Artículo

Tres rostros de una ilusión: Belén Arrojo
Tres jugadoras, tres historias diferentes pero una ilusión compartida. Ellas son el reflejo de un grupo humano que está a pocas fechas de vivir un sueño por el que han trabajado muchos años y que han merecido por su esfuerzo y dedicación. Descubre a Belén Arrojo, la debutante

Redacción, 21 sep. 2018.- Dicen que la primera vez no se olvida. El primer día de colegio, el primer amor. La vida nos lleva y trae por muchos caminos que, en ocasiones, son de ida y vuelta. Y, sin embargo, la sensación virginal no puede compararse con nada en este mundo. Por ello, la Copa del Mundo será muy especial para todo el baloncesto español, más aún para 11 jugadoras que vivirán el orgullo de jugar en casa, pero sólo Belén Arrojo vivirá todas esas sensaciones aumentadas exponencialmente por el hecho de debutar con la selección absoluta.

(Foto: FEB)


La alero granadina se gradúa como internacional después de muchos años donde su nombre siempre estuvo en la órbita de las seleccionables y tras uno de los veranos donde el nivel de las 16 preseleccionadas hizo realmente compleja la elección final. Todo eso lo siente y aprecia Belén quien vive estos días previos al inicio de la competición con esa sonrisa propia de los nervios y la ilusión del momento que está por llegar. “Estar aquí es un premio a todos estos años de esfuerzo y, sobre todo, al trabajo de este año. Tengo muchas ganas e ilusión por jugar esta Copa del Mundo”, dice. Y es que la jugadora tiene claro que “este torneo es una ilusión para todas la jugadoras. Poder jugarlo junto a nuestras familias y nuestra gente nos hace especial ilusión. Estamos felices de poder compartir esta Copa del Mundo con la gente que nos sigue”.

Aunque la felicidad del momento es inevitable, Belén no duda en tener un recuerdo especial para las dos compañeras que finalmente se quedaron en el camino y relata como vivió el equipo ese momento de contrastes emocionales. “Primero Lucas habló con los dos descartes y luego, cuando lo supimos, fuimos a verlas para hablar y darles abrazos”, señala. Gesto que no se ve y que pocas veces tendrá cabida en las narraciones deportivas pero que sin duda forman parte de la radiografía humana de este grupo de amigas. “Somos una familia. Las jugadoras que llevan más tiempo acogen fantásticamente a las nuevas y todo eso se refleja en la pista”, apunta.

Ella como joven se muestra “con muchas ganas de entrenar cada día con ellas para mejorar dentro de la pista y aprender como persona fuera de ella. Al final están todo el día enseñando cosas y tú ves en ellas reflejos de la persona y jugadora que quieres llegar a ser”. Con un mes ya de concentración y trabajo diario sin duda que son muchas las lecciones que la joven jugadora ha aprendido. De entre todas, ella destaca “el sacrificio, el esfuerzo y compañerismo que todas demuestran. Me quedo con todos estos valores de ellas”.

(Foto: FEB)


Sobre el torneo que afrontará desde este sábado, ella llega ligera de equipaje histórico. No le pesa la presión de los últimos éxitos y eso se nota en sus palabras. Para Belén, la Copa del Mundo “más que presión es una ilusión. Vamos a ir partido a partido; todas las jugadoras del núcleo duro no nos hablan de conseguir medallas, sino de ir paso a paso, de ir día a día porque es así como se consiguen las grandes cosas. No podemos mirar el futuro, sino que debemos trabajar en el presente”. Un camino que ella junto al resto de compañeras han comenzado a dar completando una preparación perfecta (ocho victorias y ninguna derrota) y donde jugadoras como Belén han dado un paso adelante. “Lucas nos ha resaltado esa evolución durante toda la concentración. Ese paso adelante que hemos dado todas las jugadoras y creo que eso es positivo para el equipo”, dice.

Sin duda que un reto tan grande como la Copa del Mundo requerirá no de una o dos jugadoras sino de un equipo que esté listo para las diferentes vicisitudes que el torneo arroje. Ahora bien, antes de que empiecen a contar las canastas es tiempo para soñar y si eres joven más que un derecho, los sueños de grandeza son una obligación. Por eso si Belén Arrojo cierra los ojos y ve un final feliz para este campeonato ahí aparece “una medalla… ¡está claro!”. La felicidad de sus ojos vuelve a reflejar la pureza de la primera vez… ojalá que tenga ese final que tod@s desean.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos