Artículo

Golden State Warriors, una superioridad que genera repulsa
La franquicia de Oakland no ha parado de hacer historia en los últimos años, por ello, el fichaje de Kevin Durant el pasado verano acarreó muchas críticas de los especialistas y del público en general, pero, al mismo tiempo, también trajo un nuevo anillo. ¿Fue ético? ¿Hacía falta? ¿Fue injusto?

Durant y Curry, sonrientes tras el título (EFE)

Redacción, 25 Jun. 2017.- La superioridad da asco. Esta afirmación, algo extrema, ha estado en la mente de muchos críticos desde el pasado verano, cuando Kevin Durant firmó por la franquicia de Oakland para montar el perímetro, posiblemente, más peligroso de la historia.

Muchos periodistas y seguidores de la NBA se han convertido en jueces morales y han fustigado a los Warriors por la creación de un equipo ganador, ya que pensaban que con su 'backcourt' formado por Stephen Curry y Klay Thompson ya era suficiente, y han aniquilado a 'KD' por sumarse al caballo ganador. Llegados a este punto, hay que hacerse varias preguntas.

¿Era ético este fichaje?

Antes que nada, hay que recordar que las normas de la competición afectan a todos por igual. Con lo cual, es lícito que Golden State forme el equipo más competitivo posible. Y si lo han hecho, es porque han hecho una gestión económica inmaculada.

Kevin Durant ya es un warrior (Foto EFE)

Son el séptimo equipo que más gastó en sueldos, por detrás de franquicias como Cavaliers, Blazers, Clippers, Spurs, Grizzlies o Raptors, y no dista mucho de otras como Pistons, Magic o Hornets.

Salarios
Equipo2016-17
Cavaliers$128,492,467
Blazers$119,732,234
Clippers$114,756,766
Spurs$112,017,779
Grizzlies$110,118,520
Raptors$108,335,030
Warriors$107,526,542
Pistons$106,392,548
Magic$104,096,951
Hornets$103,054,004


¿Que cómo es posible? Porque al contrario de lo que mucha gente piensa, Curry no es de los mejores pagados, de hecho, está en el puesto 82 en la liga con 12 millones de dólares. ¡Es el cuarto de su equipo! Por detrás de Durant (26), Thompson (16) o Green (15).

Esta es una de las diferencias. Con lo cual, el margen de la directiva para moverse en el mercado era mucho mayor. ¿Y quién, en su sano juicio, no elegiría al '35' si fuera posible? Nadie.

¿Era necesario este fichaje?

Para contestar, hay que analizar la historia más reciente del equipo. Y para ello hay que viajar hasta el año 2009, cuando los de la Bahía de Oakland eligieron en séptima posición a un tal Stephen Curry, procedente de la Universidad de Davidson. Aquel año, y bajo las órdenes de Don Nelson, el jugador criado en Charlotte luchó hasta el final con unas medias de 17,5 puntos y 5,9 asistencias contra Tyreke Evans por el 'Rookie of the Year'. Un premio que rozó y que se le escapó a favor del escolta de los Kings.

Curry, en sus inicios (EFE)

Puede que aquel curso el técnico consiguiera convertirse en el entrenador con más victorias en la historia, con 1.335, pero sus chicos no llegaban a cuajar, ganando solo 26 partidos. Sí, no siempre fueron tan buenos. Y es que al curso siguiente, aunque mejoraron, solo pudieron sumar 36 triunfos, quedándose aún muy lejos de los Playoffs.

En 2011 sucedió algo que cambiaría el rumbo de los californianos. Seleccionarían a Klay Thompson en la undécima posición y llegaría Mark Jackson al banquillo. A partir de ahí, se empezaron a convertir en una amenaza real cuajada, eso sí, a fuego lento.

Tan poca chispa tenía esa llama al principio que, de los 66 encuentros que se jugaron por el cierre de patronal, solo lograron 23 triunfos, debido en gran medida a la lesión del base. Mientras tanto y paralelamente, los Heat de LeBron y los Thunder de Durant se disputaban un anillo que acabaría ganando el equipo de 'South Beach'. Tres caminos tan diferentes que a la larga acabarían por unirse.

Pero en Oakland había que despertar ese talento y ya en la 2012-13 empezó la magia. Sin lesiones, y con la renovación "arriesgada" de Stephen por 44 millones en cuatro años, el juego cambió: 45 triunfos, sextos de la Conferencia Oeste, Playoffs y victoria por 4-2 ante Denver en primera ronda.

Stephen Curry, un crack con cara de niño (Foto EFE)

El Libro Guinness de los Récords había reservado una página solo para ellos. La dupla Curry-Thompson superó, ese año, los 435 triples que anotó la de Dennis Scott-Nick Anderson (Orlando Magic, 1996) para convertirse en la mejor pareja triplista, aprovechando el rebufo el aún hijo de Dell para robarle el tope histórico de 269 triples en una temporada a Ray Allen (Seattle Supersonics, 2006), finalizando el curso con 272.

Eso sí, en 'semis' de conferencia caían contra unos Spurs (4-2) que llegarían a la Final para perder contra un James que volvería a levantar el título, mientras que al mismo tiempo, 'Durantula' se iba de vacaciones en segunda ronda por culpa de Memphis.

La siguiente temporada (2013-14) los Warriors apretarían el acelerador y lograrían 51 triunfos para, de nuevo, acabar en sexta posición, aunque en esta ocasión no pasarían de primera ronda al caer por 4-3 contra Clippers, logrando Curry ser Jugador del Mes en abril y Thompson el primero en llegar a los 500 triples en sus primeros tres años, superando los 491 de Kyle Korver.

En la Costa Este, Miami volvía a verse las caras contra un San Antonio que venía de frustrar (4-2) a Durant. En esta ocasión, el alero de Ohio no podría con el juego europeo de Gregg Popovich y perdería las Finales.

Steve Kerr y Jack Nicholson se lo pasan en grande (EFE)

Ya en la 14-15, los de la Bahía tendrían un cambio sorprendente, ya que Steve Kerr llegaba al banquillo para sustituir a Jackson. Algo que muchos no entendieron debido al crecimiento vivido con el antiguo técnico.

Aún así, el estilo ya estaba formado, las vías del tren construidas y solo había que caminar. Curry se superaría a sí mismo con 286 triples (siendo el más joven en llegar a los mil) y los Warriors, con 67 triunfos (décimo equipo en lograrlo), tumbarían su tope del año 1976 (59). Líderes del Oeste, vencieron a New Orleans, Memphis y Houston para, en la primera gran Final contra Cleveland, enterrar a LeBron con un 4-2.

¡No podía no acabar en anillo! Y más con el Playoffs del MVP 'Steph', que ya en las Finales de Conferencia había superado el récord de triples en una post-temporada de Reggie Miller (58 en 22 encuentros). El de Warriors, en solo 13 partidos, anotó 64, y aún le faltaban ocho partidos por jugar.



Golden State demostró que el sol a veces sale por el Oeste, y por ello, se tomaría el comienzo de curso 15-16 muy en serio, logrando un 24-0 (28-0 teniendo en cuenta la temporada anterior) para batir otro récord de la NBA y el de las cuatro grandes ligas, con Curry logrando el récord de triples en un mes natural (77 en noviembre).

Y era lógico que el base terminase con un nuevo tope en la temporada, siendo el primero en superar los 300 y el primero en superar los 400 el mismo año (402), que igualase los 12 en un partido de Kobe Bryant y Donyell Marshall y que estuviera 196 partidos anotando al menos uno (726 días), y como no, también era lógico que la franquicia superase el histórico 72-10 de los Bulls, logrando 73 victorias, y más después de ganar 54 partidos seguidos en el Oracle, tumbando el enésimo récord en la historia NBA. Curry, de nuevo MVP, en esta ocasión de forma unánime, algo nunca visto.

Curry levanta el MVP (EFE)

En Playoffs no tendrían problemas hasta la Final de Conferencia, endosándoles un 4-1 a Houston y a Portland, para encontrarse con Durant en la lucha por ser los mejores del Oeste. Los de Oklahoma City llevarían al extremo a los de San Francisco, aunque acabarían perdiendo por 4-3. ¡Y Durant se cansó de perder!

Ya en las Finales, los de Steve Kerr tenían que volver a ver a un LeBron que quería la venganza. No lo haría, al menos al principio. La 'Dub Nation' llegó a estar 3-1 con una pelota de partido, pero la resiliencia y la rabia de 'The King' resurgió y los Cavaliers hicieron historia con una remontada jamás vista, dándole a Cleveland el primer título deportivo, en cualquiera de las grandes ligas, desde 1964.

Una vez analizada la historia, llegó el pasado verano con la noticia del año: Durant dejaba los Thunder para unirse a los Warriors, generando todo tipo de pensamientos entre los seguidores del baloncesto. ¿Funcionaría el invento? ¿Demasiados gallos en el corral? ¿Y el juego interior? ¿Son el mejor equipo de la historia? ¿Es la mayor deslealtad? ¿Es un cobarde?

Russell Westbrook supera a Kevin Durant (EFE)

Sí, los Warriors no han dejado de acumular récords y de hacer historia pero, al final del día, solo habían ganado un anillo en su pasado más reciente. Con toda la cocción del plato, recordemos que a fuego lento, creían que hacer historia era lo más justo que se merecían. Apostaron por uno de los tres mejores jugadores de la NBA y salió cara.

Pero podía haber salido cruz no tan difícilmente. Este año el camino no ha sido fácil, y es que ya en su primer partido del curso, en casa y contra los Spurs, sufrieron una dura derrota por 100-129, cayendo de nuevo contra Lakers en el sexto encuentro de Liga Regular.

Este inicio trajo muchos interrogantes sobre la adaptación al grupo. Nadie puede negar que costó. Pero justo cuando las cosas iban sobre ruedas, o sobre zapatillas, mejor dicho, y con un balance de 51-9, llegó otro contratiempo.

El trío de Golden State (EFE)

La franquicia de la Bahía perdió bastante tiempo, por lesión, al propio 'KD'. En aquel momento las alarmas sonaron, y aunque "podría haber sido mucho peor" porque podría haberse perdido la temporada, al final estuvo ausente algo más de un mes. Pero volvió antes de tiempo debido a su sacrificio: "Un dolor como nunca, estoy tirando desde una silla para no perder el tiro".

Justo antes, la directiva había cerrado la contratación de José Manuel Calderón para ayudar en el puesto de base, pero debido a la mala noticia le despidieron a las dos horas a razón de 415,000 dólares para fichar a Matt Barnes.

En ese periodo sin el '35', el equipo llegó a perder, en dos rachas diferentes, dos y tres partidos de forma consecutiva, algo que no ocurría desde abril de 2015. ¡Llevaban 146 encuentros sin hacerlo! Washington Wizards y Chicago Bulls frenaron su récord.

LeBron y Durant discuten (EFE)

La crisis hizo que el alero regresara tres partidos antes del Playoffs. Una post-temporada histórica ya que, casi sin entrenador por los problemas de espalda de Steve Kerr, lograron un balance de 16-1, siendo los primeros en la NBA que barren a sus tres primeros rivales y los primeros en las cuatro grandes ligas que consiguen un 15-0.

Mike Brown cogió el testigo. Un recambio de lujo y que hizo que apenas se notara. El de Ohio, Entrenador del Año en 2009, se medía al equipo de su Estado y al que jamás logró llevar hasta el anillo junto a LeBron. Ahora, ante él, tenía mucho que decir. El resultado ya es historia.

Cuatro partidazos en las Finales, con Curry convirtiéndose en el máximo anotar de los de Golden State en Playoffs, consiguiendo el récord de la NBA perdiendo solo cuatro balones en uno de ellos.

Durant, campeón y MVP (EFE)

Por primera vez en su historia, los Warriors podían ganar el título en casa, por ello, el Oracle se llenó, pagándose hasta 133.000 dólares por dos asientos en el quinto y definitivo. Los suyos no fallaron... ¡Campeones de la NBA!

¿Era injusto este fichaje?

Wanda, la 'mamá Durant', lo dejo claro en ESPN hace unos días en un cara a cara con el periodista Stephen A. Smith, uno de los grandes críticos de su hijo y que siempre defendió que fue un movimiento "injusto": "Es fenomenal, pero es solo un jugador", dijo su progenitora.



Lo cierto es que el '35' lo había pasado bastante mal en Oklahoma. Había hecho lo imposible para llevar a uno de los peores mercados del país a lo más alto. Puso la ciudad en el mapa. Lo intentó todo... ¡Pero se cansó! Se cansó de ver a su principal competidor en tantas Finales consecutivas. Se cansó de ver que el proyecto de San Francisco no dejaba de crecer y no le daba oportunidades en el Oeste. Simplemente, se cansó de ser un perdedor.

Ibaka rumbo a Orlando y él a Oakland. ¿Y qué pasaba con los Thunder? Russell Westbrook se quedaba solo. Algo que en el fondo deseaba desde hace tiempo. El equipo sobre sus hombros y con posibilidad de ser el MVP. Hizo historia con 42 triples-dobles en la Liga Regular, promediándolo a final de curso por primera vez desde que lo hiciera Oscar Robertson en 1961-62. No le fue tan mal al equipo. Se habló de ellos casi más que con Durant.

Pero... ¿Y por qué no ir al Este y construir un equipo a su alrededor? Sin duda, tiene el talento y ese toque especial para hacerlo, pero quería el anillo a corto plazo. ¡Y el pequeño Kevin ya es un campeón!

Durant besa el trofeo de la NBA (EFE)

"A los ocho años te dije que lo conseguiría".
Durant, a su madre Wanda

Álex Conde
@AlexConde_R
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-