Artículo

NCAA: Primer vistazo al Draft de 2018
Con prácticamente un mes de competición oficial en la NCAA, algunos de los grandes nombres que probablemente veremos en el próximo Draft de la NBA están ya a un nivel sensacional. Marvin Bagley (Duke), Michael Porter (Missouri), DeAndre Ayton (Arizona) o Mohamed Bamba (Texas) son grandes exponentes de una generación que encabeza a este lado del 'charco' Luka Doncic (Real Madrid)

Redacción, 5 de diciembre de 2017.- Esta semana llegaremos al primer mes de competición oficial en la NCAA. Unas semanas que nos han dejado grandes exhibiciones, noticias y, especialmente, nombres a tener muy en cuenta. Y es que, en el próximo Draft la competencia puede ser salvaje. Desde auténticas realidades capaces de dominar partidos como Marvin Bagley (Duke) o Michael Porter (Missouri), a promesas de tremendo futuro como los interiores DeAndre Ayton (Arizona) o Mohamed Bamba (Texas). Nombres que harán que esta 'clase' de 2018 pueda estar considerada entre las mejores de los últimos años.

Bagley, Porter, Ayton y Bamba apuntan a lo máximo

Grandes referentes en lo colectivo y en lo individual han marcado el primer mes de competición en la NCAA. La joven y hambrienta armada de Duke ya está en lo más alto del ranking y, para muchos, es la gran favorita al título universitario. Y, especialmente, gracias a un chico que, en un Draft en el que no debía ser gran protagonista, está subiendo puestos velozmente y con sigilo. Marvin Bagley, un imponente ala-pívot de primer año y 211 centímetros de altura, es el gran nombre de este inicio de temporada. El interior va camino de conseguir un auténtico récord en doble-dobles en un equipo de tanta historia como los Blue Devils. Y sus 22 puntos y 11 rebotes de media, asustan.



Y si Bagley es la nota agradable, la tristeza llega con Michael Porter. Para muchos, el potente alero de la universidad de Missouri era el gran candidato al número uno del Draft de la NBA. Pero Porter apenas ha podido debutar con los Tigers esta campaña. El alero se sometió a una operación en la espalda y estará, a priori, toda la temporada de baja. Y decimos a priori porque Porter ya ha mandado un mensaje en redes sociales avisando que acortará plazos de recuperación para volver antes del March Madness y así poder también mantener su alto cartel de cara a la NBA.

Un Draft en el que tendrán gran protagonismo hombres interiores. Además de Marvin Bagley, dos cincos puros como DeAndre Ayton (Arizona) y Mohamed Bamba (Texas) parecen destinados, como mínimo, a estar entre los diez primeros elegidos. Aunque la temporada de los Wildcats en lo colectivo no está siendo nada buena (estrepitoso paso por el torneo Battle 4 Atlantis), la individual del pívot bahameño está siendo brillante. Como escudero del talentoso exterior Allonzo Trier (23,9 tantos por partido), Ayton está brillando con 20,4 puntos y 11,4 rebotes de media.



Menos estridentes son los números de un tremendo proyecto de futuro como Mohamed Bamba. El pívot de los Longhorns está promediando 10,3 puntos, 9,7 rebotes y 4 tapones por partido. Sin embargo, no son sus números lo que le hacen candidato a colarse entre los mejores en el próximo Draft. Su tremenda envergadura (2,37) y sus 213 centímetros le convierten en un auténtico titán en la pintura, especialmente en la parcela defensiva, pese a su delgadez, algo que hace que muchos le comparen con Rudy Gobert, el pívot de los Utah Jazz.

En este momento, y según las previsiones de los sitios especializados, estos cuatro nombres (Bagley, Porter, Ayton, Bamba), además del madridista Luka Doncic, tendrían el dominio total de las cinco primeras elecciones del próximo Draft. Sin embargo, esta espectacular generación no acaba en ellos. Dos jugadores de primer año como Jaren Jackson Jr (Michigan State) y Collin Sexton (Alabama) serán las principales amenazas para romper esta dinámica.

Ya no es novedad que una escuela tradicionalmente más clásica como la de Tom Izzo en Michigan State incorpore desde el instituto a jugadores de primer nivel. Tras la llegada del atlético Miles Bridges (15p y 6,7r de media en su, para muchos, inesperado segundo año en los Spartans), ha aterrizado en East Lansing un espigado y físico ala-pívot llamado Jaren Jackson. Y como en el caso anterior de Bamba, sus números indican claramente que su gran explosión aún está por llegar (9,3 puntos y 7,4 rebotes de media).

Diferente es el caso de Collin Sexton, que ha sido protagonista de la gran historia de este inicio de temporada. Tras una trifulca en la pista en su partido ante Minnesota, Alabama tuvo que disputar más de 10 minutos de la segunda mitad con únicamente tres jugadores. Y lejos de rendirse, los chicos de Avery Johnson consiguieron incluso forzar un final igualado imponiéndose en este parcial por 24-30. Mucha culpa tuvo este eléctrico escolta de primer año que explotó hasta los 40 puntos en dicho encuentro y está ya por encima de los 24 de promedio.



La lucha por el título nacional: todos contra Duke

Y en el apartado colectivo, el protagonismo también es para los Blue Devils. Una campaña más, Mike Krzyzewski ha conseguido un equipo de enorme talento e infinitos recursos ofensivos y defensivos. Un equipo con un timonel claro en la figura del freshman Trevon Duval, un cañonero experto en Grayson Allen (17,8p de media en la que será su última temporada NCAA) y, especialmente, un bloque terrorífico cerca del aro. Duke es el gran dominador del rebote en esta competición, con un dúo imparable en la pintura con Marvin Bagley y el también freshman Wendell Carter Jr.

La situación de los Blue Devils contrasta radicalmente con la de Arizona. Con la llegada del dominante DeAndre Ayton y la continuidad de piezas clave como Allonzo Trier o Rawle Alkins, los de Sean Miller parecían ser los grandes candidatos a competir de tú a tú contra Duke. Sin embargo, la temporada de los Wildcats está siendo más que decepcionante. Los aires de las Bahamas no sentaron nada bien a un equipo que fue incapaz de ganar alguno de los tres partidos que disputó en el Battle 4 Atlantis Tournament de Nassau. Tras dos ajustadas derrotas ante NC State y SMU, los Wildcats fueron barridos por una Purdue que sacó todas sus vergüenzas con un contundente 89-64.

En este momento del curso, los grandes rivales para los chicos de Mike Krzyzewski parecen ser otros tres titantes como Villanova, Michigan State y Kansas. Los Wildcats, campeones en 2016, siguen invictos antes de enfrentarse a su gran primera piedra de toque, Gonzaga, esta noche de martes, aprovechando el gran momento de su pareja Jalen Brunson-Mikal Bridges. Una situación que también comparten los Jayhawks, con 5 victorias en 5 partidos y siendo capaces de vencer a Kentucky y a la siempre incómoda Syracuse, tirando de experiencia y seriedad (atención a la gran temporada del ucraniano Sviatoslav Mykhailiuk, con 17,1 puntos y 54% en triples). Los Spartans, en cambio, ya han caído una vez, en el Champions Classic, ante una Duke que luce todo un 8-0 en su marcador.

Y, finalmente, unas líneas para el equipo más divertido de ver de esta temporada. Capaz de poner contra las cuerdas a los Blue Devils y liderados por el israelí (aunque nacido en Rusia) Egor Koulechov (17,7 puntos con un 48% en triples), Florida es el mejor ataque de la NCAA con 99,5 tantos anotados por encuentro. Resultado inequívoco de un juego vertiginoso, imprevisible y realmente excitante que, en tan sólo 6 encuentros disputados, ha superado en 4 ocasiones la barrera de los 100 puntos.

Gerard Solé
@gsole14

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-