Artículo

¡Campeonas de Europa! Las estrellas que más brillan (71-55)
¡Campeonas de Europa! Las jugadoras de la selección femenina derrotaron a Francia para alzarse a los cielos continentales con el esplendor propio que les da el oro de sus medallas. Es la quinta medalla en cinco veranos seguidos y certifica el triunfo de una generación inolvidable

El banquillo español celebra una canasta (Foto: FIBA)

Redacción, 25 jun. 2017.- ¡España es campeona de Europa! La selección femenina superó a Francia y constató con el oro en este Eurobasket su dominio en el baloncesto actual. En una edición que arrancó con el lema "time to shine" (tiempo para brillar), la selección evidenció un verano más que es un conjunto con alma esfuerzo y un talento al alcance de pocos.

Se trata de la quinta medalla seguida y la octava en las últimas nueve ediciones, un logro dinástico que se hablará en su justa medida cuando el tiempo borre la sonrisa del momento y los recuerdos se llenen de historias sobre lo vivido.

Después de vencer por 20 puntos en cuartos y 16 en la semifinal, el equipo dejó en nada a Francia, todo un equipazo y conquistó un oro que sabe a gloría porque supone convertir en hábito la difícil tarea de conseguir medalla verano tras verano. España ha malacostumbrado al espectador medio pues si ya resulta difícil alcanzar el triunfo una vez, lo realmente difícil resulta mantenerlo a lo largo de los años.

Se trata de la quinta medalla seguida y la octava en los últimos nueve torneos europeos. Un logro dinástico que se hablará en su justa medida cuando el tiempo borre las lágrimas de la victoria y los recuerdos se llenen de maravillosas historias sobre lo vivido.


En la base de este quinquenio luminoso (2013-17) está Lucas Mondelo y su equipo (César, Víctor, Isa y demás componentes técnicos). El seleccionador está bendecido por un trabajo táctico y emocional que lo convierte en el más exitoso del baloncesto actual. Su abanico de discursos se ajusta a la necesidad. Tiene elocuencia, pero, además, es un estratega ejemplar que convierte cada partido en una larga gymkana de trampas para su oponente.


La medalla es la décima de su capitana, Laia Palau, quien vive el día a día con la ilusión de quien empieza y es el alma del equipo. La medalla es la de Alba Torrens, la chica que no pierde la sonrisa y que, si es tu rival, siempre te hace desaparecer con su magia. Es también de Marta Xargay una multiusos que lo mismo le da meter triples que pegarse con rivales más altas y fuertes. Es de Anna Cruz quien en 2011 (único año donde no hubo medalla) lloraba con una cámara enfocando su desconsuelo, pero que desde entonces no ha dejado de llorar de alegría con sus éxitos.

Es la medalla de Nicky, Sancho o Laura Gil, trío de guerreras pretorianas que en la lucha de guerrillas del comandante Mondelo no dejan de entregarse en defensa para que otras luzcan. La medalla tiene mucho de Sílvia, MVP de la Copa de la Reina y reina de esa segunda unidad que, a toque de trompeta, sube la intensidad para ahogar al rival. Y, por supuesto, la medalla es de Bea, Leo, Leti y María, ellas tiene un futuro por delante para seguir sumando éxitos que pongan en relieve el papel del baloncesto femenino dentro del deporte español. Solo su esfuerzo en tiempos de oscuridad mediática merece todo el apoyo posible; si, además, nos malacostumbran a ganar medallas, solo nos queda rendir pleitesía a nuestras 12 heroínas de oro.

Alba Torrens, hacia dentro (Foto: FIBA)

Puntos para quitarse la presión

Los dos equipos habían apostado por la defensa en la previa del partido. Con tanta igualdad entre ambas selecciones, sus jugadoras intuían que ese era el factor determinante para ganar y, sin embargo, en los primeros minutos eran los ataques los que mandaban. Ahí se sentía algo más cómoda Francia aunque Sancho Lyttle y Alba Torrens respondían por parte española para plantarle cara y alcanzar los primeros cinco minutos con una ligera con el 13 a 10.

Ese primer sentimiento de dominio francés por potencia física de Diandra Tchatchouang, fue remitiendo y, con los cambios programados por su entrenadora, España logró tomar hasta cinco puntos de ventaja antes de que el encuentro se detuviera para reorganizar ideas en el conjunto galo. Un triple de Anna Cruz llegó a estirar la ventaja hasta el 18 a 12, justo antes que Marine Johannes y Olivia Epoupa encadenaran buenas acciones en ataque y empataran el encuentro. La igualdad era tal que cada pequeño detalle podía sumar… como el triple con el que Alba (10 puntos en este primer cuarto) cerró el primer acto de la final.

En la guerra de guerrillas que las bandoleras españolas perseguían perdían algunas como la del rebote, aunque eso quedaba minimizado por el acierto exterior que lucían Cruz o Sancho Lyttle, dándole un nuevo empujón al equipo para irse 28 a 20 en el marcador.

Francia agotó sus tiempos muertos dada la situación cuando aún restó ocho minutos para el intermedio. Las dudas francesas le llevaron incluso a verse 12 abajo, pero en ese momento de urgencia apareció su eterna capitana, Celine Dumerc, y anotó un triple que sonó a bombona de oxígeno. Además, ese triple significó un cambio de tendencia anímica en el partido y el equipo español se vio parado en su juego encajando un parcial de 0-7 (32-27).

España sintió la presión del Francia y de ver cómo el ataque no sumaba con la fluidez de inicio (siete de las nueve primeras canastas fueron tras asistencia). En esos momentos hace falta una pizca de suerte para salir del atasco y esa suerte la buscó Sílvia Domínguez con un fantástico aro pasado por línea de fondo. Su canasta, y la final de Sancho Lyttle (genial con 19 puntos y ocho rebotes), permitieron a las españolas alcanzar el descanso con un favorable 39 a 30 que hacía justicia a lo visto y retroalimentaba el sueño.

Laia Palau sube el balón (Foto: FIBA)

Ratones que pueden con elefantes

Pese al buen momento con el que terminó, Francia no puso en pista a Dumerc y eso fue un regalo para España, aún sin tener claras las ideas en ataque, logró llegar a tener hasta 15 puntos de ventaja (47-32) en el minuto 25 de encuentro. En los cinco primeros minutos de período, la selección española redobló su esfuerzo defensivo y hasta en tres ocasiones recuperó balones por mor de su intensidad y las malas decisiones de un rival que sin su líder en pista no tenía tanta cabeza.

Con ella el partido tampoco mejoró para una Francia que, si bien encontró puntos en Miyem, no se sentía cómoda en pista y no encadenaba ataques con eficiencia. España tampoco lo hacía por más que Alba se enchufara nuevamente al encuentro (excelsa todo el torneo y en la final con 18 puntos). Sin embargo, entre sus puntos, los de Laura Gil y una zurdita oportuna de Laia Palau, España se marchó al acto final con un favorable 56 a 40.

Para España su final había terminado. El trabajo estaba muy bien hecho y ahora su partido es que no pasara nada en él… bueno sí, el tiempo. No le interesaba que nada modificara el cauce natural y por eso que Francia anotase dos canastas para ponerse a 14 fue un problema tan efímero como el tiempo que tardó Xargy en anotar nuevamente. Con 63 a 46 a falta de seis minutos Valerie Garnier lo había intentado casi todo y nada parecía surtir el efecto deseado.

Faltaba muy poquito para que el equipo francés claudicara, sacara la bandera blanca y rindiera pleitesía a un rival que había sido muy superior. Ese mínimo detalla seguramente llegó con dos malas decisiones ofensivas de Michel quien falló y permitió que España se fuera a una máxima de 19 puntos (65-46).

Quedaron menos cinco minutos de final y si en el baloncesto (y en una final) está permitido decirlo: España disfrutó de la victoria. Laia así los gesticulaba desde el banquillo, el tiki taka español había podido con el musculo francés… o, como diría ese genio de los banquillos y los titulares que es Lucas Mondelo: los ratones colorados fueron más listos que los elefantes.



ESPAÑA71
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
4*L, Nicholls152/40/01/2752102351111
6S, Dominguez1442/40/00/011020204113
7*A, Torrens8185/82/52/5330222011614
9*L, Palau121/40/20/05414230255
10*M, Xargay2283/40/42/211021002127
11L, Rodriguez100/10/10/000000200-5-4
14*S, Lyttle10198/100/03/4862243112728
15A, Cruz22123/62/30/0312511011816
20L, Romero100/00/00/000000000-40
22M, Conde100/10/00/000000000-4-1
24L, Gil1430/10/03/443110000-26
28B, Sanchez100/00/00/021100000-52
Total2007124/434/1511/174027131910164161687
FRANCIA55
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
0O, Epoupa1552/30/01/144021300-148
5*E, Miyem784/80/20/032113212-108
8*H, Ciak2042/40/00/022014104-38
9*C, Dumerc0155/81/32/311022202-212
10S, Michel1021/30/00/022000101-31
11V, Ayayi700/00/10/000010000-30
12*G, Skrela1500/10/00/010110002-91
16H, Minte500/10/00/011010101-40
17M, Johannes1661/41/41/211020112-42
18A, Chartereau930/01/10/000000002-83
25M, Amant1421/50/00/043111102-83
93*D, Tchatchouang6104/100/02/231222300-128
Total2005520/473/116/827207141315218-1654


Árbitros: Janusz Calik (POL), Michele Rossi (ITA) y Özlem Yalman (TUR). La española Laura Nicholls acumuló cinco personales.

Incidencias: Partido de semifinal del Eurobasket de baloncesto femenino disputado en el O2 Arena, que registro tres cuartos de entrada de su capacidad (17.360 espectadores).

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-