Artículo

Ricky dirige el festival español (56-93)
El base completó su mejor partido como internacional (17 puntos y cinco asistencias) para aderezar los 26 puntos de Pau Gasol en la segunda paliza de España en el campeonato

Redacción, 02 Sep. 2017.- España confirmó su gran momento de forma y superioridad derrotando de manera abultada a una República Checa que sólo aguantó un par de minutos el vendaval español y que perdió por 56 a 93, como clara evidencia de la diferencia existente entre ambas selecciones.

Un día más España dibujó un bello lienzo baloncestístico. De esos que de cerca y con la premura del tiempo no se aprecian, pero que, cuando te alejas, lo ves con la distancia de los años y los datos y se aprecia su hermosura. Y es que esta España parece empeñada en contradecir el inexorable paso del tiempo y sino, fíjense en un detalle: en Ohrid 2000, la selección sub20 se enfrentó y derrotó claramente a la República Checa (84-53). Entonces, la estrella checa era Lubos Barton quien hoy es entrenador ayudante, mientras que en España un jovencito Pau Gasol comenzó a hacerse grande en un equipo donde aún sigue siendo el mejor (26 puntos, ocho rebotes en ¡20 minutos!). Pasan los años y los jugadores, pero esta España mantiene su supremacía y Pau Gasol sigue siendo el rey de los aros en Europa.

(Foto FIBA)

Bien pudiera ser que antes de empezar se presupusiera la superioridad del equipo español, pero había un halo de esperanza por ver un encuentro disputado gracias a la capacidad atlética y polivalencia de la República Checa y, sobre todo, por el gran talento de su estrella. Todos hablaban de la polivalencia de Tomas Satoransky, pero pocos se fijaron en el detalle de que delante tenía al, probablemente, mejor defensor exterior del torneo: Ricky Rubio. El base tuvo una fantástica puesta en escena en la que sumó 14 puntos y tres asistencias en siete minutos. España comenzó fría, perdiendo 7-5 en los primeros minutos, pero fue Ricky quien la calentó y cuando se marchó del campo, la selección española ya vencía por doce puntos (11-23). Pero el trabajo de España no fue cosa de uno solo y el base tuvo a un socio perfecto en un Pau Gasol que sumó 13 puntos en el primer cuarto. Entre los dos, sumaron 27 de los primeros 29 puntos del equipo… y Satoransky desaparecido.

El trabajo defensivo del primer cuarto recordó al inicio del Eurobasket de 2013 cuando se debutó dejando en 40 puntos a toda una Croacia (a la que después se le ganó el bronce) y se dejó a Polonia en 25 a 5 en el primer cuarto. El equipo se quedó en 23 puntos al descanso y entre Satoransky y Vojtech Hruban sólo sumaron cuatro puntos cuando el día de antes alcanzaron los 45. Una exhibición total, con tintes históricos y donde todos disfrutaban porque las sensaciones eran inmejorables, hasta Juan Carlos Navarro recordaba a aquel chaval que se saltaban órdenes tácticas para anotar triples imposibles lanzados entre la frontera del bien y el mal. El que cerró la primera parte sonó a fantasía.

La segunda sirvió para el regocijo del aficionado español pensando que por más que algunos jugadores marchen, otros se van a quedar durante muchos años para seguir alargando la brillante trayectoria del equipo español. Entre los que tienen mucho terreno por recorrer está Ricky Rubio quien batió su marca anotadora (17 puntos) en un torneo oficial y evidenció con juego las palabras que antes del campeonato anunciaban su mejor versión. La insultante superioridad de los hermanos Gasol fue el perfecto acompañamiento al partido del base, pero los destellos de calidad de otros hermanos, los Hernangómez alimentaron la diferencia final. España ganó, dio espectáculo (30 asistencias en 32 canastas) siendo un muro defensivo y, por encima de todas las cosas, mantuvo la sonrisa de principio a fin.

Pau Gasol se hace hueco pese a la presión rival (Foto EFE)

Ricky Rubio se desmelena

Con una victoria ya en el zurrón y sabedora que frente a España cualquier derrota era lógica, la República Checa salió alegre en su juego ofensivo y encontrando soluciones tanto cerca de la zona como desde el perímetro. Sus dos primeros ataques encontraron el acierto evidenciando que su caótico ataque, donde todos se mueven por todas las zonas, podía dar problemas. La necesidad de seguir a los jugadores y provocó que Martin Kriz pudiera sumar siete puntos de un tirón y los checos dominaran en un inicio donde España comenzó a despertar de la mano de Ricky Rubio.

Además de asistir como siempre y defender a Satorasnky, el base de El Masnou encontró acierto triplista de manera inusitada. Sus dos canastas fueron el perfecto toque de atención al rival e impuso la lógica en un marcador que sumó dígitos al frenético ritmo que impuso Ricky Rubio. Entre el base y Pau Gasol (anotó 23 de sus 26 puntos en la primera parte), España sumó todos sus puntos en los cinco primeros minutos, pero eso era más que suficiente porque en el equipo checo Satoransky y Hruban estaban desaparecidos para desgracia de un equipo que había comenzado bien, pero que encajó un parcial 2-14 para verse 10 puntos abajo (9-19).

Ya no había vuelta atrás y el equipo español mantuvo esa velocidad extra para ir creciendo su ventaja con un Pau Gasol al que nadie podía frenar cerca del aro (acabó con 9/10 en tiros de campo y 7/7 en tiros libres para 26 puntos). De sobra era conocida la superioridad de centímetros de los pívots españoles, pero es que esa superioridad era aún mayor en el plano virtuoso y España hizo una sangría veraniega de la zona checa de tal manera que tras el primer cuarto el equipo vencía 14-33 y sumaba una estadística de tiro brutal: 9/12 en tiros de dos, 2/3 en triples y perfecta desde la personal con un 9/9. Sencillamente perfecta.

La Republica Checa intentó recomponer su quinteto titular en el segundo cuarto para que la diferencia no adquiriera tintes sonrojantes, pero su problema es que estaban muy desacertados desde el triple (anotaron sólo dos de los primeros 10 intentos), por dentro era coto cerrado y Hruban sumó su cuarta falta. No había ni una buena noticia para un equipo que comenzó a verse más allá de la barrera de los 20 puntos (14-36). Poco importó que el festín anotador se parase y que se entrara en una dinámica de fallos en el encuentro, España había conseguido un colchón más que suficiente para vivir con tranquilidad y su superioridad era tal que ni siquiera había atisbo de reacción en el adversario.

(Foto FIBA)

Desesperante defensa, insultante superioridad

Había margen para mejorar y aspectos por pulir, pero el mero hecho de rotar el equipo y ver a todos los jugadores implicados era una grata noticia. Y a todo ello había que añadir la excelencia defensiva de un equipo que dejaba en vulgar al equipo centroeuropeo. No es que se hubiera parado a Satoransky, es que los checos se habían quedado en 23 puntos frente a los 56 de una España que comenzó haciendo daño en la zona y, por mor de su velocidad en las transiciones, que nunca necesitó del triple para demostrar su arsenal anotador. Una engañosa estadística habló de 18 asistencias (imposible porque sólo hubo 17 canastas), pero lo que no mentía era el juego colectivo de un equipo donde, jugara quien jugara sumaba para un equipo que antes del descanso ya apabullaba al rival.

España pudo darse un respiro visto que la diferencia en el marcador y en el juego era tan abrumadora, pero eso no va con el espíritu de este equipo y el carácter de su técnico, así que continuó con su rodillo e hizo hincapié en su superioridad interior, así que los siete primeros puntos del tercer cuarto tuvieron la firma de dos hermanos: los Gasol. La primera que no tuvo su sello fue casi también suya porque Marc Gasol dibujó un pase fantástico de espaldas para San Emeterio.



España estaba desatada y veía como Ricky Rubio lograba batir su marca anotadora en partido oficial para poner a España en el borde los 40. Este se superaría segundos después con una bandeja al contrataque de Joan Sastre (33-74) cuando el partido hacía tiempo que no era tal y que era un lugar de divertimento español y el potro de tortura de una República Checa que no quería que acabara el tercer cuarto… clamaba por terminar el encuentro.

Aún tuvo que permanecer 10 minutos en pista, pero fueron minutos donde no hubo tormenta, tampoco marejadilla, tan sólo tensa calma e intercambio de canastas para alegría de su marcador y respiro general por saber que la diferencia no entraría en la historia de una selección española que, no obstante, volvió a disfrutar de otro partido tranquilo. Tuvo trabajo en el inicio pero le bastó media parte para solventarlo y seguir creciendo en un campeonato donde la defensa vuelve a ser excelente, el ataque es generoso y en el que tiene comprometidos a todos sus hombres, a las estrellas en forma y con los roles cada vez más definidos. La cosa funciona… que siga así



REPÚBLICA CHECA56
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
1P, Auda400/10/00/010110101-90
7*V, Hruban1942/60/40/031201005-140
8*T, Satoransky3083/90/32/252350302-246
9J, Welsch(C)1121/20/00/011000001-102
11L, Palyza1451/21/60/011010002-201
13J, Sirina1890/13/50/032110100-89
14K, Svrdlik2993/81/10/052301012-2011
15*M, Peterka1563/30/20/022032001-1511
17*J, Bohacik1500/10/20/011030303-16-2
31*M, Kriz25114/61/30/043110101-2411
71T, Kyzlink1421/30/20/211010005-25-2
0---1010010000
Total5618/427/219/1156322432820246-18547


ESPAÑA93
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
4*P, Gasol20268/91/17/7862201102935
6S, Rodriguez2051/31/40/000040301111
7*J, Navarro(C)1830/01/30/000052100227
9*R, Rubio20173/42/45/5220502013019
13*M, Gasol1982/40/04/6990412212318
14W, Hernangomez1694/90/01/21082001001012
15J, Sastre2041/10/02/222021002119
16G, Vives700/10/10/000030001-21
18P, Oriola1684/60/00/0615000011412
19*F, San Emeterio2062/30/02/2211300013110
21A, Abrines00---0000000000
41J, Hernangomez1972/70/13/485320022612
Total9327/475/1424/2850351530411510185136

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-