Nota de agencia

Emiliano: "En México 68 empezamos a ir a más"
El histórico Emiliano Rodríguez recuerda los Juegos Olímpicos de México 68, de los que se cumplen 50 años. "Veníamos de un baloncesto de pequeños, pero entonces comenzamos a proyectarnos internacionalmente y a ir a más. Y hoy estamos entre los mejores, sin ninguna duda", explica recordando aquella cita


ACB Photo

Madrid, 17 Jun. 2018 (EFE).- "Veníamos de un baloncesto 'de pequeños'. Pero entonces comenzamos a proyectarnos internacionalmente y a ir a más. Y hoy estamos entre los mejores, sin ninguna duda".

Con esta claridad meridiana resume lo que supuso el paso de la selección española por los Juegos Olímpicos de México'68 uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos, Emiliano Rodríguez, al recordar su participación en aquella cita que cumple ahora 50 años.

Emiliano -como los políticos carismáticos, se ganó el derecho a ser conocido solo por su nombre de pila- había disputado los Juegos de Roma 1960, en los que el equipo español fue decimocuarto entre 16 equipos. Ocho años después ocupó la séptima plaza. "No dejó de ser un avance espectacular", dijo el alero al subrayar a Efe lo que suponía ese puesto "en aquella época".

"Veníamos de un baloncesto 'de pequeños', teníamos pocas opciones ante los grandes del baloncesto. Nos encontrábamos sobre todo con gente mucho más alta y con mejores fundamentos", apuntó Emiliano, que alcanzó los 175 partidos como internacional y que ganó con el Real Madrid 12 ligas, 9 copas y 4 copas de Europa.

El exjugador, que acaba de cumplir 81 años, atribuyó el salto de calidad que comenzó a gestarse en México'68 a la dirección de Antonio Díaz Miguel, seleccionador desde 1965 y que durante su carrera sumaría seis Juegos Olímpicos, y a la nacionalización de los estadounidenses Clifford Luyk y Wayne Brabender, si bien este no pudo viajar a México por lesión.

"Se integraron totalmente en nuestro baloncesto. Ellos nos dieron opción a estar entre los mejores y a partir de ahí la historia queda demostrada: nuestro baloncesto ha ido a más y hoy estamos entre los mejores, sin ninguna duda, y hemos sido campeones de Europa (2009, 2011, 2015) y del mundo (2006) y hemos ganado medallas olímpicas (plata en 1984, 2008 y 2012, bronce en 2016)", repasó Emiliano.

"Estos títulos honran muchísimo al baloncesto. A los que hemos luchado por él mucho tiempo de nuestra vida nos dejan muy satisfechos", dijo.

El ahora presidente de honor de la sección de baloncesto del Real Madrid recuerda que España se clasificó para los Juegos de México en un torneo preolímpico en Monterrey. "Ahí ya jugamos muy bien y ganamos a Indonesia, Uruguay y Australia. Y después caímos con Polonia", señaló Emiliano en alusión a un partido en el que podían perder hasta por 7 puntos y cedieron solo por uno, 82-83.

Ya en los Juegos, España saldó la primera fase con cuatro victorias y tres derrotas. Ganó a Filipinas (108-79), Panamá (88-82), Puerto Rico (86-62) y Senegal (64-54) y cayó ante Estados Unidos (81-46), Yugoslavia (92-79) e Italia (98-86).

En la lucha por los puestos del 5 al 8, los españoles perdieron 73-72 con México y finalmente ganaron a Italia 88-72, lo que les llevó a acabar en el séptimo puesto. Estados Unidos ganó la final a Yugoslavia (65-50).

"Perdimos la oportunidad de entrar entre los cuatro primeros, pero para nosotros estar entre los ocho mejores, desde el punto de vista internacional, fue mucho porque fue ahí donde empezamos a emerger. No dejaba de ser un éxito y un objetivo muy ambicioso en las aspiraciones de aquel baloncesto nuestro", aseguró Emiliano, antes de insistir: "Con Luyk sin ninguna duda mejorábamos nuestras posibilidades". "La lesión de Wayne Brabender fue una baja muy sensible. La historia demostró que era un gran jugador y que nos hubiera ayudado muchísimo en aquellos Juegos", agregó.

Vicente Ramos, Juan Martínez Arroyo, Chus Codina, Nino Buscató, José Luis Sagi-Vela o Alfonso Martínez fueron otros de los jugadores de aquella selección en México'68 para la que supuso "un estímulo" enfrentarse a equipos como Estados Unidos o Yugoslavia.

"Veníamos de un baloncesto muy distante de las grandes potencias en aquel momento. A nosotros nos hizo sentirnos muy orgullosos y muy felices, aunque un séptimo puesto no era lo que luego España llegaría a conseguir. Pero estábamos en el camino", indicó.

Emiliano agradeció "la gran comunicación" que mantuvo siempre con sus jugadores el seleccionador Antonio Díaz Miguel. "Era nuestro entrenador y era nuestro amigo, con el que yo había jugado en el Real Madrid. La verdad es que, con él de la mano, España comenzó a dar el gran salto cuantitativo y cualitativo que felizmente hoy nos hace estar entre los grandes del mundo del baloncesto", dijo.

Emiliano Rodríguez sigue vinculado al baloncesto como asesor de la presidencia y de la junta directiva del Real Madrid y está "muy cercano al primer equipo". "Viajo siempre que puedo con ellos y eso me hace sentirme muy feliz. Para mí el baloncesto ha sido importantísimo y este reconocimiento del club me hace feliz en todos los sentidos", dijo antes de admitir que el papel de su equipo esta temporada "no puede ser mejor".

"Estamos a las puertas, espero, de volver a ser campeones de liga (en la final ante el Baskonia cuya eliminatoria va empatada a 1), hemos sido campeones de Europa. Estar entre los mejores nos proporciona una enorme satisfacción a todo el madridismo", afirmó.

Los seguidores blancos, y Emiliano como uno más, disfrutan además de la presencia en su equipo de la sensación del baloncesto europeo, el esloveno Luka Doncic. "Se ha ido desarrollando trabajando con la gente del club día a día y se ha convertido en un fuera de serie al que todos deseamos lo mejor para su vida, puesto que parece que se anuncia que se va a hacia los Estados Unidos. Para nosotros es satisfactorio. Nos ha aportado mucho al equipo y nos sigue aportando y esperamos que en el tiempo que le queda con nosotros nos dé la satisfacción de ser el gran jugador que lleva dentro y nos haga ser campeones de liga", deseó.

El propio Emiliano pudo haber sido pionero en la emigración de jugadores españoles hacia Estados Unidos. "Esto ha quedado como una anécdota. Un entrenador llamado Spolding vino a dar unos cursos a través de la federación española, pasó por Bilbao, me vio y me sugirió que por qué no me iba a Estados Unidos. En aquella época yo tenía 17 años. Me pareció un sueño irrealizable. Y a mis padres, más. Les parecía algo que no se podía ni cuestionar. Nos pareció algo muy complicado para nuestra mentalidad. La verdad es que sí, que pudo ser", relató.

Hay que recordar, dijo, "que era un tiempo en que el baloncesto no era un medio de vida". "Nos dio muchas oportunidades, a mí muchísimas, pero no pensábamos en vivir de esto. Había algo de dinero, nos ayudaban, pero no era suficiente como para pensar que no tenías que dedicarte a otra cosa. Hoy se plantea de otra manera. Hay mucho más dinero", destacó.

De la época de México'68, Emiliano mantiene el contacto sobre todo con Clifford Luyk, también asesor del Real Madrid, y en Barcelona con Nino Buscató. "Hay alguna comunicación, pero no mucha. El tiempo, la distancia y la vida nos aleja a unos de otros", dijo Emiliano con nostalgia.




© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos