Artículo

Facu Campazzo: La sublevación del talento
Llegó siendo un jugador revolucionario. De highlights y fuerte temperamento que debía hacer frente al mayor desafío que el baloncesto podía dibujar: triunfar en el Real Madrid. Hoy Facu Campazzo ha conseguido derribar todos los muros, convencer a todos de su talento… pero quiere más. Ahora busca liderar al Real Madrid a un nuevo título de Liga Endesa

Redacción, 13 Jun. 2019.- Hablaba con la ilusión del primer día, la del chico que recién ve cumplido un sueño… pero también con la voz de quien sabe que nada es regalado: “Sé que no va a ser fácil, que me voy a equivocar muchas veces, que tengo que tener paciencia, que me tengo que adaptar”. Facundo Campazzo pronunciaba sus primeras palabras como jugador del Real Madrid. Apenas tenía 23 años y, pese a su exitosa carrera en Argentina, tenía ante sí el mayor desafió posible: hacerse un hueco en uno de los mejores equipos de Europa.

Cinco años después el base ha sido elegido en el mejor quinteto de la Liga Endesa, ha sido MVP Movistar del mes de abril y ha liderado al Real Madrid al primer puesto de liga regular siendo su jugador más valorado con una media de 14,2 puntos (décimo en Liga Endesa). Con los datos en la mano es más que evidente que Facu Campazzo ha superado con éxito desafío con el que desembarcó en el conjunto madridista hace cinco temporadas. “No soy el mismo Facu que en 2014. Maduré dentro y fuera de la cancha, como jugador y como persona. Disfruto de lo que hago, muestro pasión y juego con una sonrisa”, señala.
(ACB Photo)


Es evidente que la felicidad que muestra jugando al baloncesto es contagiosa y quien le ve jugar no puede sino aplaudirle y quedarse enganchado a su pasión. Y es que uno no puede dejar de ser de Facu Campazzo. No se trata de ser argentino, o no; tampoco de ser madridista o no. En el reino de los gigantes poder ver a un chico que impone su talento y bravura sobre el físico es una caricia que reconforta el alma. En el reino de los Tavares, Tomic, Dubljevic o Poirier, observar como el pequeño base argentino brila en Liga Endesa con honores de estrella no puede sino que arrancar un sonoro aplauso de cualquier espectador. “Trabajo duro para ello, para aprovechar las oportunidades y estar dispuesto para lo que el equipo necesite”, confiesa.

Hace tiempo que dejó de correr por el pabellon del Muni en su Cordoba natal, pero aún resuenan en su cabeza las voces maternas para templar sus enfados cuando pateaba los bidones de agua si las cosas no salían como quería. Ahí se halla la génesis del jugador actual, de aquel que nunca se rindió ante las pruebas que la vida puso delante suyo porque, como el mismo dice, “el inconsciente se alimenta de querer ganar y eso hace que crezcan las ganas de ganar a los mejores”. Y ganando, ganando su carrera fue recorriendo kilómetros con paradas en Mar de Plata, Madrid, Murcia y, de nuevo, la capital de España.
(ACB Photo / P. Castillo)


En su segunda etapa en la entidad blanca, ha conseguido cerrar el círculo y alcanzar el objetivo que se marcó cuando emprendió el viaje. El chico que llegó para sumar al Real Madrid es hoy uno de los mejores bases de la Liga Endesa y de Europa. Esta temporada ha logrado dar otra vuelta de tuerca a su juego para pulirlo de forma hermosa y dotarle de nuevas aristas para configurar un jugador poliédrico en pista, rico en matices y dominante en el juego (10 puntos, 5,03 asistencias, 1,25 recuperaciones) convirtiéndose en el cuarto jugador con mejor más/menos de la competición. Muchos pensarían que atraviesa su mejor momento… o no. “Nunca voy a decir que es mi mejor momento”, dice con una sonrisa. “Espero que no lo sea, pero sí me siento con mucha confianza, estoy muy contento porque también se dan buenos resultados y al final, esto es un deporte colectivo. Cuando se dan buenos resultados, las individualidades suben y en lo personal me siento bien y buscando mi techo”, reconoce.

Pese a que uno de los grandes cambios en su juego es la templanza que demuestra en la dirección de juego y en la mejora de la toma de decisiones, todavía conserva la frescura en su ofensiva: es explosivo y creativo en ataque y, aunque no se prodiga en el noble arte de las volcadas, sigue siendo de los más espectaculares de la liga. Verle hacer un mate es una sublevación al orden establecido, un acto de felicidad que hacen suyo todos aquellos que carecen de centímetros pero aman este deporte igual que él .

En defensa es un rival que agota cuando se tiene enfrente. De los que gustan tener en tu bando y jamás deseas ir a la guerra contra él porque sabes que acabara contigo. Puede desquiciar a cualquiera con su hiperactividad, sus escurridizas galopadas y su innata capacidad para meterse bajo el cuerpo del oponente y robar el balón. Un compendio de irritantes acciones para sus adversarios que encuentra el contrapunto en la caballerosidad con la que conversa y se preocupa por rivales en cada momento que deja el partido. En Manresa se le vio reconocer la gran temporada del Baxi Manresa y en Valencia aplaudió la despedida de Rafa Martínez y tuvo gestos de complicidad con Vives o Van Rossom. El temple llegó al volcán Campazzo.
(ACB Photo / J.M. Casares)


En el debate sobre quién es el mejor base de la Liga Endesa, puede que algunos como Nico Laprovittola o Thomas Huertel le adelanten en parcela ofensiva, pero Facu gana con creces en tareas defensivas y es por eso que en la actualidad es uno de los directores de juego más completos del baloncesto FIBA. Él atribuye gran parte de su éxito actual a “incorporar buenos hábitos a mi vida”. Unos cambios vitales que generaron sinergias de dentro hacia fuera. “Uno empieza a sentirse mejor, a descansar mejor, a tener más energía para entrenar, empieza a sentirse mejor con uno mismo y arreglar detalles que a la larga hacen marcar diferencias en el juego… es como un círculo. Intento motivarme cada día, agregar cosas a mi juego y ser un mejor base”, señala. La funcionalidad de su juego ha crecido hasta ser esencial en los esquemas madridistas.

Además, el base cordobés ha conseguido que todas y cada una de esas cualidades que ha ido cincelando con el paso del tiempo se conviertan en oro puro cuando la competición se hace más agreste. Campazzo ha demostrado que su talento crece en los momentos importantes y ambientes más hostiles. Así, esta temporada se graduó en la eliminatoria de Euroliga anulando al afamado Nick Calathes y silenciando el OAKA, y jugó sus dos mejores partidos en Playoff en dos de las canchas más calientes de la Liga Endesa: Manresa y Valencia. “Tenemos buena madera…”, bromea aludiendo al carácter competitivo de los deportistas argentinos.

“Cuando las patatas más quemaban... cuando se dieron momentos importantes, este equipo dio la cara. Tuvimos altibajos, algunas piedras en el camino que supimos mover y ahora es una revancha más, disfrutarla como tal y jugarla”, declara en alusión a esos momentos complicados que él y el resto de los compañeros tuvieron que superar, sobre todo, tras la Final Four. “Cuando los resultados no se dan es quizás cuando más cosas ves y más cosas sacas de donde no las hay. Así que este equipo y en esta situación no fue una excepción. Dimos vuelta a la página porque, además, a los dos días nos tocó jugar en casa contra Valencia Basket. Sacamos esa unión y química que siempre tuvo el equipo y nos sirvió para tomar el guion para el resto de la liga. Desde que perdimos pusimos en claro que queríamos ganar la Liga Endesa”, añade.
(ACB Photo/Emilio Cobos)


El Real Madrid ya sólo tiene por delante el reto del Playoff Final frente al eterno rival, aquel que inició las turbulencias en la presente temporada, el que arrebató la Copa del Rey en su casa y, quizá por ello, a quién más se desea vencer. Mucho tendrá que decir Facu Campazzo pues se mide a Thomas Heurtel, posiblemente el mejor jugador en uno contra uno de la Liga Endesa. El duelo está servido y todos saben que no hay nada que motive más a un argentino que el nervioso cosquilleo que produce jugar una final. “Uno cuando llega a la final no se quiere conformar y más cuando se habla del Real Madrid donde siempre se habla de pelear por los títulos. Es una revancha más que tenemos. Primero que nada es valorarla porque llegar hasta acá no es nada fácil y más en los últimos años y, por lo tanto, hay que tomar dimensión de lo conseguido”.

El momento de Campazzo ha llegado y lo quiere aprovechar tal y como demostró en el primer partido del Playoff Final liderando el primer triunfo madridista (19 puntos, cuatro asistencias para 24 puntos de valoración). Atrás quedaron horas bajo el achicharrante sol de Córdoba, o las prolongadas sesiones de entrenamiento que acababan con el enfado de su mamá por su retraso al llegar a casa. El inconsciente que soñó con ser grande en el baloncesto hoy puede gritar que ya lo es… pero quiere más.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Facu Campazzo
Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos