Artículo

¿Quién es el Jugador Más Mejorado de la Liga Endesa?
En Blazic, Cruz, Doncic, Jaime Fernández, Sergi García, Norel, Pustovyi, San Emeterio, Shengelia o Todorovic han coincidido cambios de equipo, de rol, de entrenador o explosiones que han multiplicado sus números de la temporada pasada. ¿Qué jugador ha mejorado más de la Liga Endesa 2016-17 a la 2017-18?

Redacción, 7 Mar. 2018.- Nuevos roles, cambios de equipos, entrenadores distintos o explosiones (ansiadas o inesperadas) conducen, con el cambio de temporada, a saltos destacados en las estadísticas de muchos jugadores.

Al término de la Jornada 21, una decena de jugadores incrementan su valoración en al menos 5 créditos con respecto a la Liga Endesa 2016-17 habiendo jugado al menos la mitad de los encuentros en ambos cursos.

Un mar de situaciones particulares que encumbran a Jaka Blazic, Paco Cruz, Luka Doncic, Jaime Fernández, Sergi García, Henk Norel, Artem Pustovyi, Fernando San Emeterio, Tornike Shengelia y Dejan Todorovic, que optarían a un hipotético premio al Jugador más Mejorado.

ACB Photo

Jaka Blazic (de Baskonia a MoraBanc Andorra)
2016-17: 29 partidos, 16,1 minutos, 6,4 puntos, 57,8% tiros de dos, 21% triples, 2,3 rebotes, 0,4 asistencias, 4,4 valoración
2017-18: 21 partidos, 26,3 minutos, 14,6 puntos, 47,6% tiros de dos, 31,5% triples, 4,4 rebotes, 1,4 asistencias, 12,5 valoración


El paso del Baskonia al MoraBanc Andorra, junto con las puntuales buenas sensaciones desprendidas en Vitoria, colocaban a Jaka Blazic bajo el foco a inicios de temporada. Y sus números confirman los pronósticos: nadie ha crecido más en anotación (8,2 puntos) y valoración (8,1) de la 2016-17 a la 2017-18.

Blazic era en Vitoria una pieza de una rotación larga con un rol reducido a la intensidad defensiva, a la presión, al forzar una marcha más. Una etiqueta que le no le inhabilitaba para detalles puntuales en ataque que hacían presagiar mayor capacidad ofensiva. Andorra se la ha dado. Primera espada en ataque, Blazic ha alcanzado los 20 puntos en siete ocasiones esta temporada, siendo el séptimo máximo anotador del curso, con 14,6 tantos.

Pieza importante en el oro de Eslovenia en el Eurobasket, Blazic despliega en los Pirineos su mejor baloncesto, obligado a exprimir su 1x1 más allá del cabalgar de las transiciones y el empuje del espíritu (es el segundo jugador que más tiros libres lanza) que dejó grato recuerdo en el Buesa Arena.




Paco Cruz (Montakit Fuenlabrada)
2016-17: 31 partidos, 19,4 minutos, 8,9 puntos, 52,1% tiros de dos, 28,6% triples, 1,5 rebotes, 2 asistencias, 4,7 valoración
2017-18: 21 puntos, 25,4 minutos, 11,8 puntos, 53% tiros de dos, 37,3% triples, 3,5 rebotes, 3,3 asistencias, 10,4 valoración


Tras un curso de adaptación a la competición española, en el que lidió con una larga recuperación de la rodilla izquierda operada el verano anterior, Paco Cruz muestra su mejor versión como anotador.

El escolta mexicano había ido dejando pequeñas muestras de su vocación encestadora en la Liga Endesa 2016-17, aunque sin desplegar un abanico que ha alcanzado la constancia esta temporada, a la que llegó -qué diferencia- no después de un paso por el quirófano, sino de un exitoso FIBA Américas, en el que fue elegido para el Mejor Quinteto, tras liderar a México al bronce con 16,8 puntos de media.

Al calor del intenso liderazgo de Marko Popovic, Paco Cruz reclama la atención de las defensas con el incremento de su rendimiento desde el 6,75 (ha pasado del 28,6% al 37,3) y con una capacidad para generarse canastas y hasta repartir juego. Todo ello, hasta desprender una mejor sensación global. No en vano, pese a que su registro anotador no crece tanto (de 8,9 puntos a 11,8), ha pasado de unos mundanos 4,7 de valoración a los 10,4 de este curso, que computan canastas ganadoras como la de Andorra (o la casiganadora de Burgos).




Luka Doncic (Real Madrid)
2016-17: 32 partidos, 19,9 minutos, 7,8 puntos, 4,3 rebotes, 3,1 asistencias, 12,6 valoración
2017-18: 20 partidos, 23,3 minutos, 13,4 puntos, 5,7 rebotes, 4,5 asistencias, 18,7 valoración


Como si no optara ya a todos los premios posibles en la Liga Endesa 2017-18, el base esloveno del Real Madrid es también uno de los jugadores que más han mejorado con respecto al curso anterior. Tras ver depositado el equipo en sus manos al inicio de la temporada, Doncic se convirtió en el centro orbital del ataque blanco. Aterrizado glorioso tras el oro en el Eurobasket, asomaba una versión más triplista, con confianza desbordada para abandonarse a su extraordinaria habilidad para generar en ese espacio de tiempo y distancia que nace después de arrancar el 1x1 y antes de finalización en el aro. En ese recorrido en el que Doncic posee extraordinarios recursos -y visión de juego- que hacen olvidar su falta de potencia en el primer paso.

Y, especialmente, una versión que no tenía a un abrasador Sergio Llull a su lado. Doncic desprendía en su gestualidad el conocimiento de la total libertad de que gozaba su juego.

Pese a haber rebajado un grado su impacto en las últimas semanas -y haber abierto espacio a un Campazzo cada vez más imprescindible-, Doncic incrementa su aportación respecto al curso anterior en 5,6 puntos, 1,4 rebotes, 2,4 asistencias y 6,1 de valoración, disputando apenas 3,4 minutos más por partido. Favorece el salto esa capacidad para sumar con naturalidad, incluso en días de tibieza, en los que solo puede condenarle la esperanza del aficionado del ‘oh’ constante, de contemplar una tiranía que asoma pero no ejerce.




Jaime Fernández (de Movistar Estudiantes a MoraBanc Andorra)
2016-17: 31 partidos, 17,7 minutos, 7,9 puntos, 44,1% tiros de dos, 28,8% triples, 1,8 rebotes, 1,6 asistencias, 0,9 robos, 7,8 valoración
2017-18: 21 partidos, 22 minutos, 13,7 puntos, 52,7% tiros de dos, 29,9% triples, 1,1 rebotes, 4 asistencias, 1,6 robos, 14,1 valoración


A pocos jugadores el cambio de equipo les ha ampliado la sonrisa tanto como a Jaime Fernández. Pese a lo tortuoso de la larga operación veraniega (con la incertidumbre del derecho de tanteo), esa “salida de la zona de confort” a la que el madrileño ha hecho referencia en múltiples ocasiones después de salir de su Movistar Estudiantes ha multiplicado sus habilidades como jugador.

Establecido de nuevo como base tras no terminar de encontrar su hueco como escolta en su etapa final como colegial, Jaime juega más, anota más, con mejores porcentajes, reparte más asistencias, roba más balones y valora mucho más. Una mejoría preescrita antes del arranque de temporada y que el paso de las jornadas ha confirmado y la participación en las dos ventanas FIBA con la selección española ha acrecentado.

Todavía con un 1x1 muy enfocado a la penetración (con el tiro en un segundo plano), en Andorra ha hallado el lugar en el que encajar sus capacidades, para erigirse en el jugador nacional más valorado de la Liga Endesa. En la racha de cinco victorias consecutivas del MoraBanc, Jaime Fernández está promediando 17,8 puntos, con un 53,8% en triples muy por encima de sus porcentajes y sensaciones habituales.




Sergi García (Tecnyconta Zaragoza y Valencia Basket)
2016-17: 28 partidos, 16,3 minutos, 4,5 puntos, 54,7% tiros de dos, 19,6% triples, 1,3 rebotes, 2,3 asistencias, 4 valoración
2017-18: 12 partidos, 17,3 minutos, 7,4 puntos, 53,3% tiros de dos, 46,9% triples, 2,8 rebotes, 2,3 asistencias, 10,1 valoración


Las circunstancias más atípicas cogen forma en el base balear, que se multiplicó por mil con el cambio de curso en el Tecnyconta Zaragoza, pero ha visto como la efervescencia de su nombre decaía con ese paso al Valencia Basket coincidente con una inoportuna lesión.

Sergi García fue uno de los más amables impactos del primer cuarto de temporada. En los 9 partidos que ha disputado este curso con el Tecnyconta Zaragoza superó toda la valoración alcanzada la pasada temporada (116 por 111). Jota Cuspinera le reservó un mayor rol, compartiendo la posición de base solo con Tomás Bellas. En un equipo con armas limitadas más allá del talento anotador de Gary Neal, García encontró el clima para explotar unas piernas que esconden tremendo poder y una muñeca zurda con inspiración por encima del 48% en triples, atributos que le valieron comparaciones mayores: Sergio Llull.

Más allá de su crecimiento, fue el mero impacto el que hizo que el Valencia Basket depositara la cláusula de rescisión para llevarse al joven talento balear a la capital del Turia. Especializado en los últimos años en moverse rápido cuando despunta el talento nacional, el club taronja busca ahora encajar las condiciones que convirtieron a Sergi García en una de las revelaciones del curso… y le mantienen como uno de los más mejorados.




Henk Norel (de Tecnyconta Zaragoza a Delteco GBC)
2016-17: 29 partidos, 23,4 minutos, 10,2 puntos, 6,1 rebotes, 1,1 asistencias, 13,3 valoración
2017-18: 21 partidos, 24,5 minutos, 14,3 puntos, 7,6 rebotes, 1,7 asistencias, 20,7 valoración


Agotada una etapa en Zaragoza, Norel tomaba rumbo en el verano de 2017 al recién ascendido Delteco GBC, que reclamaba su brillo. Un equipo con la modestia como punto de partida y al que la competición ha colocado por encima de lo que el mundo esperaba de ellos, en parte gracias al buen hacer de Henk Norel.

El holandés ha encontrado un hábitat para desarrollar con reposo ese juego de 1x1 al poste bajo, de baile de pies buscando el reverso que conduce hacia el gancho, de tormento en el rebote ofensivo más por conocimiento y longitud que por capacidad atlética. Ese hombre clásico que ancla al equipo desde la pintura para ofrecerle seguridad, espacios y una estabilidad que se encuentra en el fundamento de las nueve victorias de los gipuzkoanos. Más cerca del Playoff que del descenso.

Pero, además, Norel convive con el don de la suma. Un encuentro en el que su impacto sobre el juego parece menor es un 10+7 en la estadística. Un 15 de valoración con el que legitimar su aspiración a ser MVP Movistar de la temporada.

Durante prácticamente toda la primera vuelta ha liderado la tabla de valoración, pese a lidiar con una fascitis plantar que ha obligado a Porfirio Fisac a dosificar los minutos de su hombre franquicia. Ahora, segundo en esa clasificación, presenta batalla al líder Shengelia.




Artem Pustovyi (Monbus Obradoiro)
2016-17: 32 partidos, 19,6 minutos, 9,3 puntos, 66,3% tiros de dos, 68,3% tiros libres, 3,3 rebotes, 1,1 tapones, 9,1 valoración
2017-18: 21 partidos, 26,2 minutos, 11 puntos, 58,7% tiros de dos, 81% tiros libres, 6,2 rebotes, 2,4 tapones, 14,9 valoración


La temporada del gran salto de Artem Pustovyi. En su tercer curso en Santiago, el pívot ucraniano bate sus mejores registros para escribir su nombre en esa lista cada vez más larga de interiores que dan el salto tras despuntar en el Monbus Obradoiro (Kendall, Hummel, Muscala, Kleber).

Pustovyi es la estrella interior del equipo, multiplicando su aportación en prácticamente todos los apartados del juego, hasta límites históricos en algunos casos. Con 2,4 tapones por partido, el ucraniano llama a la puerta de los mejores registros de la Liga Endesa en esta categoría estadística. El impacto defensivo de sus tapones y la intimidación que se extiende más allá de ellos le convierte en una poderosa herramienta en ese lado del campo. Su capacidad para finalizar en mate y la mejora de sus recursos para generarse sus tiros en la pintura, combinados con la estrenada fiabilidad en el tiro libre (del 63,2% de la primera temporada al 68,3% de la segunda… hasta el 81% de esta) hacen de él algo más que un hombre a tener en cuenta en el otro apartado de la cancha.

Con características que encajan en el perfil de interior especialista de las largas plantillas de los equipos campeones, Pustovyi convive por el momento con la libertad que le ha permitido un desarrollo más pleno como jugador en el Fontes do Sar.




Fernando San Emeterio (Valencia Basket)
2016-17: 32 partidos, 22,4 minutos, 9,7 puntos, 50,7% tiros de dos, 29,5% triples, 2,3 rebotes, 2,1 asistencias, 10,6 valoración
2017-18: 12 partidos, 24,3 minutos, 14,3 puntos, 54,7% tiros de dos, 48,6% triples, 2,9 rebotes, 2,2 asistencias, 17 valoración


Como alegoría del propio Valencia Basket, solo las lesiones esconden los números de Fernando San Emeterio. Una temporada después de ser vital en el título de Liga Endesa taronja, el Santo ha multiplicado su rendimiento, con un extraordinario crecimiento en el triple que propulsa todo su juego.

San Emeterio, ese hombre del 1x1 de cuerpo a cuerpo buscando la finalización con oposición, está lanzando triples con los mejores porcentajes de su carrera, solo comparables al majestuoso Playoff de 2017. Su maravilloso 48,6% desde el 6,75 le da una dimensión extra a su juego, ya maduro, y al que ha sabido añadir registros no carentes de su dosis de talento. Jugando apenas dos minutos más por partido, San Eme ha incrementado su aportación en 4,6 puntos, 0,6 rebotes y 6,4 de valoración. Hasta la Jornada 21, había alcanzado los dobles dígitos en anotación en todos los partidos que había disputado, encadenando además nueve encuentros consecutivos con al menos 10 de valoración.

Solo la necesidad de disputar 2/3 de los partidos para que sus números computen en las estadísticas individuales le priva del honor de ser el nacional más valorado (en favor de Jaime Fernández). Solo las lesiones que han convertido al Valencia Basket en un vaivén de difícil predicción impiden tomar conciencia de que San Emeterio está promediando los mejores números de toda su carrera en la Liga Endesa.




Tornike Shengelia (Baskonia)
2016-17: 24 partidos, 22,2 minutos, 10,6 puntos, 53,9% tiros de dos, 29,2% triples, 4,8 rebotes, 1,4 asistencias, 1,1 robos, 12,3 valoración
2017-18: 20 partidos, 26,5 minutos, 17,6 puntos, 61,3% tiros de dos, 34,7% triples, 6,2 rebotes, 1,5 asistencias, 1,2 robos, 20,9 valoración


Pocas estrellas de la competición son capaces de protagonizar saltos como este último de Toko Shengelia. El jugador más valorado de la Liga Endesa es a partes iguales emblema y líder de un Baskonia cuyo carácter encarna. Pero no solo. Si Shengelia era en la 2016-17, más allá de la aportación estadística, el barómetro de la intensidad baskonista, en la 2017-18 su papel trasciende lo anímico, sobrepasa con talento los estándares del manido y celebrado carácter Baskonia.

Como una suerte de Chapu, al que la primera loa llega por la energía y el carácter, pero sin que constituya falta de respeto al talento. “Me recuerda mucho al Chapu, por el estilo de personalidad, que en el campo son tremendamente competitivos y fuera del campo son totalmente diferentes y muy tranquilos. Pero que en el campo son muy competitivos y solo quieren ganar y no tienen miedo absolutamente a nada. Que arriesgan su cuerpo”, decía de él el secretario técnico del Baskonia, Alfredo Salazar, en el inicio del documental "I AM Tornike Shengelia".

“Puede ser este el año de la explosión. Siempre hay un año donde… “pop”, has jugado bien, pero hay un año donde se explota”, continuaba Salazar. Porque Shengelia es el segundo jugador que más ha visto crecer su valoración desde el curso precedente.

Es eficiente en el trabajo que se asocia a la energía, pero dispone también de mucho más espacio para desarrollarse en el 1x1 al poste bajo y de cara al aro, es más efectivo en el lanzamiento exterior y es más líder. Es más habitual en la temporada, más constante en el partido y más esperado en los momentos calientes. Un crecimiento para colocarle como uno de los más legítimos candidatos al MVP Movistar de la temporada y para que exista la duda, también legítima, de si cuenta Europa con un mejor 4 que Toko.




Dejan Todorovic (RETAbet Bilbao Basket)
2016-17: 31 partidos, 17,2 minutos, 5,4 puntos, 2,1 rebotes, 0,8 asistencias, 4,2 valoración
2017-18: 21 partidos, 24,9 minutos, 11,3 puntos, 3,3 rebotes, 1,4 asistencias, 9,8 valoración


Sobre el tren físico que llamaba la atención desde su llegada a Málaga, Dejan Todorovic empieza a sedimentar habilidades técnicas para convertirse en una verdadera arma ofensiva. Tras dos temporadas cedido en Bilbao por el Unicaja, donde apenas pudo dejar algo a la intuición, el balcánico firmó en el verano de 2016 un contrato por tres temporadas con el Bilbao Basket, del que ahora empieza a recoger frutos.

En un equipo con menor talento en el perímetro que en las últimas temporadas, Todorovic absorbe mayor responsabilidad anotadora, desde una mayor comodidad con el balón en las manos y mayor estabilidad en el lanzamiento exterior (roza el 40% en triples).

Titular, con casi 25 minutos por partido, Todorovic se ha convertido en una de las referencias del RETAbet Bilbao. De hecho, solo Alex Mumbrú asume más tiros que él). Con sus dosis de riesgo y de error (es el 15º jugador que más balones pierde en la competición), ha ofrecido momentos de altísimo nivel (dos veces designado Jugador de la Jornada) con partidos de escasez anotadora, en la búsqueda de la regularidad que le permita continuar subiendo niveles.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos