Artículo

España-Turquía (2001): Donde todo empezó...
Eran los albores de la mejor generación del baloncesto español cuando Turquía y un dudoso arbitraje se cruzaron en el camino de los Gasol, Navarro y compañía. 16 años después se cierra el círculo continental contra el mismo equipo y en la misma ciudad donde comenzó la leyenda

Redacción, 9 Sep. 2017.- Sitúense: 2 de septiembre de 2011, España juega contra Turquía el tecer partido de la fase de grupos tras impresionar con sus vitorias sobre Eslovenia (85-61) y Letonia (106-77). Con Pau Gasol y Juan Carlos Navarro cómo imberbes líderes del equipo, el equipo ilusiona por los resultados y, sobre todo, el estilo de juego insolente y espectacular que irradia en la pista. Una imagen completamente opuesta arrastra Turquía, anfitrión de un Eurobasket donde puede quedar eliminado de perder contra España.

España alcanzó el bronce en el Eurobasket de Turquía de 2001 (ACB Photo)

Demasiado doloroso, demasiado complicado. Turquía, potencia emergente en lo deportivo y, sobre todo, en lo económico, ha puesto demasiado en juego en este torneo para irse a las primeras de cambio y el partido tarda muy poco en evidenciar esta realidad. A los siete minutos de partido Javier Imbroda, seleccionador nacional, es expulsado del encuentro después de protestar una falta de Lucio Angulo. Al término del encuentro, Imbroda estallaría en rueda de prensa al afirmar que “tal y como se ha presentado el partido ya sabíamos que iba a ser muy complicado. Incluso se puede llegar a entender, aunque sea triste, cierto caserismo arbitral. Pero lo que nos han hecho ha sido excesivo. Ha sido demasiado”. Casi tan caldeado fue el postpartido como el propio encuentro pues el periodista local Ismet Badem provocó con sus preguntas a un técnico que acabó por irse de la ruda de prensa junto a Alfonso Reyes. Más tarde, y ya sin turno de réplica, Hidayet Turkoglu hurgaría en la dolorosa derrota. “¿La mesa?, ¿Los árbitros?. Todo eso es mierda. Los grandes equipos no necesitan excusas. Turquía fue mejor y punto”, dijo.

Puestos a distorsionar un partido de baloncesto, poco puede influir tanto como dejar a un equipo sin su entrenador. De nada sirvió el estado de alerta previo o que incluso el encuentro estuviera igualado, la encerrona se plasmó tras la intervención de Gennaro Colucci, comisario de profesión, al poco de comenzar y esa decisión condicionó un partido donde, para ser honestos Turquía jugó a un gran nivel con un excelente Ibrahim Kutluay, autor de 35 puntos. En España Navarro sumó 24 puntos y Pau Gasol añadió 21 puntos y 10 rebotes para mantener la igualdad en el encuentro y conseguir que la selección española se pusiera por delante en los minutos finales. Ahí, con toda la presión del público, un killer en racha y unos árbitros con dudoso criterio, España no pudo mantener su ventaja y acabó perdiendo.


Crónica del diario ABC


La derrota mandó a España a un cuadro de cruce donde jugó con Israel, Rusia y, en semifinales, contra la Yugoslavia de Stojakovic, Bodiroga o Jaric. Un equipo en plena madurez competitiva (un año después fue campeón del Mundo) y que fue el muro con el que se topó la generación del 80 en lo que supuso el inicio de una brillante carrera competitiva que se ha alargado durante 16 veranos más y que le conduce este 10 de septiembre a la misma ciudad y el mismo rival donde todo empezó… Por suerte poco o nada tiene que ver aquella Turquía con la actual y los únicos vestigios del aquel equipo se encuentran vestidos de calle en Hidayet Turkoglu, Presidente de la Federación, y Kerem Tunçeri, entrenador asistente. En España poco ha cambiado y, aunque ya luzca barba y las canas comiencen a delatar una edad adulta, sigue estando en manos del el espigado Pau Gasol y los destellos de genialidad de Navarro. Ahora sólo queda esperar que las crónicas del lunes no mencionen a ninguno de los colegiados, buena señal sería.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-