Artículo

Antoine Diot, la pieza única y la batalla del base
El base francés se multiplica (16 puntos, 5 asistencias y 18 valoración) como jugador único en su posición en el Valencia Basket. Con San Emeterio dándole relevos en ataque y Sastre en defensa, el Valencia Basket - Baskonia abre una nueva batalla: la del base

ACB Photo / M.A. Polo

Redacción, 4 Jun. 2017.- La temporada del Valencia Basket llega a otro de sus momentos álgidos y el peso recae de nuevo en un solo base. Si en semifinales de la Eurocup fue Sam Van Rossom el obligado al esfuerzo extra; ahora son los hombros de Antoine Diot los que cargan con la presión de ser único.

Porque, tras la operación de rodilla de Van Rossom y la lesión de tobillo de Guillem Vives, lo que era un trío de bases de nivel se reduce a una unidad, con la ayuda ligada a la invención y condicionada por la presión del instante de la temporada y del rival.

Y, aun así, el Valencia Basket se llevó el tercer partido de la serie, con Diot como estrella. Sus 16 puntos, 5 asistencias y 18 de valoración le dejan como el líder taronja en el 1-2. Con la presión sobre él durante los 30 minutos y 14 segundos que pasó sobre la pista. “Sí, pero me gusta. Juego para esto. Hoy tomé mi responsabilidad para ayudar al equipo. No se trata de mí u otro jugador, sino del equipo: todos ganamos el partido”, explicaba el francés tras el encuentro. Aunque fue él el único que proporcionó instantes de sosiego en el ataque de Valencia Basket. Sin él en la pista, Baskonia presionaba concienzudamente la salida de balón, frenando su normal desarrollo y, como reconocía Pedro Martínez en rueda de prensa, cortocircuitando su ataque. “Hemos tenido dientes de sierra, sobre todo cuando hemos perdido dirección de juego. Hemos jugado como hemos podido. En los momentos en que ha pasado eso, Baskonia ha apretado mucho en defensa y nos ha cortocircuitado mucho”, reconocía el entrenador del conjunto valenciano.

Con Vives en el banquillo, prácticamente descartado para el cuarto partido y el vinculado Luis Ferrando por si surgía alguna emergencia, el relevo en la subida de balón recaía, principalmente, en el multiusos Fernando San Emeterio, pero también de forma puntual en Joan Sastre, Rafa Martínez e, incluso, Luke Sikma. “Un poco entre todos”, concedía Pedro Martínez, como satisfecho con cual fuera la fórmula que permitiera salvaguardar el balón.

“Esta es la situación, solo tenemos un base y esperamos que Vives pueda estar en el siguiente partido. Poco se puede decir de ello, simplemente jugar”. Ese era el espíritu de Diot tras el tercer partido. Simplemente jugar. En su caso, jugar asumiendo el desgaste al que trata de someterle Baskonia, que también le presionaba buscando, si no la pérdida, al menos el desgaste a un hombre que era toda la clarividencia con que podía contar el Valencia Basket.



“Suplir la posición de base es bastante complicado, no es lo mismo que suplir una posición de alero o de un interior”, explicaba uno de los implicados, Joan Sastre, tras el partido. “Creo que un base asume mucha responsabilidad y el equipo juega dependiendo de él. Nosotros hemos intentando que no se note esa ausencia, pero es complicado y se ha visto en el partido que cuando no estaba Antoine (Diot) lo hemos pasado un poco mal”. La estadística del +/- refrenda las palabras del balear: Diot terminó el partido con un +18; sin él en pista, -12 para su equipo.

Los números de Sastre le sitúan en la discreción: 2 puntos (1/8 en tiros de campo), 2 rebotes, 4 asistencias y 0 de valoración. Pero de ella le saca Pedro Martínez, loando extensamente su utilidad defensiva y su ayuda en la circulación de balón: “Me ha encantado el partido de Joan Sastre, que no es nada brillante estadísticamente, pero creo que ha estado jugando fuera de su posición y en defensa ha estado muy bien con todo el mundo: con jugadores pequeños, con jugadores grandes. Ayudando pasando bien el balón... Yo creo que ha hecho un partido muy bueno. Estadísticamente no sale eso reflejado, pero para mí ha sido un jugador muy valioso”.

Pese a que la presión baskonista obligaba a Valencia Basket a recurrir a hombres inesperados en la subida de balón, la misión recae principalmente en San Emeterio y Sastre, tal como explica este último: “En la Eurocup también se lesionaron los bases y tuve que jugar un poco de base. Pero sobre todo es San Emeterio quien se encarga más de esa posición, sobre todo en ataque. En defensa sí, quizá, yo defiendo al base rival, pero en ataque normalmente lo hace él”. Sus poderosas piernas le permiten emparejarse a pares rápidos y escurridizos, mientras que su envergadura es capaz de causar problemas a bases acostumbrados a encarar rivales de menor tamaño.

Mas, cuando la riqueza táctica y de recursos pasa de ser necesidad a obligación, el equipo empequeñece. Hasta que regresa Diot y es capaz de echarse el equipo a la espalda, de anotar un triple para anotar el 49-42 en el ecuador del tercer cuarto, y hacer enloquecer a la Fonteta golpeándose el puño contra el pecho mirada seria al horizonte. De ejecutar a la perfección el pick&roll con Oriola para sellar el partido con el 73-69 a 15 segundos para el final.

“Fue un partido increíble. Fue un partido duro, duro, duro. Realmente muy físico y duro. Jugamos como equipo y trataremos de hacer lo mismo el próximo partido para ganar”, explicaba el imprescindible Diot. “Seguro que será un partido más difícil. Ellos van a ser más físicos, más duros y necesitamos estar preparados para ello”, explica sabedor de la batalla de la intensidad que se ha librado en los tres primeros partidos de la serie. El tercero fue el primero en el que los taronja se anotaron claramente ese apartado en estas semifinales de múltiples batallas. La del base no ha hecho más que empezar.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Antoine Diot
Últimos artículos relacionados con Valencia Basket Club S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-