Artículo

¿Qué ha pasado en la NBA? James y Horford, héroes del 3-0
38 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias... y otro momento icónico en su carrera. Otro 'The shot' para la colección de un LeBron que puso sobre la bocina el 3-0, mismo balance que el de Celtics contra 76ers. En Boston el héroe fue Al Horford, clave en la recta final de un trepidante choque resuelto en la prórroga

Su equipo ha sido eliminadoNo jugó por decisión técnicaSu equipo ha sido eliminadoSu equipo ha sido eliminadoSu equipo ha sido eliminado
Su equipo ha quedado eliminado
Cavaliers 105
Raptors 103
28 minutos
11 puntos
8 rebotes
4 tapones
Su equipo no ha jugado esta nocheSu equipo no ha jugado esta noche


El Top10 de la madrugada



Resultados NBA - 5 de mayo
  76ers
 
J. Embiid 22
J. Embiid 19
B. Simmons 8
98-101
 
Puntos
Reb.
Asist.
Celtics  
 
J. Tatum 24
A. Baynes 10
J. Tatum 4
    Cavaliers
 
L. James 38
K. Love 16
L. James 7
105-103
 
Puntos
Reb.
Asist.
Raptors  
 
K. Lowry 27
J. Valanciunas 11
K. Lowry 7

Philadelphia 76ers 98 - Boston Celtics 101

Los Celtics, a un paso de la final de conferencia tras llevarse un partido apasionante, intenso, emocionante hasta el último segundo, con Al Horford vestido de héroe. Philadelphia, que llegó a verse ganador, confetti en pista incluido, tendrá que hacer una gesta para igualar un 3-0 adverso y llevar la serie hasta el séptimo partido.

El choque fue trepidante desde el inicio, con las canastas rápidas de Embiid (22-19 al término del choque) intentando mandar un mensaje a unos Celtics que, lejos de asustarse, reaccionaron escapándose en el primer periodo (8-16). Eso sí, entre Redick y Belinelli firmaron un parcial de 10-0 que sirvió para dejar el marcador del primer cuarto realmente nivelado (20-19).

No cambiaría la dinámica en el segundo acto, ni siquiera en el guion del mismo. Otra vez los Celtics se ponían al mando, tras triple de Rozier y canasta de Brown (28-38, m.18). Sin embargo, Boston se perdió en su obsesión por el triple (5/22 en la primera mitad) y su rival empezó a correr, otra vez con Redick y Belinelli al rescate.




Esta vez el parcial fue de 13-0, con matazo de Embiid incluido, lo que le permitió a los de casa llegar a vestuarios 3 puntos arriba (51-48) y la moral por las nubes.

El tercer periodo, el más errático del choque, sirvió para que Boston tomara la delantera gracias a los puntos de Rozier (18 al término del choque), si bien otra reacción local provocó que todo quedase en el aire al arrancar el cuarto decisivo: 68-69.

Y nada se decidiría hasta el instante final, en unos minutos de puro Playoffs, cargados de intensidad e intriga. Tras el mate de Embiid para empatar a 83, hubo más de minuto y medio sin puntos, como si ambos equipos se prepararan para la traca final. La hubo.

Redick (18) anotó pisando la línea de triple y Brown le dio réplica en la siguiente jugada. El propio JJ, héroe segundos antes, se vistió de villano tras perder un balón incomprensible, con contraataque veloz de los Celtics para poner el 87-89 a falta de 1,7 segundos para el final.

En ese momento, tras tiempo muerto, Belinelli se sacó de la manga un canastón lejano... pisando la línea. Muchos lo celebraron como triple, con el confetti inunando el parqué y retrasando el inicio de la prórroga durante 7 minutos. Hasta el propio entrenador local reconoció al final del choque que pensaba que el 2-1 ya era una realidad en la serie.




Con ganas de rematar la faena, el italiano y la constante Redick tiraron de los 76ers al inicio del tiempo extra, con Boston nadando a contracorriente durante toda la prórroga. Ya en el último minuto, Simmons parecía sacarse la espina del tercer partido (un solo punto, con llamada de Iverson para animarle tras el choque) con una penetración que dejaba a Philly con 4 de ventaja: 98-94. Sería la última canasta de su equipo.

Tatum, máximo anotador de Boston otra vez (24 puntos), respondió de inmediato, Al Horford dejó a los Celtics a uno desde la personal y, nuevamente, cuando el balón más quemaba, los 76ers se vinieron abajo. Tras fallo de Simmons, Al Horford adelantó a su equipo a falta de 5 segundos y, en la siguiente jugada, robó la bola tras saque lateral del propio Simmons para sentenciar desde la personal -Belinelli fallaría el posterior triple a la desesperada- y vestirse de héroe.

"Estos son el tipo de momentos que tú quieres como jugador de baloncesto", confesó emocionado tras la batalla, ya con el 3-0 en la serie para sus valientes Celtics.



Cleveland Cavaliers 105 - Toronto Raptors 103

"Ha sido muy difícil... no lo intentéis en casa", dijo LeBron James con una sonrisa gigante al ser entrevistado después del partido. Otra vez, todas las cámaras le apuntaban a él. Todos los abrazos se dirigían al mismo lado. Las miradas, los aplausos, la admiración. Lo había vuelto a hacer, en otro momento icónico de su carrera, en otro instante fugaz y eterno para recordar durante años.

Su heroicidad, su tiro, su acierto, bien valían un 3-0 que pone a Cavs a un triunfo de la siguiente ronda y de eliminar por segundo año seguido a los Raptors de la más contundente de las formas.



Es complicado hablar del partido sin empezar por el final, si bien los locales, ya en el primer minuto, mostraron que querían resolver por la vía rápida. VanVleet empezaba de titular en lugar de Ibaka y la apuesta no pudo salirle peor a Toronto, que falló 2 de su primeros 11 tiros de campo. Los Cavs, al contrario, sumaban con mucha facilidad hasta el puntos de escaparse casi sin darse cuenta (16-4) en los primeros compases del choque.

La entrada de Serge (11-8-4) equilibró el choque y el internacional español, con dos tiros libres, puso un 24-19 al final del primer periodo que los suyos hubieran firmado con sangre en mitad de la tormenta. Toronto, con Valanciunas y Lowry como referentes en ataque, fue despertando hasta el punto de ponerse a uno en varias ocasiones diferentes del segundo cuarto. Eso sí, no remató la faena y 5 puntos de Korver (18) seguidos abrieron otra vez distancias.

Foto EFE


Además, con varias decisiones arbitrales polémicas a favor, un triple de Love (21-16) y un mate postrero de Green, los Cavaliers estiraron su renta hasta los 15 puntos al descanso (55-40), con medio 3-0 ya en el bolsillo. O eso pareció durante muchos minutos, ya que en el tercer periodo tampoco hubo reacción visitante. DeRozan (3/12 y solo 8 puntos) estaba desaparecido en combate y los Raptors bastante hacían con dejar algo de emoción para el periodo final (79-65), sin visos de remontada.

A falta de 6 minutos para el bocinazo final, el luminoso señalaba un 92-82 favorable a Cleveland, con LeBron (38 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias, 3 robos) dominando sin tregua. En ese instante, Toronto despertó con un par de triples marcados por Lowry e Ibaka. Más tarde, Anunoby pondría a 3 a los suyos y el propio Lowry reduciría la desventaja visitante a 2, ya en el último minuto. Un tiro libre fallado por Green le dio la opción al rookie Anunoby de igualar a 103 con un triplazo a falta de 8 segundos.



En ese instante, apareció LeBron. La cogió en su cancha. Botó con tranquilidad, incluso excesiva, ya que tardó 4 segundos en pasar al otro lado de la pista. No importaba, el guion ya estaba escrito. Cambio de ritmo para quitarse de encima la presión de Anunoby, salto potente y nuevamente el tiempo parado en el aire. Esta vez, para sacarse de la mana un tiro a una mano, imposible de defender, a tabla y letal. Letal y ganador. Ganador y heroico. 105-103, el partido era de los Cavaliers.

Todos corrieron a abrazarle, mientras la televisión ponía una y otra vez su tiro, mientras los comentaristas hablaban de otro momento icónico en su carrera, mientras las redes sociales echaban humo con un jugador que parece capaz de ponerse una capa de superhéroe diferente en cada encuentro. "Me quedé sin palabras hace ya mucho", decía Korver, que confesaba que le había visto hacer ese tiro muchas veces en el entrenamiento pero que nunca hubiera imaginado que lo hubiera usado en todo un final de partido de Playoffs.

La segunda canasta ganadora de James en estos Playoffs, quinta en su carrera en post-temporada. "Partidos igualados o uno abajo... vivo para esos momentos. Llevo haciendo eso desde que tenía 6 o 7 años. Son cosas con las que sueñas y me siento muy afortunado por haber hecho bastante de esas en los momentos más grandes de mi carrera", reconocía LeBron, consciente de que este 3-0 es casi sinónimo de final de conferencia. Al menos lo fue en los 129 precedentes anteriores. Jamás nadie remontó un 3-0.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos