Artículo

Así viene los octavos de final del Eurobasket (domingo)
La sobriedad de la selección española se mide frente a la anfitriona Turquía en unos octavos de final donde Letonia y Serbia aspiran a medalla, mientras que Croacia y Rusia vivirán un intenso duelo

Letonia- Montenegro: Confirmar el futuro


Dos grupos jóvenes en competiciones internacionales tienen ante sí la oportunidad de colarse en cuartos de final, para ello Letonia y Montenegro deberán dar de sí la mejor versión e imponer las armas que les han hecho llegar al punto donde todos predestinado como lógico… pero también como final de trayecto.

Más fácil se intuye que Letonia alargue su estancia en Estambul pues sólo la derrota frente a Serbia en el estreno empaña un caminar letón que ofrece puntos brillantes y sobre todo muy espectaculares con los mates de Kristpas Porzingis (22,4 puntos y 5,6 rebotes) o las rachas triplistas de los Bertans o Janis Blums. Letonia es juventud y desparpajo para lo bueno y lo malo. Confía todo en su potencial anotador (atención al baskonistas Janis Timma que está brillando con medias de 14 puntos y 6,6 rebotes) y ahí Porzingis se ha erigido en estrella, un jugador con un rango de peligrosidad ofensiva brutal; capaz de anotar al poste con su movilidad, anotar triples y cargar el rebote ofensivo para acabar con su característico putback jump. Lo peor para Letonia es la ausencia de un base tradicional con solvencia lo cual hace que muchos minutos sea Dairis Bertans o Janis Strenielks.



Otros días puede que sea un problema para las aspiraciones letonas (sobre todo si hay momentos calientes donde pensar sea más importante que anotar), pero enfrente, Montenegro ha evidenciado que este no es el torneo de Tyrese Rice. El base (10,8 puntos) podría ser determinante con su capacidad para desbordar en el uno contra uno y anotar desde el exterior sacando partido de la atención que fijan Bojan Dubljevic (11,2 puntos y siete rebotes de media) y Nikola Vucevic (13,8 puntos y 7,8 rebotes, pero, por momentos, parece desconectado del resto dele quipo y que Montenegro juegue mejor sin él. Lo bueno de los montenegrinos es que el campeonato ha ido dejando rastros de soluciones a sus propios problemas y si por fuera Nikola Pavlicevic ha dado un paso adelante, en la pintura cada vez juegan más y mejor sus dos mejores interiores. Dubljevic es el corazón del equipo, aporta su habitual calidad y energía y está convenciendo a Bogdan Tanjevic de que puede hacer dupla con Vucevic, el pívot de mayor calidad. Ellos dos tienen en sus manos hacer más grande la historia del pequeño país, pero para ello deberán bajar de revoluciones el partido que plantee Letonia y hacer que el peso de su juego interior se imponga en el juego.

La clave: Ver qué equipo tiene menos miedo a ganar.
Horario: 11.30 (BeMad)


Serbia-Hungría: Claro favorito


Pese a las notables bajas con las que Serbia llegó al torneo, el conjunto de Sasha Djordjevic ha cumplido con los pronósticos y se ha clasificado como primera del grupo D teniendo delante a una Hungría que regresó a la competición tras 18 años de ausencia para colarse en la ronda de los octavos.

Todo un éxito para el baloncesto húngaro aunque más improbable se prevé que pueda dar la sorpresa y superar a una Serbia que ha ido consolidando su estilo de juego definiendo una jerarquía de roles donde brilla Bogdan Bogdanovic (sexto anotador del torneo con 19,8 puntos), pero donde el base Stefan Jovic (tercer máximo recuperador de la primera fase con 2,2 robos por partido) y los pívots Boban Marjanovic (12,8 puntos y 4,8 rebotes) y Milan Macvan configuran el esquema de hombres importantes. A destacar en los serbios la fuerte defensa que muestra (sexta en robos) y el control del rebote (cuarta), dos armas con las que se arman para lanzar a sus aleros (Lucic, Milovsaljevic, Lazic...) al contraataque.



Difícil lo tendrá el equipo húngaro, el segundo equipo que menos puntos anotó en la fase de grupos (67 puntos de media) porque carece de recursos ofensivos, principalmente en la pintura por lo que debe confiar en la inspiración de Adam Hanga (17,3 puntos) y David Vojvoda (17 puntos), autores de la mitad de los puntos del equipo, para mantenerse cerca en el marcador. Si es capaz de llegar al último cuarto con opciones de victoria quizá el equipo serbio pueda sentir la presión de ser favorito, cualquier otro escenario se antoja muy favorable al subcampeón mundial y olímpico.

La clave: Saber qué ritmo de juego se impondrá ¿la velocidad serbia o el basketcontrol húngaro?
Horario: 14.15 (BeMad)


España-Turquía: El peligro del anfitrión


Pocos equipos querrían jugar con Turquía en casa un partido de eliminación, pero puede ser que España tenga delante de sí la mejor oportunidad de hacerlo puesto que esta es la Turquía más vulnerable que se recuerda en los últimos torneos.

A las bajas ya consabidas de Ilyasova, Asik o Bobby Dixon, el torneo ha reflejado la realidad de una selección que tiene jóvenes promesas como Cedi Osman (17,6 puntos, 5,2 rebotes y cuatro asistencias de media), Furkan Korkmaz y gente de carácter como el base Güler y el triplista Mahmutoglu (atención porque viene de jugar sus dos mejores partidos del campeonato) pero que carece de calidad ofensiva para contrarrestar el arsenal español. Además, es sangrante la diferencia en la pintura ya que Turquía sufre mucho para anotar por dentro y se antoja difícil que uno de sus pívots (Erden, Hersek, Veyseloglu, Sanli o Aldemir) tuvieran cabida en la rotación española. Sólo Erden parece tener importancia ofensiva, pero su larga inactividad (estuvo gran parte de la temporada de baja por lesión en el hombro) le hace tener una producción ofensiva decreciente y sólo en los primeros cuartos puede ofrecer la suficiente energía para ser peligroso. En defensa el panorama no es mejor y Turquía es el equipo que menso rebotes captura del torneo (26,8 rebotes por partido), mientras España es quien más rebote (47).



Lo mejor que tiene Turquía, dejando de lado aspectos emocionales, es su capacidad defensiva y voluntad de apretar en todo el campo. Dada sus limitaciones físicas, el equipo turco busca revolucionar los encuentros desde la presión y saltando al dos contra uno. Todo ello le lleva a ser la selección que más balones recuperó en primera fase (9,8). Eso podría ser una gran baza contra muchos rivales, pero España tiene a la mejor pareja de bases del torneo con un Ricky Rubio extraordinario y con Sergio Rodríguez creciendo en ataque en los momentos importantes. Ellos sólo son una parte más de todo el arsenal que tiene Sergio Scariolo en ataque. Los triples de momento están funcionando y la segunda unidad destaca con Juancho y Willy Hernangómez como revelaciones… y no hablamos de Marc o Pau, son otro mundo para la defensa turca (entre ellos dos han sumado sólo siete puntos menos (114) que todo el juego interior otomano). Todo lo que sea meter balones en la zona debe ser un filón de oro para la anotación española.

La clave: Que se juegue a baloncesto; España es muy superior en rebote y ataque-
Horario: 17.45 (Cuatro)


Croacia-Rusia: Aprovechar la ocasión


Muchas veces bordeando la zona noble de los campeonatos y muy pocas veces pisándola. Esa es la historia reciente de Rusia y Croacia, dos equipos con tradición baloncestística, potencial en sus jugadores pero que en demasiadas ocasiones cayeron en la fase de cruces antes de poder luchar por las medallas.

Ahora se enfrentan en la mejor eliminatoria de octavos y una de las dos selecciones repetirá decepción, empero el ganador parece tener un camino más asequible para soñar con alcanzar una medalla. Ese era un objetivo que Rusia no podía imaginar antes de comenzar el torneo, pero la dudas sobre su juego y el ensamblaje de Alexey Shved dentro de él han quedado disueltas gracias al extraordinario nivel ofrecido por el base. Quien es el jugador mejor pagado de Europa ha terminado la fase de grupos como tercer máximo anotador (23 puntos) y décimo en eficiencia. Rusia depende mucho de su capacidad anotadora y en su peor día contra Letonia, eso se pudo comprobar. Más allá de Shved, el equipo ruso tiene a Timofey Mozgov (14 puntos y 7,4 rebotes) como gran amenaza interior y un juego polivalente de aleros que puede intercambiar posiciones y hacer que sus grandes sean peligrosos desde el exterior y que aleros puedan ir para dentro. Atención a Kurbanov y Fridzon, los jugadores que mejor ejemplifican esta dualidad ofensiva.



Pocos equipos como Croacia pueden responder de manera más efectiva este potencial pues tiene en la polivalencia y capacidad atlética de sus hombres clave la mejor virtud en este torneo. Croacia vive del brillo ofensivo de Bojan Bogdanovic (21,4 puntos y cinco rebotes), un jugador determinante, de rachas determinantes y tan completo que puede ganar partidos con el tiro o posteando. Sin embargo, la gran estrella del juego croata es Dario Saric el jugador que origina el éxito del equipo porque es clave en defensa, se muestra inteligente en la generación de juego y cada vez se le vez más suelto en el lanzamiento. Saric es un jugador total (promedia 15,2 puntos, 7,4 rebotes y 2,8 asistencias), de esos que serán estrellas (más aún) cuando lo quieran. El resto del equipo aparece en Croacia para ofrecer puntos (Simon y Popovic especialmente) y defensa (Planinic, Ukic y Tomas. Quizá Croacia no ha mostrado los destellos de juego de otros torneos, pero eso no le llevó lejos en otros veranos y puede ser que en Estambul y sin tanto ruido logre lo que tanto tiempo busca.

La clave: ¿Qué estrella estará mejor acompañada?
Horario: 20.30 (BeMad)

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-