Artículo

El Oeste se lleva un partido de récord en el All-Star de New Orleans 2017
En un partido con poca intensidad y defensa pero con muchos récords, la estrella local Anthony Davis brilló con luz propia para establecer el nuevo tope anotador de un All-Star con 52 puntos y liderar el triunfo del Oeste sobre el Este (192-182)

Davis machaca a una mano (Foto: EFE)

Redacción, 20 Feb. 2017.- Siguiendo con la tónica mostrada en los últimos años, el plato fuerte del All-Star volvió a primar el espectáculo y el buen ambiente por encima de la competitividad. En un partido prácticamente de homenaje para todos los que participaron en él, el Oeste se impuso una vez más al Este (192-182) bajo el liderazgo de Anthony Davis y Russell Westbrook.

Precisamente la estrella de los New Orleans Pelicans fue escogida MVP del encuentro delante de su afición. Davis, gran protagonista de la noche, acabó el partido con 52 puntos –26/39 en tiros de campo– y 10 rebotes, superando el récord anotador de un All-Star, que estaba en manos de Wilt Chamberlain – 42 tantos en 1962.

Davis estuvo bien acompañado por Westbrook, que en 19 minutos aportó 41 puntos –16/26 en tiros de campo y 7/13 en triples–, siete asistencias y cinco rebotes. El base de los Oklahoma City Thunder no llegó al triple-doble pero sí lo hizo su excompañero Kevin Durant – 21 tantos, 10 capturas y 10 pases para canasta. Quien también se acercó a ese hito fue el español Marc Gasol, que se quedó a dos asistencias del triple-doble –10 puntos, 10 rebotes y ocho pases para canasta.




Además, Durant, que se convirtió en el cuarto jugador en la historia del All-Star en conseguir un triple-doble después de Michael Jordan, LeBron James y Dwyane Wade, protagonizó uno de los momentos de la noche cuando lanzó en el primer cuarto un pase de alley-oop para Westbrook, que culminó la jugada con un mate. Ambas estrellas, excompañeros que no se hablan desde que Durant se marchó a los Warriors en verano, demostraron que en la pista se siguen entendiendo.

Las estrellas de la conferencia Oeste se encontraron con la oposición de Giannis Antetokounmpo. El griego, que debutaba en un All-Star, acabó la noche con 30 puntos, siendo el máximo anotador del Este por delante de James (23) y Kyrie Irving (22). Además, la joven estrella de los Milwaukee Bucks fue uno de los jugadores que más espectáculo aportó sobre la pista, especialmente en un tercer cuarto donde deleitó con unos cuantos mates de concurso.



El partido tuvo en todo momento un tono festivo. Con los Playoffs de la NBA casi a la vuelta de la esquina, cada vez son más los jugadores que prefieren no arriesgar y evitar cualquier susto en forma de lesión. Es por eso que en la noche estrella del All-Star hubo espectáculo, hubo muchos puntos, pero no hubo ni defensa ni intensidad. Ambos equipos se retaron a ver quién dejaba las jugadas más espectaculares y quién anotaba más, dejando aparte la competitividad.

Los jugadores ya se ocuparon de demostrar cuál sería el listón y la tónica general del partido en el primer cuarto. Entre el Oeste y el Este anotaron 101 puntos en los primeros 12 minutos, siendo el período más anotador en la historia del All-Star. Y los puntos no cesaron durante toda la noche, porque en New Orleans 2017 también se vivió el partido de las estrellas con más tantos al descanso (189) y con más anotación al final (374).

El principal motivo para que tanto Davis como los dos equipos batieran tantos récords de anotación fue la falta de esfuerzo defensivo en el partido, que se demostró también en el porcentaje de acierto. Los jugadores de ambos equipos anotaron 162 de los 280 lanzamientos a canasta que hicieron, lo que se traduce en un 57,9% de acierto, también récord de efectividad en un partido del All-Star.



En lo que menos importaba de toda la noche, el marcador, el Oeste se ocupó de liderar prácticamente durante todo el encuentro a partir del segundo cuarto. Después de ese primer período histórico en cuanto a anotación que el Este cerró con ventaja (48-53), el Oeste remontó en el segundo cuarto (97-92) y ya no dejó escapar su ventaja durante toda la segunda parte, llegando a los últimos momentos del encuentro con una diferencia suficientemente cómoda.

El espectáculo primó durante toda la noche y se demostró también a través del número total de mates que se hicieron en el partido: 75. Esta temporada, el partido de liga regular que tuvo más mates fue con 19. Y precisamente el MVP de la noche, Davis, machacó en 18 ocasiones durante el partido de las estrellas.

El evento se cerró con la estrella local haciendo historia y siendo nombrado mejor jugador del encuentro y los aficionados pudieron ver un espectáculo lleno de récords aunque falto de intensidad y competitividad. New Orleans cerró el fin de semana de las estrellas y Los Angeles ya aguarda para recibir el evento en 2018.

Pau Rodríguez Tubau
@paurodritu
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-