Artículo

Un brindis por los mil, un brindis por los apuros (73-79)
La Selección sigue invicta en el Eurobasket después de que los hombres de Scariolo ganaran a Croacia (73-79) en un encuentro en el que España sufriera hasta el último minuto. Juancho Hernangómez, vital con un tapón en los últimos segundos para celebrar a lo grande el partido mil de la Selección Española

Redacción, 5 Sept. 2017-. España celebró sus mil partidos oficiales con un triunfo tan agónico como necesario frente a una brava Croacia que supo encontrar la fórmula para desquiciar en defensa a su rival.

Los de Petrovic neutralizaron el juego interior de una España que falló sus primeros 9 tiros (10-1 en el marcador) para acabar despertando de la mano de San Emeterio (20-21). La segunda unidad le llevó a tomar una renta de 10 puntos (28-38, m.19) que se quedó en papel mojado cuando Bogdanovic despertó, con 15 puntos en la segunda mitad. La Selección croata se lanzó a por el partido (54-50, m.29) y solo la chispa del Chacho, la omnipresencia de Rubio y un tapón salvador de Juancho evitaron una efeméride tan redonda con derrota.

España vuelve a ganar para liderar el grupo, para mirar a octavos con confianza, para aterrizar por fin en la realidad, en el Eurobasket. La primera victoria por debajo de los 37 puntos supo mejor que ninguna.

Foto FIBA


Nueve fallos y un Santo

Uno: Croacia enfrente, tres victorias seguidas, el liderato en juego, el recuerdo de 2016. Dos, Simon coge un rebote en ataque y, a continuación, anota un lanzamiento lejano pisando, desde el lateral y sin ángulo, para decirle a los suyos que se puede. Tres: Croacia anula a España en ataque, evitando cualquier transición, impidiendo que Pau reciba, forzando a tiros de media distancia lanzados sin fe. Cuatro: Bender se siente cómodo. Brazos infinitos, tapón a San Eme. Movimientos sin balón, el baloncesto es más sencillo con él.

Cinco: Saric asume galones. La pide, la anota. Baja a defender con cara de cabreo. Lo protesta todo, lo quiere todo. Puede ser su día. Seis: Ricky Rubio marca un tiro libre tras cuatro minutos de sequía pero el balón sigue sin entrar en estático. Siete: Bender pone el 8-1 en el luminoso antes de un canastón de Saric, lanzando en la cara de Marc, para encender todas las alarmas del mundo. Ocho: Scariolo pide tiempo muerto, exige agresividad en defensa, balones interiores y un plus en el uno contra uno. Nueve: España ha fallado cada uno de sus primeros 9 tiros a canasta, con una galería infinita de errores que parece encontrar su fin tras pasar por el banquillo. En nueve se detiene la sangría. En nueve aparece el diecinueve.

Su nombre es Fernando San Emeterio y le llamarían "Santo" aunque se llamara Agustín Meléndez. Cántabro y vallisoletano, querido en Girona, héroe en Valencia y Vitoria, San Eme une más tierras que cualquier bandera. Sus minutos, absolutamente brillantes, dibujaron un escenario muy diferente una vez Pau -a la décima fue la vencida- puso fin con un mate al maleficio. No fue solo su primer triple, previo al de Rubio. Mucho más allá de su segundo acierto exterior, al instante. Tampoco la penetración en la que, cayendo hacia atrás, pareció quedarse congelado en el aire para lanzar a tabla y anotar. Ni siquiera fue el tiro libre antes de irse al banquillo con 9 puntos y un partido absolutamente nuevo (18-17, m.9).

Su puesta en escena hizo creer al equipo, que pasó de empezar el encuentro con 9 tiros fallados a sumar 11 puntos en un par de minutos. Juancho y Oriola daban aire desde el banquillo, Marc se hacía grande en defensa, la apuesta de la intensidad atrás -muy protestada a los árbitros por Croacia- había funcionado y pese a la extra motivación de Saric, España acabó ganando, tras robo final de Juancho Hernangómez, su cuarto más difícil hasta el momento del campeonato, el de los nueve fallos. 20-21, un suspiro de alivio y la sensación de que, ahora sí, el Eurobasket acababa de comenzar.

Foto FIBA


La segunda unidad manda

El susto había sido muy diferente al de los primeros minutos contra Rumanía, aquellos en clave de anécdota. Si ganas los tres primeros partidos por 37, 39 y 41 puntos respectivamente, no es fácil reaccionar cuando despiertas en mitad de un escenario tan antagónico. Mas España estaba en el partido y, nuevamente, la segunda unidad empezó a bordarlo. Bogdanovic anulado, a cero. Sastre anotando desde lejos y Marc bailando en la zona. Popovic retrasaba el despegue con un par de triples, aunque el encuentro, ahora sí, estaba en manos españolas.

Las de Willy Hernangómez, incluso, se permitían un pase más digno del fútbol americano para que el palomero Sastre se colgara del aro. El mayor de los Gasol se sacaba de la manga un gancho con la izquierda, Rubio cortaba la línea de pase rival con maestría y el propio Pau volvía a escena para poner la máxima (28-38, m.19).

España era otra con velocidad, con espacio, con algo de oxígeno en la zona rival. La cuestión era ver hasta cuándo lo permitiría una Croacia que recordó el guion inicial para desquiciar nuevamente pronto a su oponente. Un par de aciertos de Simon y Zoric, un tapón de Saric, una desventaja salvable al descanso (32-38) y una respuesta inmediata a la canasta inaugural de Marc en el tercer cuarto. Croacia conocía la fórmula. Y vaya si la aplicó.

Foto FIBA


El grito de Bogdanovic

Ricky Rubio no se sentía cómodo con una defensa que le flotaba con descaro. No obstante, el plan de Petrovic iba mucho más allá, sacrificando algún triple fácil regalado en pos de seguir siendo dueño de la zona, con los Gasol sudando para recibir y con mil brazos encima en cada intento. Nuevamente, a España le entraban dudas. Y más cuando a Bogdanovic se le ocurrió presentarse al partido, recuperando de inmediato el tiempo perdido.

Qué fácil es el baloncesto cuando un jugador como Saric genera y genera oportunidades. Y qué divertido este deporte cuando talentos como el de Bogdanovic, aquel que en el global de sus 7 partidos ACB en Madrid y Murcia valoró negativo, explotan sin avisar. Su primer triple, puso a su equipo a uno (39-40, m.23). ¿Que Ricky replicaba desde lejos y retaba con la mirada al técnico croata? Bogdan se vengaba al instante con la misma medicina.

En mitad de show de raza de Saric, Bogdanovic volvía a anotar un triple estratosférico para cambiar el signo del encuentro (47-45, m.26) y viejos conocidos como Zoric o Tomas se apuntaban a la fiesta para hacer más daño en la zona española. A pesar de que los Gasol contenían la tormenta, Bogdanovic estaba desencadenado, como el ciclista que ataca sin mirar atrás, como el guerrero que busca la redención en mitad de la batalla. Su triple con la mano de Juancho, impecable en esa defensa, en su cara, la imágen icónica del órdago croata. 54-50. Un grito al regresar a defender, golpe en el pecho. Croacia humanizando a España. Bienvenidos al Eurobasket.

Foto FIBA


Un brindis por los mil partidos

La intendencia de Scariolo funcionaba. Los suplentes eran mucho más que aires renovados. Juancho replicaba la bomba lejana de Bogdanovic para cerrar el cuarto y volvía a aparecer cuando Tomas le imitó. Oriola, el sueño de cualquier técnico para su fondo de armario, incluso se atrevía a adelantar a los suyos con una nueva canasta de tres puntos (57-58, m.32) antes de que el choque entrara en una fase agónica, con aroma a eliminatoria, a vida o muerte, a abismo esperando en caso de derrota.

Bender inventaba, Tomas culminaba. Sergio Rodríguez jugaba con Popovic para empatar. Si Willy aparecía, Popovic pedía revancha. El Chacho convirtió uno de esos triples que oíste celebrar al vecino de al lado, como en los días más grandes, y más tarde estiró la renta hasta los 5 puntos desequilibrado y a tabla (63-68). El partido, por primera vez en 38 minutos y medio, parecía ser de España, si bien dos técnicas a Pau y Scariolo retrasaron la euforia. Quizá el encuentro merecía acabar así. O, al menos, la pizarra de Petrovic bien valía una moneda al aire. Saric anotando cuatro tiros libres y el balón para los croatas. Cara o cruz, cara o cruz. Lanzó Simon, salió cruz. Probaba una vez más Tomas, salió cruz. El rebote, principal arma de España en su remontada, cambiaba de signo en el momento de la verdad y Pau, en mitad del desconcierto, tocó el balón lo justo para que la bocina sonara y el balón regresara a las manos del campeón.

Chacho Rodríguez regalaba a su equipo otro tiro ganador, respondido de inmediato por Bogdanovic. Ricky a la línea. Es otro, otro jugador, aquel que gana partidos con su defensa, sus pases o su ritmo y lo hace también fallando un triple de 8 metros minutos antes. Porque tuvo confianza para lanzarlo, la misma que a la hora de anotar dos tiros libres y volver a mirar a Petrovic en pleno pique. Nada cambiaba. Tampoco a continuación, tras los puntos de Bogdanovic y San Emeterio (71-74) a falta de 20 segundos. Fue entonces cuando Bogdanovic -15 puntos en la segunda mitad-, sintiéndose imparable, penetró con fuerza para que Juancho cerrara para siempre el choque con un tapón para recordar, vengando aquel de Saric a Pau en los Juegos.

Foto FIBA


Hace mucho, mucho tiempo, un grupo de amigos se reunieron en Chamartín para defender los colores de su país, rojo, amarillo y morado aquel 15 de abril del 35. Aquel día un autogiro voló sobre el campo para delicia de los niños con los que se había querido llenar -entrada gratuita- el pabellón, en el primer encuentro oficial histórico de la Selección Española, con victoria por 33-12 contra Portugal. De los Alonso a los Gasol o los Hernangómez. De los Ruano, Martín y Maunier a los Ricky, Chacho o San Emeterio. La España republicana, la monárquica, la franquista, maldita sea, la de Transición o la democrática. La España de la generación de oro que hoy cumplió 1000 partidos con la sonrisa con la que Pau ponía el 73-79 final sobre la bocina. La victoria 676. Y la más importante en este Eurobasket, por más que las pasadas fueran astronómicas. Los brindis así saben mejor.

CROACIA73
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
5F, Kruslin100/00/00/000000001-50
6M, Popovic19112/52/41/221130203-18
7*K, Simon3593/31/50/043161303213
9*D, Saric36185/101/45/6139452424-227
10R, Ukic(C)00---0000000000
11L, Zoric1563/40/00/02110001248
12D, Planinic00---0000000000
17*D, Bender1942/30/20/010110023-95
25I, Buva600/00/10/000000001-4-1
27I, Ramljak600/00/00/011010000-12
33*M, Tomas25102/22/60/032100101-98
44*B, Bogdanovic34153/93/70/031210203-57
Total7320/369/296/833221117313522-3077


ESPAÑA79
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MEFF
4*P, Gasol28115/120/21/2105531212-214
6S, Rodriguez20123/72/30/0422300021714
7*J, Navarro(C)1000/00/20/000010000-16-1
9*R, Rubio27130/22/57/833044002218
13*M, Gasol3093/81/10/085320230-315
14W, Hernangomez1021/50/00/04222010073
15J, Sastre1861/21/21/23213120138
16G, Vives00---0000000000
18P, Oriola950/11/12/25140010378
19*F, San Emeterio20121/32/44/51100110338
21A, Abrines00---0000000000
41J, Hernangomez2391/31/44/443101104128
Total7915/4310/2419/23452520188114183095


Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-