Artículo

Romain Sato: La buena estrella
Siena, Panathinaikos, Fenerbahçe... allí donde estuvo su estrella de buena fortuna dejó su imprenta y halo de campeón. En Valencia durante años también lo buscó hasta que, al final, encontró el título que tanto anheló

Redacción, 20 Jun. 2017.- La hemeroteca deportiva se llena a partes iguales de declaraciones presuntuosas como de premoniciones. En el campo de estas últimas están los creyentes, los abnegados que se entregan al esfuerzo y que verbalizan el trabajo y la ilusión que ponen en lo que hacen.

“Tengo la sensación de que me falta algo por hacer en la Liga Endesa, quiero ganar algo en España”, decía Romain Sato este verano cuando renovó por el conjunto valenciano. Año a año, el deseo de conseguir un gran título era una constante en cualquier parlamente que hacía desde que en su presentación, en 2013, ya adelantó que quería “devolver a Valencia Basket a la cima de los equipos en Europa”. Romain cumplió su promesa.

Cierto que ya en 2014 ganó la Eurocup con Valencia Basket, pero la segunda competición europea no satisfacía ni ese deseo ni una trayectoria personal marcada por el éxito. Sus palabras evidencia que necesitaba esta Liga Endesa. “Es una de las cosas más increíbles de mi carrera. Estoy muy feliz de ello y por fin puede decir que donde estuve gané. Me siento un jugador bendecido, creo que Dios tenía un plan para mí y que ese plan ha ido saliendo perfecto... Ahora ya lo puedo decir: Lo he conseguido y en todas las ligas donde he estado he conseguido un título... estoy realmente feliz por ello”. Y es que, de ser cierta la frase de que hay gente que nace con estrella, Romain Sato es una de esas personas.

(ACB Photo)

Él alero es un jugador afable y agradecido por los regalos que le ha dado la vida. Hombre familiar, disfruta de los pequeños detalles y siempre da las gracias por todo lo que ha conseguido en su carrera. Ésta pronto se vio que buscaría el lado brillante del camino y aunque no tuvo el premio del anillo formó parte de los Spurs campeones de la NBA en 2005. Poco después y, tras un paso fugaz con el Barcelona en mayo del 2006, con Montepaschi Siena comenzaría a sentir el éxito deportivo. Alli ganó la Liga y la Copa durante las cuatro temporadas que estuvo. Se convirtió en un referente europeo y Zeljko Obradovic reclamó sus servicios para Panathinaikos donde, en la temporada 2010-2011ganó el triplete (Copa, Liga y Euroliga), además de la Copa y la Liga un año después.

Ya con fama de imán para los títulos, el poderoso Fenerbahçe trató de hacer uso de su estrella y ser grande en Europa. No lo consiguió aunque, pese a no ser la mejor temporada de su vida, al menos siguió con su tradición de ganar títulos en los países donde jugaba y ganó la Copa de Turquía.

Aquello no pasó desapercibido para Valencia Basket que en el verano de 2013 buscó rearmar el equipo con gente veterana que aportara ese plus de experiencia y gen competitivo para asaltar el trono de poder en la Liga Endesa. Y así comenzó su perseverante persecución de un título. Ganó la mencionada Eurocup en Kazan, pero aquello no podía saciar su hambre aunque el tiempo fue pasando y las puertas se iban cerrando al sueño, más aún tras las derrotas en la Copa del Rey y Eurocup de meses atrás. Pero Romain es una persona creyente.

“Yo creo en Valencia”, dijo en septiembre. Él y el resto de sus compañeros no cayeron en la decepción cuando en abril el club vivió una de las noches más trágicas de su historia deportiva cuando, acariciando la Eurocup, la perdieron en casa. Era el billete más directo que tenía para regresar a la anhelada Euroliga y tener la fiesta de campeón que tanto deseaba. Pese a todo, siguieron trabajando.

El equipo se agarró al esfuerzo diario y no es casualidad que Sato fuera el primero en cumplir con el ejemplo. Es un portentos físico y aunque su carné marca una edad, todos recelan de que sea verdad. Por administración o sensación, Sato nos engaña diariamente. No puede evitar mimar su cuerpo e incluso con días de descanso y con claros síntomas de resfriado se le vio en sesiones de gimnasio... simplemente no puede estar dos días sin hacer pesas, decía. Este año ha jugado tocado, incluso con un sensible esguince de tobillo, pero eso no apenas se conocía porque bastante ha padecido el equipo para que él fuera una distracción más.

(ACB Photo / M.A. Polo)

Promesa cumplida
“Yeaaaah!!! Finalmente lo conseguimos”. Respira. Sus palabras suenan a liberación. A lastre soltado y sueño cumplido. Romain Sato necesita un segundo para retomar su discurso en mitad de la fiesta. “Es Fantástico. Es un sentimiento increíble y lo primero que debo decir es gracias a Dios por bendecirnos con la oportunidad de competir y ganar al Real Madrid, uno de los mejores equipos en Europa”.

La Liga Endesa 2016-2017, es la liga de la constancia, del saber que no hay imposibles si sueñas y trabajas por tus objetivos... es la liga de quien tropezó y se levanto, en definitiva “este título significa que los sueños se hacen realidad. Este es el mensaje que manda para toda la gente de Valencia Basket. Esto es muy grande, finalmente tenemos una liga. Ganar una Liga Endesa no es nada fácil, pero ya tenemos una y estoy muy agradecido de formar parte de esta historia”, confiesa Sato.

Una bendición ha sido ver como los caminos de club y jugador se cruzaron hace cuatro temporadas. Años de máximo nivel, máximo disfrute pero al que le hacía falta un punto de suerte y más después de ver como este año las lesiones y las derrotas limaban la confianza de todos menos de su talismán. “Siento que es el momento. Llevo tres años aquí, hemos perdido dos finales esta temporada así que siento que debemos de hacer todo lo posible, prepararnos de la mejor forma e intentar luchar hasta el final. No somos los favoritos, lo sabemos y no tenemos nada que perder… así que, sencillamente, tenemos que salir a jugar y dar lo mejor de nosotros”, advertía. Nuevamente sus palabras obraron de premonición.

Tras un valle de rendimiento y minutaje antes del Playoff, la aportación de Romain Sato fue determinante para superar en Semifinales al Baskonia de tal manera que se ganó la titularidad en el Playoff Final y la historia le reservaría un momento personal. Fue, tras ser clave en el segundo cuarto (+21 con él en pista), cuando a falta de 4:30 anotó un triple frontal. La historia dirá que su palmeo a 100 segundos del final certificó el triunfo, pero aquel triple fue el que esfumó los fantasmas que visitaron al equipo con un amenazante 75-69. “ Falle dos tiros seguidos antes, pero no tenía dudas, sentía que tenía que lanzar ese balón porque quería ganar el partido. Así que recibí el balón quedaba pocos segundos, lancé y... ¡entró!”, recuerda. Sato, sabe que esos tiros a veces entran y en ocasiones se salen. Para él lo importante fue la confianza del equipo: “Estoy feliz porque nunca dejamos de empujar para sacar adelante el plan de partido. No importó que el Real Madrid se acercara a 8,7,6 puntos Sabíamos que es el Real Madrid, que nunca se iba a rendir, pero pudimos ganarle”.

(ACB Photo)

Después de tantas decepciones y tantos golpes de infortunio, por fin podía cantar victoria con la que siente es su familia. Valencia es su hogar y Valencia Basket su club. “Esto es genial para el club, para los fans, para los entrenadores, los jugadores... para todos. Esta es la historia no de una persona, sino de un equipo y estoy feliz parte de formar parte de este equipo y de esta historia”. No son palabras embriagadas por el alcohol de la victoria, días antes Sato confesaba que estos cuatros años en Valencia formaban parte de sus mejores recuerdos como deportista.

Pero como todo buen recuerdo, éste, además, de perdurar en al memoria, debe materializarse en una foto u objetivo para que quienes visiten la casa de Romain pregunten y éste pueda contarles de lo que significa esa foto, ese trofeo. “Personalmente este título significa mucho. Vine a Valencia por esto y esta ha sido una temporada muy larga con tres finales y eso no sucede muchas veces. Estoy excitado, realmente muy feliz porque significa mucho para mí. Formar parte de lo vivido este año y conseguir un título después de estos años es muy importante. Significa mucho ayudar a Valencia a que siguiera luchando y finalmente consiguiéramos tener nuestro título de liga”.

Se dice que tener estrella es ser afortunado y ganar de forma natural la aceptación de las gentes... pero, no se confundan tiene poco de suerte. La actitud con la que se afronta la vida tiene gran parte de culpa de la fortuna y aceptación que la persona se gane. Romain Sato sintió también el infortunio de la vida, pero su talante agradable le granjeó un carisma allí donde fue; el esfuerzo diario le valió el tener como recompensa los éxitos que hoy adornan su carrera. Por fin Romain Sato pudo cumplir su promesa, por fin Valencia Basket es campeón de la Liga Endesa.


Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Romain Sato
Últimos artículos relacionados con Valencia Basket Club S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-