Artículo

La importancia de la fisonomía de Llull
Cuando el menorquín ruge y enseña sus dientes hace soñar a la afición blanca, su banquillo se levanta, su técnico se tranquiliza, sus compañeros en pista le siguen y él... Él simplemente entra en trance. Una cara, un gesto, una victoria, un título

Redacción, 22 Feb. 2017.- Por emoción, por tristeza, por alegría, por enfado, por rabia... Las caras humanas cambian según el estado de ánimo. Hay rostros que son más susceptibles a la transformación, y otros, por el contrario, lo son menos.

Luego, por otro lado, puede ocurrir algo menos común: usar el rostro para que otros cambien sus sentimientos. Y esto es lo que hace precisamente Sergio Llull en determinados momentos. Siempre en el mismo espacio de tiempo. En los minutos más calientes. El eternamente último cuarto. Y es que, ¿quién no le tendría miedo a esta cara?

Llull destrozó la final en un último cuarto apoteósico (ACB Photo)

Cuando el menorquín enseña dientes no va en broma. Su corazón bombea con fuerza y la sangre acelera por sus venas. Sus músculos, a diferencia del resto de la humanidad, se relajan. Toca el 'pay day' y él es el jefe.

¿Pero como puede cambiar tanto el rumbo del partido? Por dos razones teóricamente sencillas y prácticamente dificilísimas. La primera, porque hace jugadas que, aunque solo muevan el resultado, son decisivas. La segunda, porque después de su rugido trastorna el comportamiento de toda la afición, de sus compañeros, de él mismo y, por si fuera poco, de un rival que se empequeñece por segundos.

¿Qué sienten sus compañeros?

  • Andrés Nocioni:

  • "Llull es increíble e incombustible, como siempre ha sido decisivo, ha hecho un partido a uno de los mejores niveles", comenta el argentino sobre el papel de su compañero. "Hace ganar títulos, es un jugador que nació para esto, nació para ganar y por eso mismo da ese plus", añadió.

    "Físicamente estuvo tremendo y cuando la energía falta él siempre saca un poco más, tiene una ambición y una fuerza que sinceramente son únicas", explicó el alero, diciendo además que "poco jugadores en el mundo pueden tener el hambre que tiene Sergio".

    Nocioni y Llull son la alegría viva (ACB Photo)

    A él, personalmente, le transmite "la tranquilidad de que va a dejar todo dentro de la cancha" y esa sensación le encanta, ya que quiere "jugadores que se agoten y que sufran tras los partidos y tras haber dado todo". Quiere espejos de su coraje: "Yo he hecho eso durante toda mi carrera y por eso me identifico con él, es como yo pero con muchísimo más talento y calidad".

  • Anthony Randolph:

  • El estadounidense parecía el claro MVP Movistar a falta de cuatro minutos para el final del partido contra el Valencia Basket pero, tras los últimos minutos, el base se apoderó de él gracias a su 'sprint' final. "No me importa mucho el premio al mejor jugador, solo quiero ganar como acabamos de hacer con la Copa del Rey, eso es todo lo que me importa", agregó.

    "Ha sido muy divertido verle jugar y ver las cosas que es capaz de hacer en la pista, ha sido una experiencia genial", dijo uno de los principales culpables de que los blancos terminaran levantando el título.

    El ala-pívot nacido en Würzburg, al igual que Nowitzki, tiene claro que Llull "es uno de los líderes junto a Felipe Reyes, que es el capitán, aunque hay muchos que pueden guiar la batalla".

    La expresividad de Llull, un clásico copero (ACB Photo)

  • Dontaye Draper:

  • El base americano, que ganó su segunda Copa del Rey con el club blanco en dos etapas diferentes, comentó que "ahora es mucho más maduro" que cuando estuvo por primera vez en el conjunto blanco, de hecho, "ahora este es su equipo".

    Su compañero le define como "un líder" y por ello todos tienen "mucha confianza en él": "Sabe cuándo es su momento, tanto anotando, como defendiendo o pasando, hace cualquier cosa para ayudar al equipo dejando todo lo que tiene en el parqué. Le encanta".

  • Gustavo Ayón:

  • El último MVP Movistar de la Copa del Rey también quiso hablar del menorquín. "Es un placer tenerle en el equipo como compañero, lejos de quitarme el premio, hay que felicitarle porque lo hizo gracias al equipo. Esto es así, es mi compañero y sea como sea lo principal es ganar".

    "Ha hecho un partidazo. Le gusta ese tipo de momentos y le encanta asumirlos", añadió el pívot mejicano. "Es su esencia, es su manera de jugar", siguió: "Coge la pelota en el momento donde quema y la mete, es lo que tiene y hay que agradecerle que esté con nosotros".

    Llull dobla el balón por línea de fondo (ACB Photo)

  • Rudy Fernández:

  • Es uno de los que más conocen el carácter de Sergio ya que llevan muchísimos años juntos, tanto en el Real Madrid como en la Selección Española: "Ya se puede ver, tiene muchísima sangre y jugadores como él incentivan tanto a aficiones como al equipo, ha sido clave para ser campeones. Asume riesgos y nosotros confiamos en que esos riesgos salgan bien".

    El escolta mallorquín le define como "un grandísimo jugador y el líder del equipo, que asume ese liderazgo en los momentos más importantes", además, quiso añadir que está "feliz porque Llull trabaja diariamente para ser un auténtico MVP".

    Y para acabar, el internacional dejó claro que "la lucha continua de este equipo se merece esta Copa y muchas más, son experiencias para vivir" y aunque dice que no han hecho "buenos partidos" lo han sacado adelante: "Es lo importante".

  • Jonas Maciulis:

  • El alero lituano explicó que "su actuación ha sido genial durante todo el campeonato", pero quiso especificar que "por supuesto sus dos o tres triples en el último cuarto fueron la clave para aguantar el marcador y ganar el partido".

    Llull corta la red (ACB Photo)

    Como el resto del equipo, Maciulis coincidió que Llull es el "líder y por eso quiere la pelota, es algo normal".

    Los rivales aún siguen buscando la vacuna

    Tras muchos años investigando, concretamente desde 2007, cuando empezó a verse cambios en su comportamiento, muchos han intentado encontrar soluciones a un problema que sabían que iría en aumento con los años.

    Y así ha sido. Desde entonces, sus transformaciones le han hecho ganar muchas batallas (cuatro Ligas Endesa, cinco Copas del Rey, tres Supercopas Endesa, una Euroliga y una Intercontinental) y nadie ha podido frenarlas.

    Quizás, en determinados momentos, las han suavizado, apaciguado o calmado, pero siempre temporalmente. Tras horas y horas de 'scouting' no han sabido acertar con la fórmula que mate su esencia. No hay vacuna Anti-Sergio Hulk.

    "No puedo creerlo", decía el científico al ver el cambio de Edward Norton en la película de 2008. Eso mismo han debido pensar tantos y tantos a lo largo de este ciclo. El último de ellos, el Valencia BC en esta última edición de la Copa del Rey al ver como el base blanco se iba convirtiendo en verde en los últimos minutos.

    "Ahora, ¡hágalo!", comentó Liv Tyler haciendo de Betty Ross para introducirle la vacuna y así aplacar sus intenciones. El mismo papel tenía Pedro Martínez en la final. El mismo objetivo de aplacar a la bestia. Por ello, pidió defensa y más defensa a sus jugadores, aunque de poco sirvió.

    Ya era demasiado tarde. Llull ya era Llull y todos conocemos el final de la historia...

    Llull, en un momento íntimo con los trofeos de Copa y MVP (ACB Photo)

    Álex Conde
    @AlexConde_R
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-