Artículo

Euroliga Femenina: Kursk sigue haciendo historia frente a USK Praga (87-80)
En un vibrante duelo protagonizado por Dupree (39 puntos) y McCoughtry (28), el equipo ruso tiró de más profundidad de banquillo y reservas energéticas para imponerse en la prórroga



Redacción, 14 Abr. 2017.- Dynamo Kursk superó a USK Praga (87-80) y luchará por el título de Euroliga tras un partido que se fue a la prórroga y que vivió un duelo espectacular entre Candice Dupree, autora de 39 puntos, y Angel McCoughtry, quien sumo 28, pero suyos fueron los más importantes.

(Foto FIBA)

Con mucho más ritmo que la primera eliminatoria arrancó el segundo duelo de la noche. A base de triples el marcador comenzó a engordar sin que uno u otro equipo lograra una mínima ventaja que le diera respiro. En todo caso, era USK Praga, quien bajo el mandato de Laia Palau (13 asistencias), el que dominó ofensivamente los primeros minutos del partido para alimentar de puntos a Candice Dupree (14 puntos en el primer cuarto).

El primero de los mandamientos checos se cumplía con una capitana que hacía correr al equipo gracias también al que el aro se cerró para Ogwumike, aunque en su lugar apareció la joven María Vadeeva para responder junto a Angel McCoughtry y mantener el partido en un déficit aceptable para sus intereses (24-26).

Bajo el prisma de la defensa el partido se fue enmarañando y si bien Dynamo Kursk apenas sumaba desde la línea de tiros libres, a Praga se le acumulaban los problemas para sumar. El descanso necesario de sus principales jugadoras hacía visibles sus carencias aunque, a base de defensa y cerrar el rebote, mantenía la ventaja en el electrónico hasta que Ogwumike puso a su equipo por delante en el minutos 14 (32-31).

Ese fue un punto de inflexión puesto que Praga cometió varios fallos en ataque que descompuso su defensa y tuvo que cambiar a defensa zonal para cortar el creciente ritmo anotador de Kursk con Anna Cruz emergiendo en el partido (nueve puntos y cuatro asistencias). En cualquier caso, el mejor recurso para las checas seguía siendo una Candice Dupree maravillosa y que antes del descanso ya superó al veintena de puntos y permitió a Praga irse al descanso con una mínima desventaja (46-44).

El tercer cuarto arrancó como la primera parte y tras rebote ofensivo, Dupree volvió a empatar el encuentro. USK Praga se sentía con las piernas frescas y comenzó a correr a campo abierto para encadenar un parcial 2-9 obligando a Lucas Mondelo a pedir un tiempo muerto que reordenara las ideas y cortara el buen momento del rival.

Las instrucciones surtieron efecto y el momento ofensivo de USK Praga se pudo cortar de inmediato. Más problemas tuvo Dynamo Kursk para atacar, pero al final del cuarto emergió la figura de María Vadeeva (18 puntos y ocho rebotes) para rebotear en ataque y apretar el marcador (60-61).

Los últimos 10 minutos comenzaron con la lógica presión de saber que ya cualquier error podía ser fatal y se notó en los lanzamientos de uno y otro equipo. McCoughtry volvió a pista para romper esa sensación y en su primera acción puso por delante a un Kursk que poco después vio como Cruz sufría el cansancio del momento y se le subían los gemelos. El columpio en el marcador estaba servido y cada ataque hacía que el ganador fuera de un lado a otro de la pista.

A cuatro minutos para el final cualquier detalle podía desequilibrar el encuentro y eso pensó Natalia Heljkova cuando Kirillova anotó un triple que desatascaba la ofensiva rusa. Solo eran dos puntos de desventaja, pero el momento anímico lo habían perdido. Sin duda que el cansancio se hacía notar en un equipo con menos rotación que Kursk, pero eso no importó a Laia Palau para rebotear ante las torres rivales, cruzarse el campo y asistir nuevamente a Dupree (la americana anotó 39 puntos y el resto del equipo, 41). Empate a 75 y sólo un minuto por delante.

Tras un tiro libre de McCoughtry una bandeja de Marta Xargay (16 puntos y cinco rebotes) se clavó en el corazón de Kursk. El equipo se colapsó en le siguiente ataque y tuvo una mala gestión que acabó con un mal tiro. El partido estaba cerca de Praga, sólo había que anotar pero eligió mal la ejecutora y Steinberga faló y triple dejando que McCoughtry cabalgara sola a la contra y conectara con Tatiana Vidmer. Ésta recibió la falta de la propia Steinberga y anotó sólo un tiro libre. El mal menor. Había prórroga.

El tiempo extra evidentemente favoreció a Dynamo Kursk que llegó más fresco de piernas y cabezas. Su rotación había sido mayor y eso permitió que su estrella, McCoughtry, llegara con un punto físico que le permitió anotar ocho puntos en el tiempo extra y marcar la diferencia al final del encuentro.

Revive el partido completo

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-