Artículo

Motivos para la sonrisa en el ICL Manresa
El regreso de Auda, la mejor versión de Pere Tomàs, el mejor inicio de partido, la mejor marca triplista... El ICL Manresa está doblemente contento: primero, la pelea; después, la victoria. Porque el discurso de Ibon Navarro ha calado en Manresa: "Nos viene muy bien a nivel anímico, pero nuestra exigencia no es ganar, es estar 40 minutos a piñón, y ser unos pesados y ser unos perros"

Objetivo, ser unos perros

"Si nuestra gente lo que buscara fuese simplemente ganar lo tendría mucho más fácil si se hiciese de un equipo que está a 75 km de aquí". No era un discurso derrotista el de Ibon Navarro antes del partido ante el Real Betis Energía Plus. No había venda –probablemente, tampoco herida–. Era, simplemente, la descripción de la esencia manresana de un hombre que se ha adherido fuertemente a ella en año y medio en el cargo de entrenador.

"Nuestra gente no viene aquí buscando ver al equipo ganar, porque saben que es difícil, saben que el equipo no va estar en la parte alta de la clasificación. Pero se identifican con una forma de ser: pelear, luchar", era el discurso del técnico vitoriano. “Aquí nadie viene a ver alley-oops, viene a ver un equipo que lucha y que va a defender una esencia. Y la esencia es luchar contra todo. Somos los jugadores del equipo más pequeño de la liga, del más pequeño”.



Y, si ganan...

“Contento porque he visto al equipo sufrir, pelear, y, bueno, al final, más contentos todavía porque hemos ganado. El equipo ha tenido respuesta a todas las trampas mentales y de juego”, declaraba en la rueda de prensa posterior al partido. Y, como si cupiera más felicidad en la superación de las trampas que en la victoria, Ibon Navarro las enumeraba: el verse con una pronta diferencia que hacía presagiar un partido fácil, el ser conscientes de no poder mantener el acierto de la primera mitad, las rápidas faltas de los pívots, el poderío reboteador del rival, los problemas para defender el pick&roll de Radicevic, tener que ganar el partido “¿dos? Dos no, siete veces”...

La tercera victoria del curso, que les coloca a una de la salvación, no cambiaba el discurso previo de Ibon Navarro: “Nos viene muy bien a nivel anímico, pero nuestra exigencia no es ganar, ya os lo he explicado. Nuestra exigencia es estar 40 minutos a piñón, y ser unos pesados y ser unos perros y no salirnos del partido. Alguna caerá y hoy ha caído. Y, si no, estaría aquí diciendo que estoy muy contento con el equipo, con la pelea del equipo, y que se nos ha ido un partido como se les van a otros”.


El regreso de Patrik Auda

Hasta su lesión, Patrik Auda venía siendo la referencia del ICL Manresa. Clave en la configuración interior del equipo y uno de los pilares alrededor de los que siempre se construía un equipo en permanente reconstrucción. Su baja durante prácticamente dos meses provocó cambios en un juego interior que ahora debe configurarse de nuevo, buscando una estabilidad y el reparto de unos roles que siempre parecen efímeros.

El regreso de Auda fue un plus de confianza, de intensidad y de conocimiento, más allá de los 16 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 16 de valoración inesperados para un jugador recién llegado de la inactividad. “Ha tenido que jugar más minutos de los que me hubiera gustado, por los problemas de faltas que hemos tenido con los cincos”, explicaba Ibon Navarro en rueda de prensa. “Lo he visto bien. Espectacular en la última defensa”, decía su entrenador. Persiguiendo a Bostjan Nachbar, aguantándole en el 1x1 sin despegarse un centímetro, obligándole a cargar el tiro contra él. Eso, después de anotar el 89-84 a falta de 22 segundos que parecía ya definitivo.

ACB Photo / Alberch

El mejor Pere Tomàs

El alero empieza a asentar su papel principal en un ICL Manresa que ha visto ya su mejor versión de los últimos años. Los 20 puntos y 30 de valoración con los que terminó ante el Real Betis Energía Plus son sus topes con la camiseta del Bages, y su mejor partido en los últimos seis años.

Desde la Jornada 27 de la temporada 2010-11, cuando todavía vestía los colores verdinegros del Joventut de Badalona, no se veían tales números del alero mallorquín. Fueron 25 puntos y 33 de valoración ante el Meridiano Alicante, todavía hoy sus topes en la Liga Endesa.

A punto de entrar en el último minuto, Pere Tomàs recibió abierto el balón de Machado, que convirtió en el triple que ponía el 87-82 en el marcador y la victoria un poco más cerca. Era su tercer intento, y su tercer triple, un impoluto 100% que era todo un descargo para el penúltimo equipo con menor porcentaje desde el 6,75. Su 9/9 en tiros libres fue otro paso en la consistencia del ICL Manresa.


Datos de un partido para el optimismo

  • El mejor arranque. El ICL Manresa promediaba 14,1 puntos en los primeros cuartos de la primera vuelta. Ante el Real Betis Energía Plus anotó 26, su tope anotador en el periodo inicial.

  • Iguala el tope anotador. Los 91 puntos anotados ante los béticos son la mejor anotación del conjunto manresano esta temporada, igualando los que logró ante el MoraBanc Andorra (en aquel caso, con derrota).

  • Tope de triples. Con 13 canastas desde más allá del 6,75, lograron su mejor marca de la temporada, con seis jugadores anotando: Aranitovic (4), Suggs y Pere Tomàs (3) y Auda, Machado y Cvetkovic (1).

  • Hace un año... Hay que remontarse hasta el 24 de enero de 2016 para encontrar un partido en el que los catalanes anotaran tantos triples. Enchufaron 16 en la Jornada 17 de la pasada temporada ante el... Baloncesto Sevilla.

  • Tope al descanso. 26 puntos en el primer cuarto y 24 en el segundo, para llegar con 50 al paso por vestuarios, su mejor registro del curso. Es el tope de la era Navarro: no anotaba tanto al descanso desde que llegara a los 51 en el partido ante el Rio Natura Monbus Obradoiro en enero de 2015.

  • Los 50 del descanso... Son tantos puntos como los que anotó al final del partido inaugural de la primera vuelta, que terminó en 50-56 para el FC Barcelona Lassa.

  • Marca triplista de Aranitovic. El escolta serbio recuperó la puntería, después de tres partidos sin anotar desde más allá del arco. Con 4/6, logró su mejor marca de la temporada. “Petar ha pasado dos semanas difíciles, muy frustrado, muy negativo consigo mismo. Esta semana ha estado más tranquilo y eso le ha ayudado. Ha entrado, ha hecho su trabajo y ha metido los tiros”, analizaba su trabajo Ibon Navarro.

    ACB Photo / Alberch

    15 partido más, buscando otra machada

    Tras dos años salvándose sobre la bocina, la primera vuelta lanza los mismos presagios para el ICL Manresa. El triunfo en el partido inaugural de la segunda vuelta arroja esperanza al conjunto catalán, que conecta con Rio Natura Monbus Obradoiro y Divina Seguros Joventut, a una sola victoria.

    En lo inmediato, al ICL Manresa le llegan dos rivales de la zona baja. Primero, el UCAM Murcia en el Nou Congost, un rival envenenado con ese cambio de entrenador que llama a modificar dinámicas; después, una visita al Rio Natura Monbus Obradoiro, en lo que se presume duelo directo contra el descenso.

    Después de la victoria frente el Real Betis Energía Plus, lo inmediato se encara con mejor cara. Aunque para Ibon Navarro no existan ni puntos ni inflexiones en la esencia de la pelea y la lucha: “Punto de inflexión ¿de qué? No, no, no, no... Aquí lo que hay que hacer es, mañana, entrenar, empezar a solucionar cosas que hemos hecho mal hoy, que hay muchas. Y empezar a trabajar y prepararnos para pelear la semana que viene. Punto de inflexión no... No. Hay que pelear, y fuera”.
  • ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con Bàsquet Manresa S.A.D.
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-