Artículo

20 años, 20 historias, una leyenda
Nadie pensaba que aquel 23 de noviembre de 1997 iba a ser un día tan especial. Dos décadas después, con el mito aún en activo, es momento de recordar 20 pequeñas historias, una por año transcurrido, que rodearon al debut de Juan Carlos Navarro. Viaja en el tiempo y descubre sus cifras de leyenda




1- Montes conoce a Navarro

El día que Joan Montes conoció a Navarro ni podía imaginar que, tan solo 8 años después, iba a hacerle debutar en ACB. El hermano de Navarro, entrenado por Montes, se estaba cambiando, y el niño, un loco del baloncesto desde muy pequeño, no dejaba de jugar pese a la temprana hora. “Eran las 8:15 de la mañana y estaba con una pelota tirando. Le dije que no botaba con la izquierda y no defendía. Al cabo de 4 años le veo y me dice: boto con la izquierda, tiro con la izquierda y, además, defiendo. Ya era muy competitivo”.

Navarro marca jugada en su debut (ACB Photo)

2- La leyenda se cuece

Hace 25 años que Juan Carlos llegó al FC Barcelona. Un cuarto de siglo, que se dice pronto. Maceiras le fichó, con 12 años recién cumplidos, tras deslumbrar en el CB SantFeliuenc. ¿Cómo imaginar entonces que el pabellón en el que aprendía iba a acabar llevando su nombre? Cada año a más, Navarro había sido seleccionado ya con España para un Preeuropeo Cadete y otro Junior. En esa 1997-98, con un lustro ya de experiencia en el club, la idea no era ni siquiera hacerle jugar en el filial, sino en el equipo junior. Aquel 23 de noviembre sorprendió a todos.

3- Un viaje inesperado

El jugador siempre cuenta la anécdota del Seat 1430. Mientras el Barça empezaba la pretemporada, el adolescente apuraba sus vacaciones en Galicia. De allí son sus raíces, de allí procede su madre y de allí viene su segundo apellido, Feijoo. Tras 10 horas en el coche, apretado entre sus hermanos, Juan Carlos había llegado a tierras luscenses. Por delante, fiestas locales y un torneo que le ilusionaba. El Barça, incapaz de localizarle, le requirió para su pretemporada y tuvo que acabar llamando al bar de su madre para contactar con él y hacerle volver, algo que de inicio le dio bastante rabia, sin vislumbrar todo lo que se le avecinaba.

4- Descaro sin control

Juan Carlos Navarro gustaba, gustaba mucho en el club, a técnicos y jugadores, que no estaban acostumbrado a ver algo igual, y menos con esa edad. El chico, sin cumplir aún la mayoría de edad, se había fabricado un movimiento, penetrando a canasta, en el que a la hora de cambiar el ritmo, le salía lanzar en carrera o dando un paso atrás, evitando así los tapones. Algún técnico intentó corregir ese hábito pero la personalidad del jugador se impuso. Tan grande era que, en una sesión, hubo que frenar su ímpetu por estar, literalmente, pasando por encima de un Djordjevic renqueante de salud y atónito por el descaro del “niño” de la cantera.

Navarro ya mostró su descaro en su debut (ACB Photo)

5- Un Barça en mala forma

A pesar de ser campeón liguero unos meses antes, la 1997-98 no parecía la temporada del Barça. Con 5-6 en los primeros 11 encuentros, venció al colista Ciudad de Huelva en la Jornada 12 para equilibrar su balance de triunfos, si bien seguía en 9º posición, a 5 del líder Real Madrid y fuera de Playoff. Las lesiones tampoco ayudaban, con Montes contando los días para el parón liguero por la ventana FIBA: “Puede que a la mayoría de equipos les vaya bien, pero a nosotros extraordinariamente bien”. El día del debut de Navarro, sus compañeros fueron Andrés Jiménez, Roger Esteller, Víctor Alemany, Quique Andreu, Xavi Fernández, Sasha Djordjevic, Marcelo Nicola, Roberto Dueños, Jerrod Mustaf y Efthimios Rentzias. Aquel equipo ascendió a la 5ª plaza al final de la regular y se metió en semifinales. Navarro solo sumó 12 partidos y 120 minutos, si bien su equipo pudo reconducir la situación y salvar los muebles aquella campaña.

6- Revelo simbólico a Rafa Jofresa

El día 22 de noviembre, un día antes del debut del CB Granada, la previa de El Mundo Deportivo era tajante: “Djordjevic, un día más sin recambio”. Rafa Jofresa era baja por un esguince abdominal y el club no había fichado a nadie para reemplazarle, por lo que Navarro acabó convertido en alternativa. Caprichoso el destino: 19 años después de aquel choque, Navarro iba a destronar al que reemplazó aquel día, convirtiéndose en el jugador con más partidos en un mismo equipo en la historia ACB. 621 sumó Jofresa. 665 lleva ya el de Sant Feliu. 

7- El estreno

23 de noviembre de 1997. Una fecha ya histórica en el baloncesto nacional. “El día del debut, Juan Carlos Navarro estaba entrenando bien y se le dio la oportunidad porque yo creía en el jugador”, confesó años más tarde Joan Montes. El rival era el CB Granada y su estreno sorprendió a todos, tanto por la cantidad de minutos como por el rendimiento. Hay una pequeña anécdota en aquel choque: en muchas crónicas o artículos conmemorativos, se afirma que jugó el último cuarto entero. Ni siquiera él, olvidadizo en una entrevista, recordó que saltó a la pista para disputar los últimos instantes antes del descanso, para luego ya disfrutar del todo de aquel periodo entero para él.




8- La primera ovación

Ni una canasta, ni un triple, ni un gesto técnico. La primera vez que Navarro puso en pie al Palau fue al tirarse por un balón bajo el aro granadino, recuperarlo y quedarse del todo con él. Luego llegaron los puntos, el “Navarro, Navarro” en el Palau, un grito que se escucharía muchísimas veces más en los 20 años siguientes. Luego llegó la leyenda. “Salí nervioso, aunque en la pista ya no pasa nada. Había que darlo todo y disfrutar. Las cosas me salieron bien y empecé a escuchar mi nombre. Quizás fue porque era un jugador con desparpajo y nuevo para todo el mundo. La verdad es que fue muy bonito y me emocioné. Muy contento por cómo salió, los compañeros ayudaron mucho”, admitiría con el tiempo.

9- Un “aprobado raspado”

Navarro jugó 10 minutos y 43 segundos. Anotó 10 puntos, con 2/3 en tiros de 2 y 6/9 en tiros libres. Forzó 5 faltas, capturó 2 rebotes, dio una asistencia y robó un balón, sumando 12 de valoración al término del choque, a más de un punto por minuto. Un debut 10 para aficionados y prensa, si bien su entrenador tenía que ser exigente. “Cuando he entrado en el vestuario le he dicho que, para mí, su actuación ha estado entre un 5 y un 6 de nota”. Querer dejar su show en anécdota para que el chico mantuviera los pies en el suelo, la explicación, ya que, en otras entrevistas, el mismo Montes confesó no recordar un debut a ese nivel.

10- El porqué de la “Bomba”

Montes relató cómo salió el apodo de la ‘Bomba’. Según el entrenador, un concepto que nació después de esa misma rueda de prensa post-partido, por lo explosivo de su juego. “La 'bomba' no viene por el tiro, aunque se haya bautizado así, ese tiro lo hacía ya Petrovic. La gente se quedó alucinando, sobre todo la prensa, como un jugador tenía ese desparpajo y tenía esa cara para tirárselas. Yo expliqué que era un jugador que no tenía miedo a nada, que a veces no jugaba en el filial porque el entrenador de aquel momento decía que era como una bomba de relojería... podías meterle ganando de 2 y acabar ganando de 12 o perdiendo de 12, porque él tiraría una, dos, tres o cuatro, fallara o metiese. Expliqué eso y salió publicado en un diario catalán: ‘La Bomba estuvo en el Palau’”. Había nacido un apodo de leyenda, que el mismo Juan Antonio Casanova ya usó, explotando ese concepto, en la crónica de La Vanguardia del día siguiente: “Navarro es ganas de hacer cosas distintas, la antítesis del baloncesto estereotipado. Es valiente y tiene calidad. le gusta jugársela y resulta imprevisible: por eso le llaman la Bomba”.

20 años de hombre récord

  • Histórico en Liga Endesa. Navarro ha logrado convertirse en histórico ACB en triples (2º, con 1.150), puntos (4º, con 8.167), minutos (8º, con 15.662) y asistencias (11º, con 1.592). Además, es 5º en partidos (665) y hasta se cuelga en el Top5 de recuperaciones (40º, con 538).


  • 8 títulos ligueros. Nadie ha conseguido más que él en era ACB. Levantó el trofeo en 1999, 2003, 2004, 2009, 2011, 2012 y 2014… ¡y contra 6 rivales diferentes!


  • Un hombre Playoff. Con tres MVP del Playoff Final, supera a Sabonis y Reyes en este apartado. Además, Navarro ha jugado 14 finales ligueras y ha estado 18 veces en Playoff. Es líder en partidos (151) y en victorias (103).


  • 4 veces en el Mejor Quinteto. Su logro solo lo han conseguido Scola, Reyes y Rudy Fernández


  • Hombre Copa. Igualmente, Navarro también es el rey del torneo del KO junto con Felipe Reyes, conquistando el trofeo copero en 2001, 2003, 2007, 2010, 2011 y 2013. También es líder en partidos (41) y segundo máximo anotador (454)


  • Cinco Supercopas Endesa y tres MVPs. Para no cambiar la dinámica, también es el barcelonista el líder en el palmarés de este trofeo, venciendo en 2004, 2009, 2010, 2011 y 2015. Solo Pete Mickeal ha conquistado tantas. Eso sí, en cuanto a MVPs se queda en solitario (2009, 2010 y 2011), superando el ‘doblete’ de Splitter.


  • Leyenda viva en la Euroliga. El primero en superar los 300 partidos (323) y en alcanzar los 4.000 puntos (4.018), con 12,4 de media. Máximo triplista (598) y rozando el liderato en valoración (3.784, a 18 de Diamantidis) y minutos (a 75 del griego). Del mismo modo, estuvo 3 veces en el Mejor Quinteto de la competición y otras 2 en el Segundo Mejor Quinteto, con un MVP del torneo y otro en la Final Four.


  • Huella en el barcelonismo. No solo es el jugador con más partidos con la elástica barcelonista (665), sino que ningún otro en Liga Endesa sumó tantos encuentros con un mismo club. También es primero en el ranking barcelonista de puntos, triples, asistencias y robos. Hasta en Clásicos (63) está en cabeza.


  • 22 títulos de club. Únicamente Epi iguala los 22 trofeos de Navarro: 8 Ligas Endesa, 6 Copas del Rey, 5 Supercopas Endesa, 2 Euroliga y una Korac. Para encontrar algo más grande hay que retroceder a la era pre-ACB, con el mito Luyk y sus 14 Ligas, 10 Copas, 6 Copas de Europa y 3 Intercontinentales (33).


  • Un internacional de época. Con 253, es el jugador que más encuentros suma con la Selección Española. Además, suma 10 medallas (2º junto a Reyes, solo por detrás de las 11 de Pau Gasol), 3 de ellas olímpicas. Con 5 Juegos, entró en el selecto club del que solo Teo Cruz, Oscar Schmidt, Andrew Gaze y Teresa Edwards eran miembros.


  • Renovado por 10 años. Antes de comenzar la temporada, el capitán blaugrana firmó un nuevo contrato por diez temporadas con el Barça Lassa. Al término de la 2017-18, jugador y club consensuarán su continuidad, sea como jugador del primer equipo o dentro de la estructura de la sección de baloncesto.

  • 11- Una confianza sin igual

    En el hilo de lo anterior, Navarro había llamado la atención, más que por su gran partido, por su valentía y su confianza en sí mismo. Su entrenador, una vez más, rebajaba la euforia, recordando que el jugador tenía bastantes cosas negativas aún en su juego: “Es valiente y dice que ve el aro como una piscina. Entra a canasta y lo ve muy fácil. Sin embargo, a veces se descentra. En su debut le han metido, por ejemplo, dos triples. Hay que tener paciencia, solo es un chaval de 17 años”. Ese estilo tan descarado lo mantendría, contra viento y marea. Mes y medio después, era titular en Málaga: 6 minutos, se jugó 3, las falló, y al banco. En Copa, volvió a salir en el “5” inicial: 4 minutos contra el Joventut, -5 tras su cúmulo de errores, y a ver el resto del choque desde la banda. Sin miedo, convencido siempre de meterla, el chico no se cortó pese a esos pequeños borrones y el tiempo le dio la razón.

    12- Un estreno... ¡sin triples!

    Un dato curioso. El hoy segundo máximo triplista histórico en Liga Endesa (1.150) no lanzó ningún triple en su estreno liguero. Tampoco en el segundo partido. ¡Ni en el tercero! Hasta la cuarta cita, no se animó. Hasta su décimo choque, no se estrenó desde el exterior. Y eso que Montes, de todas las exhibiciones que había visto de Navarro en sus primeros años, el momento más salvaje que recordaba era el día en el que metió, en Andorra y como júnior, 7 triples seguidos, a cada cual más complicado. La élite estaba a punto de comprobarlo.

    13- Un partido sin televisión

    La programación del fin de semana no incluía el FC Barcelona-CB Granada como uno de los platos fuertes. La jornada televisiva se abría el sábado a las 18:30, con un León Caja España-Festina Joventut en Sportmanía. El domingo, a las 13h y por La2, era el turno del TAU Cerámica-Estudiantes, mientras que la tarde en Sportmanía estaba reservada para el Fórum Valladolid-Pamesa Valencia (18h), un choque que acabó siendo aburridísimo por la superioridad manifiesta de los visitantes. Aquel domingo 23 de noviembre, a las 19:00, se disputó un choque del que solo pueden presumir sus 5.800 asistentes. Esa noche, en el resumen de la televisión autonómica catalana, el clip se limitaba a un minuto: una espectacular triangulación Esteller-Fernández-Jiménez, una canasta del visitante Junyent, un tiro en suspensión de Djordjevic, un gancho de Dueñas... y dos perlitas de Navarro. La primera, un eléctrico coast-to-coast y, la segunda, un robo culminado con 2+1 para delirio del Palau.

    14- Dueñas, eclipsado

    Aquel domingo, en la previa, el gran protagonista era Roberto Dueñas, que reaparecía tras lesión, tras tres meses de inactividad. La idea era que el pívot, ya disponible para jugar, hiciera la rueda de calentamiento con sus compañeros y solo jugara o en caso de necesidad acuciante o, simplemente, para recuperar sensaciones. Finalmente, disputó 9 minutos, sumando 4 puntos y 3 rebotes. Su feliz regreso, muy esperado en los medios, acabó eclipsado por el estreno de la perla de Sant Feliu, como bien ilustró el titular de aquel día de La Vanguardia: “La Bomba le roba la escena a Dueñas”.

    Crónica del partido en La Vanguardia

    15- Unas víctimas "afortunadas"

    A nadie le gusta perder mas, en el caso de que haya que hacerlo, mejor que toque en momentos tan significativos de la historia del baloncesto español. Aquel CB Granada será ya siempre citado como la primera víctima de Juan Carlos Navarro. Curiosamente el entrenador de entonces es uno de los que está más de moda actualmente en Liga Endesa. El último campeón liguero, el mago que resucitó al Baskonia: Pedro Martínez. En pista, al lado de jugadores del carisma de Carlos Montes o John Williams, el que más expectación había creado era Oriol Junyent, cedido precisamente por el Barça e internacional absoluto con España. El pívot acabó con 8 puntos y 11 de valoración contra "su" equipo justo antes de hacer las maletas para irse con el combinado español a disputar la previa del Eurobasket 99.

    16- Destinos cruzados

    No solo Rafa Jofresa estaba lesionado aquel día. El cúmulo de circunstancias que favorecieron el debut de Navarro fue total. Otros dos jugadores estaban por delante de él en esa imaginaria lista de reemplazos. Uno, Juan Carlos Cazorla, había llegado como sustituto eventual en caso de lesión de alguno de los dos bases. Otro, Chema Marcos, era un canterano algo más experimentado y estaba en la retaguardia. Ambos fueron baja aquel día. Curiosamente, Cazorla solo jugó 11 minutos en 3 partidos más con el Barça (5 en total de la campaña) para no regresar más a la ACB. Chema Marcos, por su lado, disputó 5 minutos más esa campaña (1 encuentro) y 9 duelos en la 98-99 como despedida del club y de la propia élite, la misma que estaba a punto de encumbrar a Navarro.

    17- Navarro, el base

    Sí, Navarro debutó como base, jugó sus 10 minutos y 43 segundos como director de juego barcelonista y tanto para público como para medios era un “1” sin discusión. El reemplazo de Jofresa y Djordjevic, la alternativa a Juan Pedro Cazorla y Chema Marco. “Le hacían jugar de base y, a veces, se alocaba un poco”, relató Joan Montes, que tras aquel partido frente al CB Granada, incidió en sus problemas para saber llevar la orquesta blaugrana: “Ha anotado puntos pero aún tiene que mejorar mucho en la dirección de equipo”.

    18- Un canterano en mitad de la polémica

    Otro de los aspectos menos recordados del estreno de Navarro es que, en aquel noviembre de 1997, justo aprovechando el parón liguero por la ventana FIBA y los dos partidos de la Selección Española, se trató el tema del tercer extranjero en la ACB, con votación incluida. Tras una fuerte polémica y cruce de declaraciones en los medios, finalmente se votó por mantener esa figura -con el Barça precisamente oponiéndose a ello-, algo que no contentó a varios medios de comunicación, que ni podían imaginar lo que estaba a punto de llover con la aplicación de la Ley Bosman. Quizá, por ello, se entienda mejor el símil que ponía El Mundo Deportivo en su crónica del 24 de noviembre: “Incluso el mismísimo Djordjevic deberá hacer virguerías para lograr arrancar ovaciones tan atronadoras y cariñosas como las que ayer se llevó el junior del Barça Joan Carles -como se le llamaba en los medios en sus inicios- el día de su debut”.

    Navarro debutó con el dorsal 5 (ACB Photo)

    19- El 11 se hizo esperar

    No es extraño que muchos jugadores debutaran con un número diferente al que después populizarían. Sin embargo, el caso de Navarro es de los más curiosos del mundo del básquet en cuanto a dorsales. Se estrenó aquel 23 de noviembre del 97 con el número 5, con el que jugó un par de choques más. A continuación, usó el 16, más propio de Gasol durante 11 partidos de la 97-98 y la 98-99. Caprichos de la vida, la última vez que se lo puso, su amigo Pau llevaba el 17. El tercer dorsal fue el 8: se lo puso una vez, perdieron de 22 en casa (85-107) contra el Granca... y a buscar un cuarto. El 10 fue su número 4 veces en la primavera del 98, antes de ponerse el 4 un par de días y de probar también con el 17 en 6 ocasiones. En enero del 99 jugó 5 veces con un "7" que su club acabaría retirando con los años. Cuando en la 99-00 se la pasó entera con el 13 a su espalda (48 partidos), Navarro ya parecía tener número fijo. Sin embargo, en el momento en el que pudo heredar el 11 de Gurovic, Navarro no quiso ya más cambios. El "11" era él. En la Selección también portó el 16 y el 5 antes de quedarse para siempre con el 7.

    20- Un debut... y una retirada

    Que no fuera televisado el partido era un indicio claro. No obstante, más allá de la elección televisiva, el partido no había despertado demasiado ruido. En la previa se hablaba del último partido de Creus con 40 años, del renovado Ciudad de Huelva (incluido Pablo Martínez, héroe en el Nou Congost ese fin de semana) o de la histórica visita del Real Madrid a Torrelavega, con más de 2.000 personas viendo el entrenamiento y lleno a rebosar en el encuentro del domingo. Empero, lo más comentado de ese fin de semana en el mundo del deporte, al menos en el plano internacional, fue una retirada, la del boxeador George Foreman, que anunció su adiós tras caer contra Briggs. La paradoja esta servida: El día que colgaba los guantes un deportista que había empezado su carrera en 1968, se estrenaba un jugador que hoy cumple 20 años de trayectoria. Medio siglo de diferencia entre un inicio y una carrera cuyo final aún se desconoce. Y es que ese 23 de noviembre no fue, ni ya jamás será, un día más en el calendario.

    Daniel Barranquero
    @danibarranquero
    ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con J.C. Navarro
    Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-