Artículo

La metamorfosis de Ricky Rubio
Ricky Rubio estaba jugando este curso su peor temporada en la NBA. Todo cambió en enero: el base ganó en confianza, se acabó de adaptar a los nuevos sistemas de Tom Thibodeau y el español se ha convertido en uno de los bases más en forma de la competición en este 2017

Ricky Rubio, se marcha en soledad (EFE)

Redacción, 8 Feb. 2017.- Año nuevo, vida nueva. A Ricky Rubio el 2017 le ha sentado, hasta el momento, de maravilla. El base español ha dado un paso al frente en las últimas semanas y está mostrando su mejor versión en la NBA. Su equipo, los Minnesota Timberwolves, también lo han notado: durante enero tuvieron una racha de siete victorias en 10 partidos y acabaron el mes con un balance de 7-7.

Ricky estaba disputando este curso su peor temporada en la NBA desde que llegó a la liga en 2011. Nunca había promediado tan pocos puntos, asistencias o recuperaciones, además de tener el peor porcentaje de acierto en triples de su carrera. Y, por si fuera poco, su rendimiento había bajado el año en el que estaba más cuestionado por lo que se esperaba de él y por la supuesta competencia del novato Kris Dunn.

Los Timberwolves apostaron fuerte por el base de El Masnou en 2014 con una renovación por cuatro años y $55 millones. La franquicia de Minneapolis veía a Ricky como el base del futuro, el director de operaciones en quien confiar las llaves de una plantilla con mucho talento joven. Pero en su segundo curso con su nuevo contrato, el español no estaba cumpliendo las expectativas que se esperaban de él.

Con la entrada de año, Ricky ha ganado en confianza y está jugando como nunca antes lo había hecho en la NBA. Desde el 7 de enero, el base está promediando 12,7 puntos, 10,5 asistencias y 1,7 robos, habiendo alcanzado los dobles-dígitos en tantos y pases en 12 y nueve ocasiones respectivamente. Por su parte, en los primeros 31 encuentros de la temporada, hasta el 6 de enero, el director de juego había aportado 6,9 puntos y 7,1 asistencias por noche.

Solo John Wall (11,1) y Chris Paul (11) han repartido más asistencias que Rubio (10,7) en los últimos 15 partidos. Además, el base tiene un ratio de asistencias/pérdidas de 3,57, solo superado en toda la liga por Andre Iguodala (4,74) y Paul (4,06) entre jugadores que disputan más de 25 minutos por partido.



¿Y cuál ha sido la clave de esta mejora de Ricky? "Es difícil recordar cuando tuve tanta confianza. Creo que son las mejores semanas de mi carrera en la NBA. Por sensaciones, me siento bien", aseguró hace unos días el español a la prensa estadounidense.

Son diversos los motivos que llevaron a Ricky a empezar mal la temporada 2016-17. Primero de todo, el jugador ya llevaba una importante carga emocional del curso anterior, donde había sufrido las pérdidas de Flip Saunders, su entrenador y mentor, y de su madre, que falleció en mayo de 2016. Además, el español había disputado los Juegos Olímpicos de Rio 2016 con España, con lo que prácticamente no había tenido tiempo para descansar.

Y, por si fuera poco, Ricky regresó a Minneapolis y se encontró con un nuevo entrenador en el equipo, Tom Thibodeau, y en el segundo partido de la temporada el base se lesionó el codo y estuvo dos semanas apartado de las pistas.

"Empiezas la temporada, ya te haces daño y te asustas. No quieres poner tu brazo en peligro", aseguró Ricky. Ese contratiempo rompió la dinámica de adaptación al nuevo entrenador y a los nuevos sistemas. Una vez regresó a la pista, el base tuvo que empezar de nuevo todo ese proceso con el añadido, esta vez, de recuperar sensaciones con su cuerpo. "Costó tiempo, pero ahora me siento con confianza. Me siento bien", explicó.

Desde ese 7 de enero en el que cambiaron las cosas, Ricky se está mostrando mucho más agresivo en ataque. El base mantiene su magia en la dirección de juego y su aportación en defensa, pero ha añadido una faceta ofensiva necesaria para los bases de la NBA: la agresividad.

"Ahora mismo ve la pista a otro nivel. Está penetrando y ve a todo el mundo. Es una locura", reconoció hace unos días Zach LaVine, compañero que se perderá lo que resta de temporada por lesión. Por su parte, Rubio aseguraba que "me siento cómodo con el tiro en suspensión y además estoy yendo a la línea de personal".

Gesto tras el lanzamiento de Ricky (EFE)

Su entrenador, Tom Thibodeau, también ve como factor clave el hecho de que el base empezara la temporada con una lesión. "Está jugando mejor. Que se lesionara al principio de temporada fue un paso hacia atrás pero ahora está sano. Debe mostrar consistencia día tras día, partido tras partido", aseguró el técnico.

Y es que los elogios de Thibodeau hacia el español no son escasos. "Su visión es especial. Toma muy buenas decisiones y nos ayuda a correr. Ricky ya lleva tiempo siendo un buen jugador en esta liga. Siempre habrá subidas y bajones, y no solo para él, para todo el equipo", argumentó el entrenador de los Minnesota Timberwolves.

Una vez recuperado físicamente y con mucha confianza, Rubio también ha visto como factor fundamental su adaptación definitiva a la nueva manera de trabajar de Thibodeau. "Ahora mismo me gusta el sistema. Me siento cómodo con el entrenador, me gustan mis compañeros", reconoció el base de El Masnou. Pocos días después, añadió que la clave "es la química, el movimiento de balón. El conocer mejor a los compañeros y el sistema".

"Mi nombre o cualquier otro nombre acaba saliendo en los medios, pero solo te puedes preocupar de las cosas que puedes controlar. Ahora mismo, lo que puedo controlar es jugar lo mejor que sé", explicó Ricky sobre los rumores de salida. La fecha límite para efectuar traspasos es el próximo 23 de febrero.

Con el año nuevo, en los Timberwolves han aparecido brotes verdes, tanto a nivel colectivo como también a nivel individual en el caso de Ricky. El último contratiempo para el equipo ha llegado en forma de lesión, y es que LaVine se perderá lo que resta de temporada por una lesión. Pero, aún así, la confianza es máxima.

"Debes confiar en el proceso. Es difícil, pero Thibs es un entrenador que ha demostrado saber ganar. Tenemos que confiar en el proceso. A veces llegan las derrotas y no es fácil, pero nos debemos mantener unidos. Esto es un equipo, y lo haremos como un equipo", reconoció Rubio.

Y con confianza y una nueva mentalidad, además de estar bien adaptado a todas las novedades del equipo, Ricky se muestra ambicioso. "Es una nueva manera de hacer las cosas. Haré todo lo que haga falta para ganar".

Pau Rodríguez Tubau
@paurodritu
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-