A sus 8 pases de canasta (segundo máximo asistente del país) y sus 14.7 puntos (con un 43% en triples), Ball ha añadido una capacidad de liderazgo y un carácter ganador que permite que en UCLA sueñen de nuevo con un título que hace demasiado que no saborean.



El mejor anotador de los tres es, sin duda, Markelle Fultz. El base de la universidad de Washington es un jugador imprevisible de infinidad de recursos ofensivos. Capaz de sumar desde cualquier distancia y de cualquier forma, los números de Fultz son su principal argumento para aspirar al primer puesto. 22.1 puntos, 5.9 rebotes y 6.4 asistencias. Pero Fultz debe contar ya con un gran hándicap futuro: no jugará el March Madness. Washington es uno de los peores equipos de la Pac12 y, salvo milagro en forma de título de conferencia, los Huskies volverán a quedar fuera de la postemporada. Sin embargo, eso puede acabar teniendo una relevancia ínfima. Y, si no, recuerden el paso de Ben Simmons por la NCAA. El australiano tampoco disputó el torneo final con LSU y, pese a ello, acabó como número uno del Draft.



A quién tampoco se le espera en el March Madness es a Dennis Smith Jr. El potencial del base de NC State es su gran argumento para aspirar al primer puesto del próximo Draft. Dotado de un físico privilegiado para este deporte, Smith es un jugador muy completo pero aún demasiado irregular. Para el recuerdo quedará su exhibición con todo un triple-doble ante Virginia Tech (27p-11r-11a). Aún así, en un nivel de competición mayor que Fultz, sus promedios son buenos pero no excelentes: 19 puntos y 6 asistencias. Y el rendimiento de sus Wolfpack es decepcionante. Como gran borrón de la temporada quedará la paliza que sufrieron ante su gran rival North Carolina. Contundente 107-56 en un partido en el que Smith pasó más que desapercibido ante los focos de todo el país, relegándole aún más a la tercera posición momentánea de una carrera con final aún imprevisible.



¿Existe alguna alternativa a este trío? En una clase de gran dominio exterior, en el perímetro encontramos a los dos posibles outsiders para este primer puesto. Dos jugadores de rendimiento inmediato en dos grandes universidades como Kansas y Duke. Josh Jackson y Jayson Tatum parecen ser los únicos capaces de poder entrar en dichas conversaciones para el mejor puesto del próximo Draft. Otros grandes talentos como Malik Monk (Kentucky) o Jonathan Isaac (Florida State) podrían hacer también su aparición en dicha discusión, pero en todo caso, cualquiera de los cuatro necesitará explotar de forma increíble en el momento de más exposición de la temporada: el March Madness. Un rendimiento excelso en el mes de marzo, con una guinda en forma de Final Four o incluso título, puede elevar cualquiera de estas opciones de forma infinita.




El murmullo extradeportivo desenfoca a Duke

Dotado, quizás, con el equipo más completo de la nación, Duke no pasa por su mejor momento dentro y fuera de las pistas. Los Blue Devils han empezado con mal pie su andadura en el calendario de la ACC, con dos derrotas en las pistas de Virginia Tech y Florida State y la sensación clara de falta de cohesión en un grupo con mucho talento. En la pista, Duke vive demasiado de la calidad individual de sus jóvenes talentos (Luke Kennard y Jayson Tatum son sus únicas alegrías) y las situaciones de uno contra uno se suceden sin resultado positivo. El equipo ha perdido solidez defensiva, ya no consigue dominar la pintura (decepcionante paso de dos estrellas de HS como Marques Bolden y Chase Jeter) y concede demasiadas facilidades a sus oponentes, especialmente en el rebote ofensivo.

Sin embargo, aquí no terminan los problemas de una Duke que, incluso, ha sido más noticia estas últimas semanas por varios aspectos extradeportivos. El primero de ellos, apunta directamente a una de sus referencias, Grayson Allen. Inmerso en su tercer año en los Blue Devils, Grayson Allen es ya uno de los jugadores más odiados del panorama universitario. Más después de esta imagen, una zancadilla a propósito a un rival de la universidad de Elon.



Un hecho que, quizás, tan sólo sería anécdota si no hablásemos de Duke y Allen. Es la tercera vez que el escolta comete dicha acción y la reacción mediática no ha podido ser más dura, llegando incluso a escucharse comentarios de que "debería ser sancionado para lo que queda de temporada". Duke llegó a pronunciarse ante dicha acción y sancionó a Allen de forma indefinida. Una indefinición que duró tan solo un partido. Tras no jugar en la derrota ante Virginia Tech, Allen regresó para el encuentro ante Boston College.

Los problemas no acabaron aquí para Duke. Su entrenador, Mike Krzyzewski, ha tenido que ser operado de un problema de espalda y estará casi 4 semanas fuera de las pistas, tomando el relevo su asistente Jeff Capel. Precisamente, la baja de Coach K es uno de los principales motivos por los que se alega el rápido retorno de Allen a las pista. Además, su interior Amile Jefferson ya se perdió el encuentro ante Florida State por lesión y podría perderse algún partido más en la que es ya la novena lesión de estos Blue Devils demasiado desconcertados ante tanto problema... aunque mejor ahora que en marzo, ¿verdad?



Baylor, último líder de un ranking frenético. Gonzaga, única invicta

Cuatro equipos han pasado ya por el número uno del país. Y esta cifra crecerá en los próximos días tras la derrota inminente de Baylor ante West Virginia (69-89) tras estrenar dicho honor por primera vez en su historia. Después de la sorprendente derrota de Villanova ante Butler (66-58 con invasión de pista final incluída), los actuales campeones perdieron un primer puesto que supieron mantener durante cinco semanas consecutivas. Anteriormente, Kentucky (derrota ante UCLA en el Rupp Arena) y Duke (derrota ante Kansas en la primera semana de competición) habían sido los primeros en estar en lo más alto. Unas vistas fantásticas que buscan nuevo dueño. Dos clásicas como Kansas, con una magnífica racha de 14 victorias (cayeron tan solo en la primera jornada ante Michigan State) y UCLA (16-1, con derrota en el último suspiro ante otra gigante de la Pac12 como Oregon) aspiran a alcanzar dicho honor en la próxima semana.

Las modificaciones en el Top25 son constantes. El altísimo nivel competitivo de la ACC o la Big12 contrasta totalmente con una Big Ten muy igualada pero de menor calidad. Se hace complicado pensar en una Wisconsin, Indiana, Purdue o la sorprendente líder Minnesota optando seriamente a la Final Four. Los Hoosiers han perdido 4 de los últimos 5 partidos, 2 de ellos en un Assembly Hall que está lejos de ser un fortín.

Gonzaga, tras la derrota de Baylor, ha quedado como única invicta y no sería descabellado que los Bulldogs llegaran al March Madness sin una derrota. Su calendario en la más asequible West Coast tan solo esconde peligros en Saint Mary's o BYU, rivales, sin embargo, varios escalones por debajo del nivel de los de Mark Few. Desde la magistral dirección de Nigel Williams-Goss y el crecimiento del interior polaco Przemek Karnowski, los Bulldogs disponen de un equipo maduro, equilibrado y muy completo en todas las líneas que quiere aspirar a todo.




Una remontada viral en la Mountain West

Ha sido una de las imágenes más impactantes de esta temporada. En el duelo entre Nevada y New Mexico vivimos una de las mayores remontadas en menos tiempo de la historia de la competición. La demostración total de que, también en la NCAA, los partidos están vivos hasta el último segundo de competición. Dénle al play y disfruten de la locura universitaria.

Gerard Solé
@gsole14

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-