Artículo

Antonio Herrera y Carles Marco, en la liga de verano de Las Vegas
Antonio Herrera y Carles Marco formaron parte del cuerpo técnico de Los Angeles Clippers y San Antonio Spurs en la liga de verano de Las Vegas. Ambos nos relatan su experiencia en la competición de la ciudad que nunca duerme

Redacción, 20 Jul. 2017. Antiguas leyendas, celebridades, basketadictos, turistas, directores deportivos, entrenadores y seleccionadores de todos los continentes, agentes y multitud de aficionados de los Lakers que condujeron varias horas por el desierto para ver a Lonzo Ball. La fauna de la liga de verano de la NBA en Las Vegas es diversa y peculiar. Tanto como la ciudad que la acoge.

Entre el protagonismo absoluto del púrpura y oro del primogénito de los Ball, campeón y MVP, esta edición contó con la participación de dos técnicos españoles que vivieron desde dentro el funcionamiento de esta competición estival que concluyó el pasado lunes: Antonio Herrera y Carles Marco. Ambos nos detallan sus respectivas experiencias dentro del cuerpo técnico de Los Angeles Clippers y San Antonio Spurs.

Una experiencia intensa

Veinticuatro franquicias participaron en la liga de verano de Las Vegas, celebrada entre el Thomas and Mack Center y la cancha anexa del Cox Pavillion; pistas habituales de los equipos de la Universidad de Nevada Las Vegas. En la cancha, una mezcla heterogénea: las últimas elecciones del draft, jugadores jóvenes ya con contrato y muchos otros buscando una oportunidad o simplemente incrementando el currículum. Para los equipos, la ocasión de proporcionar un aterrizaje amortiguado a quienes deberán tener un peso específico durante las próximas campañas.

Herrera, técnico asistente del Unicaja, formó parte del staff de los Clippers, dirigidos en Las Vegas por Sam Cassell, aunque supervisados de cerca por Doc Rivers e incluso en algún encuentro por el propietario Steve Ballmer. “Antes de disputar la liga de verano pasé cinco días en las instalaciones de los Clippers en Los Angeles, con entrenamientos de mañana y tarde. Allí pude ver cómo se construye el equipo; cómo querían integrar las pautas de ataque y defensa del primer equipo en el equipo de la liga de verano”, explica.

El entrenador sevillano, que previamente a su periplo en Estados Unidos participó en la primera edición de la ACB Academy by AEEB en Gran Canaria, destaca que la experiencia “ha sido una experiencia muy positiva. Es la primera vez que la vivo desde dentro y he podido apreciar las diferencias entre un baloncesto y otro; no solo en los partidos, también en la preparación”. Herrera resalta que, aunque el grupo que acudió a Las Vegas “no era un equipo en realidad”, fue generoso y “jugó con criterio. Me ha gustado muchísimo que Rivers y Cassell hicieran un gran esfuerzo en que el equipo jugara como tal. No ha sido para nada un juego desestructurado”.

Antonio Herrera, junto con Aíto en el ACB Academy (ACB Photo)

Por su parte, Marco, entrenador del Unión Financiera Oviedo de LEB Oro, viajó a San Antonio a finales de junio para empezar los entrenamientos con el equipo estival de los Spurs (“Fueron los días más productivos, con sesiones de mañana y tarde en sus instalaciones”), dirigido por Will Hardy. Después, competición en las ligas de verano de Utah (allí coincidió con Jesús Lázaro) y Las Vegas. “Tenía interés por ver cómo trabaja una franquicia por dentro. Aprender, ver las diferencias, para bien y para mal (en algunos casos), y sumar aprendizaje para mi carrera”, dice.

El exbase internacional señala que todo el trabajo realizado con los jugadores de la liga de verano “se basa en la filosofía de los Spurs, a partir de varias ideas sencillas. En algunos momentos había más entrenadores que jugadores. Eso permite hacer mucho entrenamiento individualizado. Junto a los entrenadores del equipo de la liga de desarrollo sí que hemos hecho técnica individual. Un día me tocaban los bases, otro los pívots; cuestiones técnico-tácticas. Y siempre, dentro de todas las reuniones, a los entrenadores internacionales nos preguntaban qué nos parecía cada cosa”, destaca. “Yo solo puedo agradecer el trato recibido, que ha sido magnífico”, resalta.

Las Vegas también tuvo otros dos protagonistas españoles sobre el parqué. Juancho Hernangómez disputó su segunda liga de verano con los Denver Nuggets, promediando 16,3 puntos y 7,3 rebotes en tres partidos. Sebas Saiz, recién acabada su etapa en Ole Miss, participó con los Miami Heat con unos promedios de 7 puntos y 5 rebotes en dos partidos (después de haber firmado 1,7 puntos y 3,3 rebotes en 3 partidos de la liga de verano de Orlando).

Diferencias en el día a día

En el trabajo de los equipos de la liga de verano, una dinámica común. “El objetivo es ver a sus jugadores drafteados y a los que tienen contrato. También hay que conocer a los demás para el futuro y para completar el equipo vinculado en la G-League, pero sobre todo el interés está en esos cinco o seis ya en plantilla”, señala Marco. “Había una clara diferencia entre la exigencia que se le pedía a esos jugadores (con contrato y drafteados). A los ojos de los entrenadores, la presión era diferente”, coincide Herrera en su experiencia.

Carles Marco observa el juego (Foto: Carlos Domarco)

“El enfoque y el trabajo es mucho más individualizado. Y el día a día es muy diferente a lo que estamos acostumbrados”, explica Marco. “No hacíamos vida de equipo como tal. Sí que hicimos una cena de equipo, pero luego te llega un mensaje: ‘a las siete y cuarto sale el bus’, ‘a las diez y cuarto reunión’… Y fuera de eso, cada uno tiene libertad”, añade. Con las diferencias, “ha sido una experiencia fantástica. He podido hacer muchas cosas. Y aunque hubiera nueve horas de diferencia con España, también me ha tocado formar mi plantilla para la próxima temporada”, destaca.

“El estilo y los detalles del juego te pueden gustar más o menos, pero los medios que tienen permiten cuidar mucho los detalles. Por ejemplo, durante la liga había dos miembros del staff dedicados exclusivamente al análisis de vídeo”, señala el técnico andaluz, también muy satisfecho con su experiencia. “Me he sentido como yo quería. Al ir allí hay un compromiso de acogerte y de escuchar tu opinión. Ha sido una experiencia muy positiva; todos los objetivos que me marqué se han cumplido. Vuelvo con muchas vivencias y nuevos conocimientos nuevos”. En sus casos, lo que pasó en Las Vegas no se quedará allí.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-