Artículo

Francia desata su vendaval al final... y para estar en la final (55-77)
Después de tres cuartos donde el conjunto galo plantó cara, un parcial final de 8-25 clasificó a Francia para una final donde le espera España

Redacción, 24 jun.2017.- Francia superó a Grecia por 55 a 77 y será el rival de España en la final del Eurobasket. En un duro partido, el equipo galo tuvo que sufrir hasta los minutos finales porque Grecia no fue para nada un equipo sencillo de batir.

Celine Dumerc dirige el ataque francés (Foto: FIBA)

De hecho, y contradiciendo a quienes pensaban que Grecia podía sentirse satisfecha por lo la logrado, el equipo heleno salió desafiante al encuentro y dominó su puesta en escena con una brillante Evanyhia Maltsi que, con cinco puntos seguidos, puso un 7-2 a su favor. La clave una vez más estaba en esa defensa de trincheras en la que Grecia cambia siempre y corre para hacer un dos contra uno si el balón llega a la zona. No conocía otra forma de contrarrestar la clara inferioridad de centímetros de sus jugadoras.

Incomoda en defensa, al menos el control del rebote favoreció a una Francia que tuvo que esperar a los últimos minutos del primer cuarto para ponerse por delante por primera vez en el marcador. Fue entonces cuando un vendaval se desató y, en menos de cuatro minutos, el equipo galo se escapó con un parcial de 8-21.

Lo más difícil ya estaba hecho para Francia, mientras que Grecia tuvo por delante unos minutos para poner a prueba su, hasta ahora, inquebrantable fe. Fueron instantes donde se agarró al triple como recurso ofensivo y a una defensa zonal que quiso cortar la fluidez anotadora del oponente. Con eso, las griegas se pusieron a dos puntos (26-28) y provocó que Valerie Garnier tuviera que pedir un tiempo muerto tratando de redirigir el camino de sus jugadoras.

Una vez mostrado nuevamente el orgullo heleno a base de casta defensiva, el equipo griego tuvo el problema de no conseguir terminar la remontada. Durante muchos minutos del segundo y tercer cuarto estuvo siempre a tiro de piedra el conseguirlo con una notable Styliani Kaltsidou como principal fuente de puntos. Sin embargo, el no conseguirlo comenzó a ser un lastre porque veía que las atléticas francesas Endene Miyem (13 puntos) y Diandra Tchatchouang (12 puntos) mantenían siempre a Francia con una ligera renta de ventaja.


Con todo, si alguien hubiera dibujado un escenario idílico para el entrenador heleno, éste sería, aproximadamente como el que se dio al final de tercer cuarto cuando un triple de Kaltsidou (15 puntos) empató a 47. Grecia era todo pasión, pero ese sentimiento le sobrevino con sus reiteradas protestas, algo que no gusta a ningún árbitro y que fue penado con técnica. Desde la personal, Francia tomó un mínimo antes del último cuarto.

A Grecia le quedó la esperanza de jugar con los nervios de un rival que seguía sin sentirse cómodo por la defensa que Lolita Lymoura hizo sobre Celine Dumerc. El problema para las griegas es que sin Dumerc, apareció Olivia Epoupa en defensa y dos triples (uno de ella), puso tierra de por medio (50-60) a seis minutos del final. Grecia tuvo un último intento de aproximación, pero el cansancio hacía tiempo que afectó a sus tiros y ya no pudo conseguir el objetivo de la remontada que tantas veces tuvo en su mano, pero que nunca llegó a completar. Francia, con un parcial 8-25 voló a la final.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-