Artículo

El MoraBanc Andorra celebra el Dia de las Leyendas este domingo
Este domingo el MoraBanc Andorra vestirá con una camiseta retro para homenajear a uno de los equipos más importantes de la historia del club, el de 1985/86

Camiseta retro (MoraBanc Andorra)

Andorra, 30 Mar. 2017.- El domingo homenajeamos uno de los equipos más importantes de la historia del club, el de la temporada 1985/86, “el primero que nos hizo soñar en colores” en palabras del presidente del club, Gorka Aixàs, en la rueda de prensa de presentación del partido que ha tenido lugar esta mañana. Aixàs compareció acompañado de dos de los jugadores de aquel equipo Jaume Guri y Quim Colom. “Ellos fueron en buena parte responsables de que 8 años después el club lograra el primer ascenso ACB, el segundo lo seguimos disfrutando y esperamos que por muchos años. De hecho, uno de los integrantes de aquel equipo del 1986, Carlos Farfán, llegó a jugar en la ACB y quizás fue el primer ídolo que tuvo el baloncesto andorrano", explicó Aixàs que lo ha completado exponiendo que "hoy me acompañan el Quim Colom y el Jaume Guri, que me ayuda mucho que estén aquí por otro elemento que quisiera comentar. Uno de los hijos de Quim, el Guille, es ahora uno de los integrantes del primer equipo. La hija de Jaume, Claudia ha sido jugadora de baloncesto y actualmente es una de las mejores atletas del país. El hijo del Pepe Peral, Alex, juega al júnior actualmente y ya está entrenando con el Senior B. El hijo de Miquel Viñas, el Cerni, es jugador de nuestra base y Albert Farfán, el hijo de Carlos, actualmente no juega el club pero es uno de los referentes de la selección andorrana“.

Quim Colom y Jaume Guri han querido “agradecer el gesto del club, será bonito que celebrar aquella temporada y volver a estar todos juntos”.

El BCA de la temporada 1985-86 se proclamó campeón de España de segunda división y consiguió de esta manera el ascenso a la Primera división B, que entonces era la segunda categoría del baloncesto español. Este ascenso dio paso al profesionalismo en el club. Los años 80 fueron los del boom del baloncesto español en cuanto a repercusión mediática y aquel paso adelante del club fue muy celebrado por los aficionados. La sala de fiestas de Escaldes-Engordany se quedó pequeña y se tuvo que emigrar primero al Lyceu Condes de Foix y luego en el magnífico pabellón de Escaldes.
Aquel equipo 85-86 pivotaba en torno al talento de algunos jugadores que ya habían tenido experiencia en categorías superiores y que, por circunstancias y habilidad de la directiva de Eduard Molné y del director deportivo Juan Todolí, terminaron jugando en el Principado . Fue un equipo experto que fue capaz de apretar el acelerador cuando fue necesario. Pedro “Perico” Práxedes llegó directo de la primera división (la máxima antes de la ACB) y era un auténtico gladiador dispuesto a lo que hiciera falta. Carlos Farfán era un jugador que estaba para mucho más que la segunda división y que acabó siendo el máximo anotador con más de 23 puntos por partido. Farfán quizá fue el primer ídolo de los seguidores de baloncesto de Andorra y terminó jugando en la ACB con el Festina viniendo de segunda división. Quim Colom era una maravilla de base para la categoría con una visión de juego privilegiada y grandes condiciones para el espectáculo. Miquel Viñas también acreditaba mucha clase en cada partido, la que le había llevado a jugar también en primera división. Viñas era un ala-pívot estilo Andrés Jiménez, más pequeño pero potente y determinante en la categoría. Pep Silvestre era una moto y daba el contrapunto perfecto a Colón, gran físico y buena lectura de juego. Alfonso Oleart era una metralleta desde los 6.25, un gran especialista y un ganador que no escondía si el partido se ponía Leiger. Alfonso Ballús era un escolta de aquellos que ahora llamarían combo-guard porque también podía subir el balón. Sin ser el referente siempre, Ballús, solucionó más de un partido y más de dos. Pepe Peral aportaba suelta cesta la solidez del pivote de toda la vida, de los que no mueves fácilmente bajo canasta. La increíble capacidad atlética de Rafa Cubas (sus mates eran largamente celebradas por los aficionados) era uno de los atractivos máximos por los espectadores que iban a la sala de fiestas. En el caso de Cubas los calentamientos ya eran un espectáculo. Y mención especial merecen los dos andorranos del equipo. El siempre presente Jaume Guri (un pívot que no paró de mejorar durante su carrera y que terminó jugando minutos de calidad a 1B) y el más breve pero en aquellos momentos con mucha proyección, Josep Vives. En las imágenes de las fases de ascenso también aparece Patxi Viladrosa, el junior de más talento de la base en aquellos momentos y que formó parte del equipo que ganó el campeonato de España.

En el banquillo, al equipo lo subió Joan Maria Gavaldà, a posteriori entrenador ACB pero que en aquella época estaba casi empezando. Gavaldà, desde hace tiempo el presidente de la Asociación de entrenadores españoles, cogió el equipo en febrero por la destitución de Pere Guiu. El equipo estaba hecho para subir (el año anterior ya había estado a punto) y las cosas se iban complicando. La directiva optó por sustituir el entrenador y el récord de Gavaldà no es fácil de igualar. Lo ganó todo. 20 partidos seguidos entre liga regular y las fases del campeonato de España en Badajoz.
MoraBanc Andorra


Últimos artículos relacionados con Basquet Club Andorra SA
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-