Artículo

Álvaro Muñoz, un capitán con los pies en el suelo
El BAXI Manresa está siendo una de las sorpresas de la temporada 2018/19 y la química creada ya desde el año pasado tiene mucho que ver. Álvaro Muñoz, capitán del equipo, explica el secreto: "He tenido que robar alguna tradición y creo que ha sido fundamental, pero aún queda mucho"

Álvaro Muñoz botando un balón (FOTO: ACB Photo)

Redacción, 5 Dic. 2018.- Cuando un recién ascendido se encuentra de frente con el reto de la Liga Endesa suele costarle arrancar, y más si pilares como Jordi Trias, Nacho Martín, Lluis Costa o Ashley Hamilton abandonan el equipo en verano.

Aquí, la tarea de Álvaro Muñoz, capitán de los del Bages, tuvo que ser elemental. Fichar a jugadores de la talla de Ryan Toolson, Alex Renfroe, Justin Doellman, Pere Tomàs o Cady Lalanne está muy bien, pero luego las piezas del puzzle tienen que encajar, y no siempre es fácil.

El ladrón de tradiciones

¿Qué hacer para que todas estas estrellas se sientan cómodas en Manresa? Pues el de Ávila lo vio claro. Tenía que robarle la tradición de las palmadas al que fuera su compañero el curso anterior

"Lo hablé con Nacho, le dije que me gustaba mucho ya que es un momento antes de salir en el que todo el mundo empieza a ponerse con mentalidad de jugar y te vas concentrando", dice el dorsal 33: "Son pequeñas cosillas que hacíamos el año pasado y que ayudaban a que todo el mundo estuviera metido y contento, por lo que creí que había que seguir por ahí".

Y parece que ha funcionado. Los de Joan Peñarroya han ganado seis de los diez partidos que han disputado hasta el momento. La última vez que los catalanes habían empezado tan bien fue en el año 2003-2004, con Albert Oliver, Rafa Martínez o Ferran Laviña en la escuadra.

Celebración manresana tras la victoria (ACB Photo / J. Alberch)

"Esta tradición también es una manera de celebrar y por ahora lo hemos hecho seis veces, pero ojalá podamos hacerla muchas veces más", añade el alero sobre esa conjunta de equipo que ha sido "bastante fundamental".

El castellanoleonés comenta que no ha sido trabajo solamente suyo, sino que los que se quedaron en el grupo "mantuvimos el bloque " y han facilitado la transición de los nuevos "para que se adapten lo antes posible". Así que crédito para Jordan Sakho, Gabriel Lundberg, Jakis Gintvainis y Guillem Jou. Así, "se ha creado una buena dinámica de trabajo y todo el mundo está a gusto".

Un verano para el recuerdo

Álvaro no esconde la sorpresa de toda la ciudad cuando fueron cayendo nombres en el mercado estival: "Nos sorprendió a todos", explica, "y ya la misma llegada de Joan fue ilusionante". "Son jugadores que han hecho que los que ya estábamos el año pasado y los que han llegado nuevos estemos con ganas de trabajar y de hacerlo bien", añade.

El tirador pone de ejemplo a Doellman, que vive su segunda etapa en el equipo después de triunfar en el viejo continente: "Ha estado en los mejores equipos de Europa y viene a entrenar el primero, jamás pone una mala cara y eso hace que a todos nos sea mucho más fácil seguir con esa dinámica".

Doellman, Muñoz y Renfroe, ausentes (Foto Joaquim Alberch/Baxi Manresa)

Además, dice, "él y los demás aportan veteranía y calidad, son grandísimos profesionales y están implicados en el proyecto y en el día a día, por lo que nos han dado un pasito para adelante".

Por otro lado, las sensaciones dentro del grupo tanto en pretemporada como en los primeros partidos oficiales, comenta, "nos hicieron pensar que teníamos unas expectativas que no eran solo pelear por no descender". Y eso que de hecho perdieron al propio Justin durante mucho tiempo. Pero aún así, "hemos podido encontrar nuestro juego, estar cómodos y conseguir algunas victorias que siempre es difícil en la Liga Endesa".

Y si no que se lo digan al último Manresa que estuvo en la competición, el de la 2016/17. A estas alturas llevaban un balance de 1-9. "Decía Pere Tomàs, que estuvo ese año, que ya hemos tenido más triunfos que toda aquella temporada", ya que terminaron con cinco partidos ganados: "Ahora son otras sensaciones y el Congost lo agradece".

La Copa, un sueño que no les quita el sueño

Y con todo esto, ¿hasta dónde se puede llegar? Muñoz ya es entre comillas un veterano. Tiene la experiencia de Liga Endesa, de categorías inferiores y de otras competiciones en Europa, por lo que las ha visto de todos los colores y sabe de qué va el negocio.

Por ello, "ahora que todo el mundo está tan ilusionado hay que poner los pies en el suelo y seguir con este trabajo que nos está llevando a conseguir victorias", confiesa el capitán: "No hay que pensar ni en Copa del Rey ni en el Playoff Liga Endesa, sino en el siguiente partido".

El cholismo también funciona en el Bages y es que esa "táctica del partido a partido nos está funcionando", por lo que aclara, "hay que seguir en esa línea y no ponernos objetivos a medio o largo plazo".

Los jugadores manresanos agradecen el apoyo a la afición (ACB Photo / Alberch)

Pero como jugador, por otro lado, sabe que quieren "el mejor final posible" y eso pone las miradas en la misma Copa, que es lo que tienen más cerca tienen. "El mensaje institucional es que no pero todos la estamos mirando de reojo". Sí, el Álvaro Muñoz capitán y con los pies en el suelo es la misma persona que el Álvaro Muñoz soñador. Pero es que de eso se trata, ¿no?

"Creo que es una equivocación pensar que nos tenemos que clasificar pero si seguimos en esta línea y trabajamos bien igual tenemos opciones".

Comunión con el Congost

Hace dos fines de semana sucedió algo en el pabellón donde el BAXI Manresa juega como local. El equipo de Joan Peñarroya se medía al Cafés Candelas Breogán en el duelo de recién ascendidos, por lo que la receta tenía ese toque picante para querer salir campeones.

Y tras el descanso los catalanes se lo tomaron más en serio y fueron aumentando la distancia con los gallegos y no pararon de hacerlo hasta el último segundo, donde Alex Renfroe anotó un triple sobre la bocina que aparte de dejar el 72-63 final también dejó el 'meme' de la temporada.

Renfroe cierra el partido con un triple (ACB Photo/J. Alberch)

"Ha sido espectacular", dice Muñoz: "Me he echado unas risas en casa con las reacciones de la gente y eso es una indicación de que se están haciendo las cosas bien desde el club".

Es algo vital para los jugadores que defienden la camiseta manresana y lo ha sido toda la vida. El Congost es el que les da el aire cuando falta la respiración. "Esto anima a la gente a participar y ayuda a que el equipo vaya bien. A partir del Playoff del año pasado se llenó en casi todos los partidos, es una comunión y hemos conseguido mantenerlo con el buen inicio de liga", comenta: "A pesar de las derrotas están identificados con el equipo porque lucha y esto debería ser una de nuestras señas de identidad".

Álex Conde
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos