Artículo

Euroliga Femenina: Dobles parejas para alzar un título
La Euroliga femenina se decide este fin de semana. Los cuatro mejores equipos del continente se disputan en la Final Four el título continental y en tres de ellos habrá una doble presencia española. Alba Torrens, Sancho Lyttle, Anna Cruz, Lucas Mondelo, Laia Palau y Marta Xargay dejarán de lado su amistad para conquistar Europa

Redacción, 13 Abr. 2017.- Después de varias probaturas y vaivenes organizativos, parece que la Euroliga Femenina consolida su campeonato final bajo el formato de Final Four. El abaratamiento de costes y el impacto mediático encuentran en este sistema de semifinales y final (a imagen y semejanza de la competición masculina) su mejor resultado. Bajo él, los cuatro mejores equipos del continente volverán a pelear por el centro europeo en un intenso fin de semana que arranca este viernes de pasión.

Ekaterimburgo ejerce de anfitrión y es, además, el vigente campeón de la competición por lo que todos los focos de atención y las casas de apuestas apuntan al superequipo ruso de Alba Torrens y Sancho Lyttle como gran candidato al título.

Sin embargo, no será fácil porque en la otra semifinal estará Dynamo Kursk quien, bajo la batuta de Lucas Mondelo en el banco y Anna Cruz en pista, es un aspirante con legitimas aspiraciones a dar muchos dolores de cabeza y que ya le ha batido en liga rusa.

Quizá con menos cartel de contendientes al título pero con opciones a sorprender llegan el Fenerbahçe (que ha cambiado de entrenador) y USK Praga que cuenta con Laia Palau (máxima asistente de Euroliga con una media de 7,5 pases de canasta por encuentro) y Marta Xargay como principales baluartes. Las españolas garantizan carácter competitivo hasta el final y dan un punto de imprevisibilidad a las checas.

(Foto FIBA/Paolo Marcato)

Fenerbahçe - UMMC Ekaterimburgo

Cuatro años hace que no se cruzan estos dos equipos que históricamente ha dominado el continente en el siglo XXI. Mayor presencia ganadora para un Ekaterimburgo que ha encontrado estabilidad con Olaf Lange en el banquillo y una columna vertebral donde cuenta con la mejor jugadora del mundo, Diana Taurasi (segunda anotadora de la competición con 18,3 puntos de media), la mejor jugadora de Europa, Alba Torrens, y las dos pívots más determinante en el baloncesto FIBA: Brittney Griner y Sancho Lyttle. Ni siquiera la salida del equipo de Candace Parker merma el potencial del gran favorito a la competición.

UMMC Ekaterimburgo llega a la cita que cada año marca en el calendario y que define el éxito o fracaso en su temporada en un gran estado de forma y con la única derrota en Euroliga cosechada en Salamanca en la jornada inaugural... allá por el mes de octubre. Desde entonces 15 victorias seguidas y muchas de ellas de manera incontestable (batió a familia Schio en cuartos por una media de 40 puntos y promediando un ataque de 97 puntos).

“Llegamos a la Fina Four en un buen momento. Creo que hemos realizado una buena y consistente fase regular y buenos partidos de cuartos de final, mostrando un buen juego. Al final este era el objetivo a principio de temporada: clasificarnos para la Final Four y luchar por el título. Ahora llega el momento de mostrar nuestra mejor versión en todos los aspectos del juego para conseguirlo”, señala Alba Torrens quien es una de las principales estrellas de un equipo cuyos números asombran.

Aparte de su marca ganadora, Ekaterimburgo es el máximo anotador (86,5 puntos por partido), el que mejor lanza (51,1% en tiros de campo), el que más asistencia da (21,3), más tapona (4,4) y menos balones pierde (11,9) en Euroliga. El equipo ruso es, en definitiva, una perfecta máquina ofensiva que bate a sus rivales por una media de 23,1 puntos.

Con estos antecedentes a nadie se le escapa que Ekaterimburgo es quien más papeletas tiene para levantar el trofeo el domingo sin que ello altere las emociones del equipo. “Cuando estas en un equipo como Ekaterimburgo siempre hay presión, no importa donde juegues. El objetivo del equipo es ganar. Ser el equipo anfitrión siempre es especial y creo que es positivo jugar en casa con nuestra afición y en un ambiente a nuestro favor”, comenta una Torrens que resalta “el esfuerzo y el buen trabajo del club por organizar la final a cuatro”.

Pero si los números en ataque asustan, atrás también es un equipo que intimida. Quizá sólo un pero: el rebote. Es el equipo de los cuatro presentes que peor rebotea, aunque eso no ha sido impedimento para lograr que esta temporada sólo dos equipos (Perfumerías Avenida y Nadezhda) les hayan anotado 70 o más puntos y que, por el contrario, dos equipos se quedaran en menos de 50 puntos. Impresionante.

“Somos un plantilla con talento, una rotación larga y tenemos físico en la pintura”, reconoce Alba. La alero es la cuarta anotadora del equipo con 9,2 puntos y, en su tercera temporada aspira a repetir título; el que sería el cuarto en su palmarés tras ganar con Perfumerías Avenida, Galatasaray y Ekaterimburgo.

Pese a toda la avalancha de cifras su favor, Alba sabe que los números no juegan y “a un partido hay que salir muy concentradas desde el inicio y demostrar en la pista nuestro potencial. Ganas, ilusión y ambición por revalidar el título no faltan”, enfatiza.

Delante estará Fenerbahçe un equipo quizá con menos potencial que otros años, pero que cuenta con un equilibrio interior más fuerte, una gran tiradora como Alexandria Quigley (14,6 puntos con) y, sobre todo, la polivalencia de Candace Parker (15,7 puntos, 4,7 rebotes y 1,7 asistencia). La ex jugadora de Ekaterimburgo es la principal amenaza para las rusas y eso no se le escapa a Torrens. “Candace Parker es una grandísima jugadora y ha demostrado ser una de las mejores jugadoras del mundo”, destaca una alero que avisa: “nos centraremos en nuestra defensa e intentar que no juegue cómoda en ningún momento. Sabemos de su potencial para impactar en cualquier momento del partido y de cualquier posición”.

En la alero americana están puestas muchas de las esperanzas de un equipo al que ya no entrena George Dikeoulakos. El Fenerbahce cambió recientemente de entrenador y llega a la Final Four con el joven Firat Okul al mando. Pese al cambio, el equipo se mantendrá fiel a un esquema de juego que le hace peligroso con otra vieja conocida de Ekaterimburgo como Sandrine Gruda y la americana Jantel Lavender como peligros interiores. "Sabemos del talento ofensivo de Fenerbache, pueden anotar en todas las posiciones y facetas del juego. Tendremos que hacer un gran trabajo de equipo en defensa, es una de las claves del partido" advierte, Alba Torrens.

(Foto FIBA)

Dynamo Kursk – USK Praga

Con la alegría de no enfrentarse al ogro ruso, pero recelosas de su rival en semifinal, se pueden encontrar las jugadoras de Dynamo Kursk y USK Praga. Dos proyectos distintos que convergen en una semifinal que será histórica para cualquiera de los dos equipos. Para el equipo checo es la consolidación de una trayectoria grande que le hizo ser campeón de Europa hace dos años; para las de Kursk es dar ese paso adelante en la ambición de crecer con la que partió este año la entidad rusa.

Dynamo Kursk quería ser grande y este verano apostó por ese gurú de los títulos que es Lucas Mondelo. El técnico español aglutina un palmarés envidiable y su capacidad para atraer el éxito a sus equipos le hizo ser la auténtica apuesta ganadora de Kursk. De momento, ha alcanzado la Final Four y jugará la final de la liga rusa con el factor pista a su favor.

En el regreso a Europa tras su periplo en China, Mondelo reconoce que “volver a Europa después de cuatro años en China era un gran reto e ilusión, y alcanzar la Final Four el primer año es un gran orgullo”. Además de lo conseguido en Euroliga, el técnico realza el valor de “conseguir acabar primeras en liga con Kursk por primera vez en su historia y jugar la primera final de la liga rusa es un doble motivo de satisfacción”. Bajo su sabia dirección, el equipo se ha configurado como la gran alternativa al título y llega a la Final Four invicto en Europa. Quizá sin la exhuberancia numérica de Ekaterimburgo, pero el 16-0 de Kursk esconde la solidez que ha dotado Mondelo a un equipo con estrellas como Nnemkadi Ogwumike (15,5 puntos y 10,5 rebotes por partido siendo la máxima reboteadora de la competición), Angel McCoughtry (16,4 puntos), pero que, por encima de todo. es un bloque sólido con talentos como el de Anna Cruz, la joven Maria Vadeeva, Ephifany Prince o Kirillova. Como equipo, Dynamo es el segundo en anotación (79,8 puntos), primero en rebotes (40,3) y segundo en asistencias (20,5).

Así las cosas, no se puede esconder el optimismo con el que el equipo llega a semifinales, aunque también consciente de que todo lo hecho hasta ahora de poco valdrá en un mal día. “Si a principios de temporada nos hubieran preguntado por cómo quería llegar, hubiera dicho que como estamos ahora: con el equipo en buen ritmo, buena dinámica de grupo, cohesionado, sin lesiones y físicamente bien. Lo que pasa es que ahora, que estamos clasificados, se empieza otra vez y todo lo que se ha hecho antes sólo sirve para llegar. Ahora toca empezar de nuevo y jugárselo a un partido ¿Estamos suficientemente bien? No lo sé, pero sí sé que el equipo está en condiciones óptimas de afrontar este reto”, confiesa Mondelo.

Enfrente estará el equipo de Praga, un conjunto con una trayectoria más irregular pero que llega en crecimiento gracias a la sorpresiva victoria en cuartos remontando en la pista de Nadezhda. “Creo que estamos bien, hemos tenido partidos de liga checa para coger otra vez el ritmo después de las eliminatorias, y creo que llegamos sabiendo que hemos hecho el trabajo y preparadas para competir”, declara Marta Xargay.

La española no estuvo en el título conquistado hace dos años pero sabe de la exigencia de un equipo que no quiere dejar la oportunidad de volver a sorprender a Europa, ahora lejos de su fortín checo. “Ganar fuera de casa siempre es más difícil, pero a la vez es quitarnos un poco de presión, incide.

Sin embargo, no va a ser nada fácil porque Kursk llega confiado en su posibilidades y sabedor de la calidad de un juego que siempre es imprevisible con Lucas Mondelo en el banquillo. El técnico es uno de los grandes puntos de interés de una semifinal que juntará al 25% de la selección española a la que tanto esplendor ha dado el técnico catalán. Para Xargay, tener que medirse al que fue su entrenador en Salamanca y ahora seleccionador es un aliciente añadido aunque no se atreve a decir si eso les puede ayudar a encarar la mejor forma de batirle. “Es verdad que lo conocemos, y como lo conocemos tan bien siempre tiene algo por ahí escondido”, bromea.

(Foto FIBA)

La realidad es que los antecedentes no favorecen a Praga quien perdió los dos partidos de liga regular, el último en casa y por 24 puntos de diferencia. Pese a ello, Lucas Mondelo no se fía del rival y espera un partido “igualado. Estamos igualados en plantilla y ellas suman a Dupree y Elhotova, quien había estado fuera por maternidad. Con ellas dos todavía estará más igualado. El partido me sorprendería que se rompiera para uno u otro lado y se parecerá al de casa que ganamos por tres puntos. En el de Praga hicimos muy bien las cosas, pero ellas jugaron el peor partido del año. Fue un accidente y no fue verdad. Será igualado como el primero y espero que también caiga de nuestro lado”, señala.

Clave para dilucidar el vencedor será la defensa y el control del rebote. Xargay así lo destaca al asegurar que “tenemos que estar muy bien en defensa, y en ataque jugar a nuestro juego. En las eliminatorias creo que sacamos garra y eso es lo que tenemos que hacer: estar muy bien en defensa como equipo y dominar el rebote; en ataque estar tranquilas”. Mondelo incide en la importancia del rebote y señala, además, la relevancia de que su equipo ataque bien. “Con una buena circulación de balón acabas seleccionando normalmente buenos tiros y estás en disposición de defender bien y cargar el rebote ofensivo, y eso hace que ellas no controlen el rebote y no controlen las transiciones ofensivas. Por ahí, pierden una batería de puntos. Además, una buena circulación de balón reduce las perdidas y evitas opciones de puntos del rival. En el balance hay que ajustar muy bien incluso quedando en desventaja... no podemos permitir fáciles canastas. finalmente, tendremos que evitar su rebote ofensivo porque es un punto fuerte de ellas”, dice.

La agresividad defensiva será una de las armas que lucirá el equipo checo aunque todos saben que la clave de su éxito reside en la solidez de una plantilla que, nombre por nombre, quizá suene menos que el resto, pero es capaz de competir con todos los equipos. “Somos un equipo que todas trabajamos para todas, ya que llevamos juntas bastante tiempo, hacemos un juego difícil pero disciplinado”, recalca Xargay.

Mondelo también destaca el valor coral del equipo checo, aunque, si se tiene que hablar de nombres propios, es imposible no citarle a las dos jugadoras que tanto conoce por compartir el vestuario de la selección española. Laia y Marta dotan al equipo de la garra y el carácter propio de las españolas y eso da un valor añadido a la calidad de otras jugadoras. Para el técnico “tanto Laia como Marta son importantísima en este equipo. Laia es la base con más asistencias en Europa y más que pararlas creo que lo importante es minimizar sus daños, que no jueguen cómodas y desgastarlas. Vamos a intentar conseguir que no estén en sus números y minimizar todo el problema que te causan porque no sólo es anotación, es mucha defensa y es un gran trabajo de pase porque es un equipo de mucho tiki taka, asegura un Mondelo que también habla del peligro de la tercera máxima anotadora de la Euroliga (17 puntos), Sonja Petrovic. “Es MVP de la Euroliga y es una jugadora que en pista acapara el 30% de los rebotes que se producen... es una alero que ofensivamente les da segundos tiros y triples y en defensa les permite correr”, concluye.

Pase lo que pase, lo que está claro es que la impronta del baloncesto español quedará en marcada en la Euroliga femenina y, tanto jugadoras como entrenadores, harán que otro año más la competición siga teniendo acento español.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-