Artículo

El orgullo de San Pablo: 30 momentos, un viaje milenario
Del Puleva Granada al Herbalife Gran Canaria, de Amate a San Pablo, de Lockhart a Radicevic, del 89 a la actualidad. Viaja por la historia hispalense con 30 momentos ACB llenos de lágrimas, épica y orgullo

Redacción, 16 Mar. 2017.- Estaban los invitados listos, la música preparada y el homenaje a punto. El pasado domingo, todo funcionó en San Pablo menos el resultado final del equipo de casa, un Real Betis Energía Plus que no pudo celebrar su partido número mil en Liga Endesa con un triunfo contra el Herbalife Gran Canaria.

Sin embargo, la ocasión, el número redondo, esa mirada atrás, bien sirve para tomar perspectiva y ver todas las emociones vividas por un aficionado al baloncesto sevillano a lo largo de todos estos años. Cualquier ranking es injusto, incompleto y subjetivo, y más en el caso de un equipo que, desde su ascenso, ha jugado todas las temporadas en la élite sin excepción.

No obstante, en este listado intentantamos recopilar alguno de los momentos más simbólicos del club en Liga Endesa, con 30 partidos que intentan resumir un pasado en el el que no faltan nombres ilustres, sinsabores, gestas y lágrimas de todo tipo.

ACB Photo


I- El estreno: Puleva Granada 82 – Caja San Fernando 79 (1989-90)

Qué diferente parecía el mundo aquel 19 de septiembre del 89. ¡Ni había caído aún el Muro! Aquel día, martes, laborable, el Caja San Fernando debutaba en la élite. En solo dos temporadas desde su nacimiento, había aterrizado en ACB. Esa noche, en Granada, los hispalenses se sentían capaces de todo. Las alegrías recientes en Amate, el 1+1 de Jeelani para decidir en Gijón -con mirada al palco, entre tiro y tiro, para reclamar el dinero pactado-, el 3-0 al Syrius Patronato de Ellis. El soñado ascenso en mayo. Los amistosos posteriores (Yale, URSS…), tan dispares. Y aquel partido contra el Puleva en el que la ilusión se vistió de rabia. Rabia por perder 15 puntos de ventaja, por no saber parar a Grbovic, por ese 82-79 final que daría paso a una serie absolutamente negra de resultados. La primera vez no siempre es como nos contaron en las películas.

II- El triunfo inolvidable: Caja San Fernando 99 – Fórum 94 (1989-90)

Sí, la primera victoria tendría su hueco en esta sección. Fue un 77-65 frente al Caixa Ourense, con Bingenheimer y Chus Llano de líderes para frenar el nefasto balance inicial de 0-6. Sin embargo, quedó eclipsada por una alegría que llegó tan solo diez días después. Por uno de los mejores partidos de baloncesto que jamás se vieron en Sevilla. El colista recibía al líder. 1-7 de los hispalenses, 8-0 de los vallisoletanos. David contra Goliat, el nombre en clave de un tal Sabonis que, esa tarde, sumó 44 puntos y 11 rebotes. Su duelo con ‘Bingo’ fue colosal, con 35 para el americano. Una primera mitad mágica, remontada pucelana, el junior Morcillo gustándose contra Arvydas y Javier García jugando el partido de su vida, 8 triples incluidos. Uno de ellos, desequilibrado y heroico, para forzar la prórroga, donde el Caja San Fernando sentenció para delirio de la afición hispalense, que desde esa alegría, por fin, se sintió en la élite.



III- El primer derbi ganado: CSF 73 – Puleva Granada 63 (1989-90)

En esa jornada ocurrió de todo. El encuentro, marcado por la muerte de Fernando Martín aquel tristemente inolvidable 3 de diciembre del 89, supuso también el debut de Lockhart con la elástica cajista, un jugador que aún hoy lidera el ranking de puntos y rebotes en el club, además de ser el extranjero con más partidos. Sus 22 puntos y 7 rebotes, sin despeinarse, su mejor carta de presentación. Bingenheimer, otro americano mítico del que aún se recuerdan sus días sin salir de casa cuando estalló la Guerra del Golfo, ayudó con otros 17 puntos. Juntos lograron vencer por primera vez en tres años a un equipo andaluz. Aún el público era escaso, mas muy fiel. Y pasaban anécdotas como la de ese partido, en el que se jugó prácticamente a oscuras por la falta de iluminación del Palacio de Deportes.

IV- El niño maravilla: Mayoral Maristas 78 – CSF 75 (1989-90)

Qué curioso tener tu 9 colgado en lo más alto de San Pablo y haber debutado con un 13. Es el caso de Raúl Pérez, que se estrenó en el malagueño Carranque. Como si se tratara de un partido de 160 minutos, su debut tuvo cuatro partes, cada uno de los partidos de la serie frente al recordado equipo de los Smith. Raúl, nacido en Carmona y muy futbolero entonces, era un viejo anhelo de Pesquera, que le siguió muy de cerca en Coria del Río. Cuando se lesionó Javier García, apostó por él.

Foto ACB


Nadie le conocía, nadie podía imaginar que era tan bueno. En aquella eliminatoria, ganada por su equipo (3-1), promedió 11,5 puntos. Tiró 16 veces a canasta. Anotó 14, con 1/1 en triples en cada partido. Fue la forma de decirle a Sevilla que él sería un héroe allí. 327 después -tope histórico en el club-, camiseta retirada y hasta el orgullo de ser el primer canterano en convertirse en internacional, el niño de la casa se convirtió en leyenda.

V- El rugido de Amate: Caja San Fernando 68 – FC Barcelona 63 (1990-91)

El 2 de febrero de 1991, el tiempo pareció pararse en Amate, aquel pabellón angosto y con encanto que se alternaba con San Pablo en los primeros años. Llegaba el Barça de Maljkovic. El de Norris, Epi, Ortiz o Solozábal. El que cayó contra el Caja San Fernando en una de las primeras grandes victorias de prestigio de los hispalenses. ‘Bingo’ tirando al suelo a Norris con un mate de dibujos animados, Raúl Pérez desatando la locura con sus 15 puntos, 8 rebotes y 4 robos, Lockhart ejerciendo de estrella con otros 19. El triple ganador de Pérez, el tiro libre definitivo de Lafuente. El rugir de 4.000 aficionados, como se escribió en la crónica del ABC, acababan de contemplar al Caja San Fernando firmando ”la página más redonda de su corto historial deportivo. El Caja ya puede presumir de haberle ganado al Barça”. Meses más tarde, ambos se verían en la primera ronda de Playoff, estrenando los hispalenses el pabellón de Barcelona 92 y cayendo con la cabeza alta tras un 15-19 de balance en liga regular.

VI- La promesa de Pesquera: Pamesa Valencia 76 – CSF 83 (1991-92)

El equipo iba creciendo poco a poco, acercándose aún sin saberlo a su primera época dorada. Ya asentados en San Pablo, eran días en los que Raquel Revuelta -miss sevillana y anteriormente federada al basket en la ciudad- era homenajeada con el saque de honor o en los que cada triunfo parecía un obstáculo menos para la ansiada permanencia.



A finales de marzo, en La Fonteta valenciana, las cuentas del Caja San Fernando eran claras: un triunfo les daría la permanencia con una jornada de antelación. Y la ocurrencia de Pesquera fue fabulosa, como confesó años más tarde en el Diario de Sevilla: “Era muy difícil ganar allí, casi imposible, así que les prometí a mis jugadores que, si ganaban, les daría toda la Feria libre. Ganamos, claro, y dejamos sentenciada la salvación”. El premio merecía la pena.

VII- A un paso de semis: Estudiantes 97 – Caja San Fernando 86 (1992-93)

Resultó una temporada enorme, gigante, de principio a fin, con muchos momentos para recordar. El primer triunfo contra el Real Madrid (78-69), la mayor victoria histórica a domicilio (75-103 en Manresa), la racha de 9 triunfos seguidos entre noviembre y diciembre que puso al equipo revelación en 2ª plaza, la anécdota del triple de Lafuente en su propia canasta intentando salvar un balón o los 50 de valoración de Middleton, un americano absolutamente incombustible que pese a hablar más con señas que con palabras, sí se hacía escuchar en pista.

Ese año, por fin, el CSF pasó la barrera de octavos, con un 2-0 frente al Festina Andorra. Y en cuartos, una serie para recordar contra el Estudiantes Caja Postal, con derrota tras remontada colegial en el primero, exhibición de Pérez y los americanos para igualar la serie y la decepción del desempate, decidido por los 33 puntos de Cvjeticanin. La 5ª plaza era un éxito, sí, pero las semifinales -y la Liga Europea- habían quedado tan cerca…

VIII- Los 40 puntos de Jackson: CSF 104 - Fórum Valladolid 80 (1993-94)

Aún hoy es la mejor marca lograda en mil partidos por un jugador cajista. Se llamaba Brian Jackson, dejó su huella en el Real Madrid y en Huesca la Magia, tiraba como los ángeles y, aquel 6 de febrero logró un récord eterno, con una de las mejores primeras mitades que se vieron jamás en este país. Al descanso, Brian Jackson llegó con 30 puntos.

Foto Gigantes


Su enfrentamiento con Schmidt, apoteósico, se decantó para el estadounidense, con 40-31 en el balance entre ambos al término del partido. Metió 5 de sus 6 primeros triples para acabar con un 7/11 desde el exterior, además de un 9/11 en tiros de 2. El encuentro, dinamitado desde el inicio por la explosión de Brian, no tuvo más historia que la de su propio show.

IX- 50 minutos inolvidables: FC Barcelona 97 – CSF 92 (1993-94)

El Caja San Fernando pudo repetir clasificación europea después de eliminar al Baskonia en octavos. Por el camino, un tope ofensivo como local (114-87), justo antes de una serie agónica contra el Barça Banca Catalana. Ignorando en ese momento que el cuadro catalán se confirmaría, poco más tarde, en su más cruel verdugo, los jugadores cajistas salieron muy motivados en la Ciudad Condal y a punto estuvieron de adelantarse en la serie. Con 72-71 en el luminoso y sin más tiempo que jugar, Middleton tuvo la opción de la victoria… pero falló un tiro libre. Prórroga. Al final de esta, con 83-83, Jackson se la jugó. Falló. En el segundo tiempo extra, Epi rompió el partido y el Barça no perdonó, rematando al Caja San Fernando en San Pablo. Las semifinales quedaron otra vez tan cerca…

X- La revolución Scott: Joventut 77 – Caja San Fernando 90 (1995-96)

Después de una 94-95 gris, simbolizada con ese beso con sorna de Ansley a Pesquera tras la remontada imposible del Unicaja en Sevilla -vengada 16 años más tarde-, llegó Asa Petrovic dispuesto a llevar al equipo a lo más alto. “Tengo dinero para vivir dos vidas y vengo aquí para disfrutar. Os voy a defender a muerte pero no me la juguéis. El que tenga tiro y no se la juegue, al banco”, contó Raúl Pérez en El Correo sobre su discurso de presentación. Su método funcionó. Su pizarra funcionó. Y hasta cuando tiraba la chaqueta al suelo, los partidos cambiaban.



Su intuición le llevó a apostar por Richard Scott, que estaba en el equipo de EBA, tras la lesión de Marvin Alexander. El resultado, inimaginable. 35 puntos, 9 rebotes, 39 de valoración. Las crónicas preguntándose quién diablos era ese tipo que, en sus 5 partidos de prueba, lo siguió bordando. Acababa de encontrar la pieza que le faltaba para ser llegar a lo más alto. O casi.

XI- El gran bombazo: Caja San Fernando 90 – Real Madrid 86 (1995-96)

Todo funcionaba aquella temporada. Cómo las metíam Doblado y Pérez, cuánto trasmitía Montes. Y qué trío de americanos, con Scott, Kidd y un Anderson capaz de echarle sal a la sandía un día y de hacer 50 de valoración en Huesca al siguiente. Las colas para ver a ese Caja daban la vuelta al pabellón. Y más tras el bombazo en cuartos contra el Real Madrid, que ponía otra vez a los sevillanos a un paso de las semis.



Las imágenes se sucedían: la zona 2-3 para frenar a Arlauckas, el 3+1 de Raúl para sentenciar, los mates de Scott, los rebotes de Kidd, la sonrisa de Petrovic tras ganarle la partida a Obradovic y la sentencia en San Pablo, en una de las mayores catarsis colectivas que se recuerdan en Sevilla. Ese robo final a Antúnez, con canasta del de Carmona. Y la merecida, todos abrazados sabiendo que habían hecho historia, con Scott barriendo con la mopa y tirándola al techo en señal de victoria. Ya eran héroes.

XII- El orgullo del subcampeón: CSF 87 – FC Barcelona 93 (1995-96)

Ya de por sí, las semifinales merecerían otro apartado, con una serie intensísima frente al TDK, con victoria en el 5º partido después de un parcial de 8-24 para silenciar la caldera del Nou Congost y con el inolvidable Almeyda sentenciando el histórico pase a la final de los suyos, que se fueron a Port Aventura a celebrarlo. Ya en la final, el sueño no se pudo culminar, contra un Barça Banca Catalana intratable que sentenció por la vía rápida, con un 3-0 que no reflejó la igualdad de los 3 partidos, resueltos por una media de 6,6 puntos a favor de los barcelonistas. Aquel 2 de junio del 96, los 7.000 espectadores de San Pablo ovacionaron hasta quedarse sin voz a su equipo, que acababa de protagonizar una temporada de ensueño.

XIII- El aplauso a Pesquera: CSF 93 – Real Madrid 69 (1997-98)

Tras una temporada en la que no se pudo repetir el éxito del 96, con el paso del ilustre Donaldson por tierras hispalenses y un recordado debut en Liga Europea, la temporada 97-98 se presentaba muy ilusionante, con una gran apuesta por Salva Maldonado. Sin embargo, el equipo no funcionó y el técnico abandonó el club tras una destitución que dio mucho que hablar. Con el descenso asomando, se recurrió a un histórico para salvar el barco.



Los que estuvieron aquel día coinciden en afirmar que jamás se ovacionó tanto, antes de un partido, a un protagonista. Con San Pablo en pie y José Alberto en la banda, el equipo voló con el potente Real Madrid como víctima. El mejor partido del año, con 24 puntos de un Randy Woods que se lució (23 pt, 19 val. de media y 50 triples en total) en los 11 partidos que jugó como cajista. “La LEB supondría nuestra desaparición”, se dijo en la semana de su llegada. El equipo acabó salvado.

XIV- El alley-oop de Smith: CSF 76 - Lobos Caja Cantabria 75 (1998-99)

La era Javier Imbroda no pudo comenzar mejor. El melillense tuvo un estreno con morbo, en Ciudad Jardín, con victoria in extremis gracias a un tiro libre final de Kornegay. Al segundo partido, la historia se repitió, con un final más explosivo aún. El Lobos Caja Cantabria jugó aquel día como los ángeles y, a falta de 1,6 para el final, vencía por 74-75.



En ese instante, tras tiempo muerto, Salva Díez sacó de banda poniendo el balón muy arriba para que Mike Smith, caído del cielo para volver a ascender a él, transformara ese balón en mate. En victoria. En otro día para el recuerdo en San Pablo, que a la postre permitió el mejor inicio histórico hispalense, tras un 9-0 de inicio que le colocó en lo más alto de la tabla. Pintaba a año grande.

XV- El día de la polémica: CSF 69 – Fórum Valladolid 83 (1998-99)

En el verano del 97, el Caja no igualó la oferta del Fórum por Raúl Pérez y el mito cambió de colores. Cinco veces visitó San Pablo con su Fórum, cinco veces salió victorioso, en una maldición casi bíblica. Una de ellas dolió más que ninguna. En la Jornada 32, buscando la segunda plaza, el Caja San Fernando se encontró con un Pérez que volvió a dar un recital, con 22 puntos de todos los colores. Siempre a remolque, un par de decisiones arbitrales encendieron al público. Una falta a Pedro Fernández en el rebote fue muy protestada por Imbroda, que recibió técnica. Cuando el técnico estaba más calmado, o eso le pareció al público, le volvieron a señalar técnica. Descalificante. Se lió la mundial, con los aficionados tirando a la pista una especie de manos hinchables de dedos gigantes, de Supercable. El encuentro más tenso y polémico que esa cancha vio jamás.

XVI- Por la puerta grande: CSF 72 – Real Madrid Teka 58 (1998-99)

Qué año más bonito para ser seguidor del Caja. Tres americanos imparables, una Copa brillante, con la espina clavada de la lesión de Turner cuando el equipo llegó a mandar por 10 puntos frente al Baskonia en la final. Una defensa que asfixiaba a cualquier ataque. 25 victorias y 9 derrotas, el mejor balance de los sevillanos en la élite. Y un éxtasis en semifinales que aún hace estremecerse al más frío de sus aficionados. Tras un 3-2 agónico en cuartos contra el Pamesa, el equipo de Imbroda se plantó sin complejos en la cancha del Real Madrid para ganar los dos primeros partidos como visitantes. Inolvidable el triple final de Nacho Romero en el segundo.



El primer match-ball lo salvó el conjunto blanco pero el segundo, en otro de esos ambientes más salvajes que San Pablo pudo ver, acabó en fiesta. Los puntos de Turner, las gesticulaciones de Imbroda, el mate definitivo de Kornegay, el bote final del propio André, los saltos de Jerónimo, que nació un 12 de mayo y ahora encara la mayoría de edad. Otra ronda de abrazos, otro show de Scott -esta vez subido a la mesa de anotadores, cantando con el micro ¡Cómo me gusta el Caja San Fernando!”, otro momento muy dulce que ni siquiera el 3-0 barcelonista en la final pudo empañar.

XVII- Remontando a Gasol: CSF 72 – FC Barcelona 67 (2000-01)

Después de que el Baskonia rompiera de forma abrupta en cuartos (1-3) el anhelo de regresar a una final, los cajistas hicieron borrón y cuenta nueva antes del curso que abriría el nuevo milenio. Un 16 de diciembre del año 2000, en el penúltimo partido del siglo en San Pablo, los de Sevilla se dieron un homenaje contra un grandísimo Barça que venía de 10 victorias seguidas y que acabó siendo campeón de Liga y Copa. El Barça de Pau Gasol, que fue el mejor de los suyos, con 19 puntos y 9 rebotes. Y de un Jasikevicius que vivió una pesadilla en el peor día de su carrera, con 13 pérdidas. Con 16 puntos abajo (22-38), el CSF remontó en un tercer cuarto mágico y redondeó su gran día en el último de la mano de Schutte y Cattalini. Pau, presente aunque sin minutos en el título ganado dos años antes, nunca supo lo que es ganar en San Pablo, con dos derrotas en sus dos visitas.

XVIII- La motivación de Elson: CSF 93 – FC Barcelona 82 (2002-03)

El proyecto de Crespi en la 2001-02 fue fallido, con la pareja Granger-Brewer para el recuerdo. Al año siguiente, con Arazana al mando, el equipo se movió por impulsos. Capaz de ganar en Madrid o, semanas más tarde en casa contra el Barça, con un partido de otra época de Elson frente a su ex: 27 puntos (12/14 T2), 21 rebotes (10 ofensivos), 46 de valoración. Una de las mejores actuaciones individuales en la historia de la Liga Endesa.

Foto EFE


Poco consuelo para una temporada con un final que resume bien el infortunio histórico que tuvo este club en ocasiones claves: para ir a Playoff necesitaba una carambola de resultados acompañado de victoria suya en casa contra el Lucentum. Se dieron todos los resultados, todos, uno a uno… y el CSF cayó por 75-83 frente a los alicantinos, quedándose sin gloria. Eso sí, una curiosidad de ese curso, el “pierde paga” que alivió los días más grises. Una iniciativa con un funcionamiento muy sencillo: si el equipo perdía, podría ir gratis al siguiente choque. Así dolía menos.

XIX- La gran remontada: Plus Pujol Lleida 81 - CSF 88 (2004-05)

El cuadro sevillano había celebrado a lo grande una remontada en la 2003-04, con un 0-9 final en minuto y medio para ganar en Gran Canaria de la mano de Slanina. Vaya muñeca la suya. Sin embargo, lo vivido con Perasovic en el banquillo lo superó. Y Petrovic, viejo héroe, lo sufrió desde el banquillo rival. Aquel partido, en el ecuador del tercer cuarto, los de casa ganaban por un aplastante 53-33. A partir de ahí, la locura, de la mano de una gran zona de 'Peras'. Slanina marcando triples, Roe luciéndose en la zona, Cherry poniendo la puntilla. A 3 minutos del final se consumó la remontada, tras un 2+1 del carismático Lou Roe. El parcial, en menos de 15 minutos, llegó a ser... ¡de 17-46!

XX- El triunfo más aplastante: CSF 97 - Unelco Tenerife 56 (2004-05)

No fue el día más emocionante, ni el más recordado. Ni siquiera el mejor partido de los hispalenses. Pero, 12 temporadas después, el récord sigue vigente. El Unelco Tenerife, la víctima. Y eso que los insulares, a mitad de segundo cuarto, estaban totalmente en el partido (31-28). Un 12-0 cambió el encuentro de arriba a abajo y, desde el descanso, a los de Perasovic les entró todo. 23 puntos de Panko, 21 de Roe, 16 de Slanina y rentas de hasta 45 puntos, que acabaron siendo de 41, con el 97-56 final.

XXI- El ángel de Oliver: CSF 84 – Ricoh Manresa 86 (2005-06)

De entre las miles de canastas recibidas en San Pablo, una dolió más que ninguna. Por su fondo, por su forma, porque aún no tiene explicación. El equipo estaba mal, con 5 derrotas seguidas y la palabra crisis repitiéndose en los medios. En un choque muy sufrido contra Manresa, los locales parecían cantar victoria a falta de minuto y medio, con 8 de ventaja. Hubo reacción visitante, poniéndose a 2 puntos antes del saque de fondo final, absolutamente a la desesperada.



El balón le llegó a Oliver, seguramente el único de todas las personas presentes en ese instante que pensó que era posible. Su tiro, absolutamente forzado y desequilibrado, sin ángulo desde la esquina, acabó entrando de forma milagrosa. “Tiré como pude, fue como si un ángel la llevara al aro”, comentó el base. El tropiezo hizo tanto daño que hubo tres derrotas más y el descenso empezó a ser más que una hipótesis.

XXII- Otra demostración de fe: Real Madrid 86 – CSF 90 (2005-06)

Sin salir de esa temporada, otra remontada para el recuerdo. El Caja había frenado la dinámica de derrotas con dos triunfos esenciales para acercarse a la permanencia, que acabó certificando de la forma más inesperada. Porque nadie pensó en ganar aquel partido cuando el resultado marcaba un 42-23 en el primer tiempo para los madridistas. La reunión de los capitanes, unas semanas antes, transformó al equipo, que se llenó de fe para ir a por aquel partido. Se metieron en el choque y, con un triple de Marco y una canasta heroica de Longin, forzaron la prórroga, donde no tuvieron piedad del Real Madrid. Resultó un triunfo vital para seguir en la élite.

XXIII- Locura en Vistalegre: Real Madrid 109 – Cajasol 116 (2008-09)

Los proyectos se sucedían sin demasiado éxito y ni el cambio de denominación cambió el rumbo. La célebre polémica de Manel Comas y Alexander con tres letras –NAF- que dieron mucho que hablar, la ilusión sin suerte de Magnano, el regreso del propio Comas para resucitar al equipo en la 2007-08. Para colmo, el conjunto empezó la nueva temporada con 4 derrotas seguidas. Bennett retirándose por sorpresa y Comas señalando a Savanovic e Ivic“no tienen nivel ACB”- justo antes de la visita al Real Madrid.

Foto EFE


El Cajasol firmó uno de sus grandes encuentros históricos -otra vez frente a un grande, un clásico en esta recopilación de momentos- sin avisar previamente, ganando en la prórroga por un 109-116 más propio de otros tiempos. Y, para completarlo, la anécdota relatada por Comas de que un hombre vestido de paisano le enseñó una placa de policía y le amenazó con detenerle tras una patada del entrenador a una botella de agua. Todo de locos. Aún hoy es el partido con más puntos que disputó el club sevillano, además de ser la máxima anotación histórica del equipo. Y, sin embargo, sirvió de tan poco…

XXIV- Héroe Tucker: Pamesa Valencia 89 – Cajasol 98 (2008-09)

Poco efecto tuvo aquella gran victoria en la capital en un equipo que, tras las primeras 14 jornadas, presentaba un 2-14 que olía a descenso. Los cambios funcionaron. Pedro Martínez dio con la tecla, Caner-Medley y Rey le dieron otra dimensión al juego interior y, brillando con luz propia, Clay Tucker se vistió de héroe con un sprint final brillante para salvar la categoría. 16 puntos en su presentación en Vitoria. 18 a Bilbao Basket, 22 al Joventut. Dos tiros libres con el reloj a cero para ganarle al CB Murcia, sin que ya quedaran uñas en San Pablo por cortar de los nervios. Y, por encima de todo, su exhibición absoluta en La Fonteta. Aquel día, Tucker sumó 9/14 en tiros de 2, 4/6 en triples y 7/8 en tiros libres. 37 puntos, 39 de valoración y una victoria que acabó resultando fundamental. De ahí al final hubo más shows de Clay, con la permanencia ya en el bolsillo, salvándose el Cajasol dos jornadas antes del final de temporada. ¡Con un 2-14 en enero!

XXV- Otra vez entre los grandes: Real Madrid 60 – Cajasol 66 (2009-10)

En diez años pasan muchas cosas. Amores que van y vienen, niños que crecen, trabajos nuevos. Sin embargo, en toda una década, los de Sevilla no habían logrado volver a estar entre los 8 grandes. Plaza lo cambió todo, dejando su huella en Sevilla desde el primer día. En una temporada rara, que empezó en el pabellón de Dos Hermanas por un espectáculo Disney, esa 2009-10 tuvo picos muy altos en cuanto a juego y actuaciones individuales, como aquellos 40 de valoración en 20 minutos de Savanovic contra el Obra. Tras concluir sexto, con 19-15 de balance, el Real Madrid parecía un rival inaccesible.

ACB Photo/ D.R. Anchuelo


Sin embargo, aquel 20 de mayo de 2010, el Cajasol rozó la gloria en la capital, con Plaza luciéndose contra su ex. 19 puntos de Savanovic, 14 de Kirksay, la puntilla de Miso. Como en el 96, también en cuartos, los sevillanos tuvieron la opción de sentenciar en casa su pase a semifinales. Esta vez, el Real Madrid ofreció su mejor versión en San Pablo para igualar la serie, con un gran Garbajosa, y acabar rematando en su propia cancha. Había estado muy cerca. Pero habían estado. Y eso era tan esencial…

XXVI- La fe de un año histórico: Cajasol 82 – Unicaja 77 (2010-11)

La 2010-11 siempre será la campaña de la final europea del Cajasol, que enamoró en el viejo continente. Aquel 27-62 al descanso en Berlín -aún tiene pesadillas el Alba-, en la mejor primera parte del club en su historia. El ambientazo contra Budivelnik, el sueño de la Final Four, las lágrimas de orgullo en Treviso. En Liga Endesa los resultados no acompañaron tanto pero la actitud y la fe se contagió por igual. Pocos ejemplos mejores que aquel derbi a finales de febrero frente al Unicaja, con los malagueños ganando por 7 (66-73) ya en el último minuto.



Todo estaba a punto de cambiar. Paul Davis hizo el 2+1, fallando el adicional. El balón acabó en las manos de Bullock que convirtió el triple. A continuación, Kirksay se tiró al suelo para robar un balón y Calloway ponía por delante a lo suyos con un 8-0 en 25 segundos. El pabellón se caía. ¡Pasos de McIntyre! Dos tiros libres de Urtasun y un 10-0 que acabó siendo un 16-6 en ese minuto final para la historia. Pocas veces se ha celebrado más una remontada en casa. Ese equipo transmitió siempre.

XXVII- Los jóvenes de Aíto: Cajasol 84 - Valencia Basket 78 (2013-14)

El 21-22 de Paul Davis en un partido, el cambio de denominación a Banca Cívica para regresar a Cajasol, las semis coperas en 2012… eran tiempos ajetreados en Sevilla durante la transición Plaza-Aíto. García Reneses, en una primera temporada muy complicada, apostó por los jóvenes en la 2012-13, aunque los frutos se pudieron ver en una 2013-14 con un final que pocos imaginaron. Los jóvenes talentos del club, con un técnico que confiaba ciegamente en ellos, explotaron en la última parte del curso y pobre de aquel que estuviera por delante.



El descaro de Satoransky, los mates de un Porzingis que parecía por momentos el Pau de Barcelona, el crecimiento de Sastre y Radicevic, la evolución de Willy Hernangómez. Un mate de Landry contra la Penya, sobre la bocina, metió al Cajasol en cuartos. Y solo un Valencia Basket soberbio pudo frenarle, no sin antes sufrir mucho. El 1-1 en San Pablo fue apoteósico y la derrota final en Valencia, una de las más dignas que se recuerdan en Playoff, tras una serie llena de momentos espectaculares: alley-oops, mates, triples imposibles y un desparpajo con el más puro sello Aíto.

XXVIII- El boom Willy: Baloncesto Sevilla 85 – FC Barcelona 74 (2014-15)

Otro cambio de denominación, de proyecto, de rumbo. Y una temporada en la que el buen sabor de boca del año anterior no tuvo continuidad. Pese a todo, un día marcado en rojo por un jugador y por cada testigo de su proeza. Se llama Willy Hernangómez, hoy empieza a ganarse la titularidad en los Knicks y un 7 de diciembre de 2014 tocó el cielo contra el FC Barcelona. 29 puntos, 13 rebotes, 43 de valoración, tope absoluto histórico para cualquier jugador de su edad.



La mejor valoración en la última década en Sevilla desde los 45 de Roe, la mayor exhibición contra el Barça desde los 43 de Elson, el 16º nacional en era ACB en firmar algo de esas características. Y con sus padres en la grada viéndole. Pocas alegrías habría más en un curso muy, muy duro.

XXIX- #SevillaNoSeRinde: GBC 67 – Baloncesto Sevilla 69 (2014-15)

En los tiempos más duros, en mitad de la polémica, de las hipótesis sobre el futuro y de los malos resultados, una campaña surgió de forma espontánea entre los auténticos protagonistas de esta historia de los mil partidos: los aficionados. Los que más sufrieron, los que más celebraron, los que más animaron. Los que no se fueron. La campaña #SevillaNoSeRinde se extendió mucho más allá de las orillas del Guadalquivir. Un trending topic constante en Twitter y una movilización nacional que contagió al equipo, muy mejorado desde la llegada de Luis Casimiro. Con San Pablo convertido en caldera, tocaba no fallar fuera. Y no se hizo frente al Gipuzkoa Basket. En otro partido tan emocionante como poco vistoso, la prórroga parecía inevitable cuando Hernangómez apareció, a falta de 4 segundos, para machacar y dar la llave de la salvación, justo antes de un verano en el que el baloncesto hispalense volvió a hacer historia, con tope ACB en un draft: Porzingis, Radicevic… y el propio héroe Hernangómez.

XXX- El partido mil: Real Betis Energía Plus 70 – Herbalife GC 89 (2016-17)

De la pista a los despachos. El futuro del baloncesto en Sevilla se jugó fuera de la cancha durante el pasado verano. Atrás quedaba una temporada sólida de mano de Luis Casimiro, con salvación sin apuros y momentos grandes como el marzo mágico de Nachbar. Los rumores se disparaban hasta que, el pasado 21 de julio, se confirmó la mejor de las noticias. En un día ya histórico, el club pudo continuar por medio de la alianza entre Real Betis y Energía Plus.



Ya con el balón en juego, la afición volvió a ilusionarse en Navidades con un conjunto capaz de vencer al Real Madrid -máxima recaudación histórica- y al Unicaja en cuestión de días, recuperando por momentos sensaciones de los tiempos dorados. Sin embargo, desde la alegría en el derbi, el club encajó 6 derrotas consecutivas y ni siquiera el esperado aniversario, frente al Herbalife Gran Canaria, pudo evitar la séptima. Pese a todo, en un día en el que no faltaron los Pesquera, Pérez, Doblado, Llano, Lafuente o Morate, en el que la camiseta del ascenso volvió a verse tan bella sobre el parqué de San Pablo, tocaba mirar al pasado para llenarse de orgullo y de sentimiento cajista para retomar fuerzas en la nueva batalla: mantenerse en la élite.

Son 28 años seguidos en Liga Endesa, son 30 años para sentirse orgullosos. Son 30 momentos para recordar, para emocionarse, para volver a creer. La pasión de una ciudad. El orgullo de San Pablo.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con C.D.B. Sevilla S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-